Escuelapedia.com Historia Herejías medievales

Avisos google

Herejías medievales

Herejias medievales
En la edad media, la iglesia católica era una institución plenamente establecida en prácticamente todo el continente europeo. La difusión de los ideales cristianos a lo largo del período medieval transformó la creencia del siglo XXI marginal en una institución poderosa e influyente.

La autoridad del Papa y de sus representantes directamente influyó en las decisiones de los reyes y nobles de Europa. Con eso, durante siglos, la Iglesia se preocupaba en conservar y acumular un número mayor de tierras y bienes. La vida ostentosa vivida por algunos líderes de la Iglesia hizo que las poblaciones menos favorecidas no reconociesen más la función religiosa de los representantes del clero. Con eso, nuevas interpretaciones religiosas pasaron a dar lugar a una Iglesia cada vez más distante de sus obligaciones espirituales. Conocidas como herejías, esas nuevas religiones amenazaron la hegemonía constituida durante toda la Edad Media.

Durante los siglos XII y XIII, Francia era el escenario de este tipo de manifestación. En 1179, un comerciante francés llamado a Peter Valdo instituyó un movimiento religioso llamado de valdenses. Entre otros principios, los valdenses eran partidarios del total desapego a todo aquello material.

Además, sus seguidores no se sometían a las autoridades y enseñanzas de la Iglesia. Ganando un gran número de adeptos, el movimiento se diseminó en el sudeste de Francia, Península Itálica y en la región de Flandes. En la región francesa de Albi, se crea una nueva herejía que niega algunos dogmas de las doctrinas cristianas. Los albigenses no reconocían la divinidad de Cristo y eran reacios a las autoridades eclesiásticas de la iglesia. Según sus principios, el espíritu humano debe ser purificado por la renuncia a los placeres y la mortificación del cuerpo. En el año 1209, el Papa Inocencio III lanzó una cruzada contra los albigenses. Después de varias luchas, esta herejía fue aniquilada por las autoridades de la iglesia.

El surgimiento de estas nuevas prácticas significó que la iglesia constituyera el Tribunal de la Inquisición. Estos tribunales circularon por Europa investigando las denuncias de prácticas que iban contra las normas de la iglesia. Los acusados fueron detenidos y sometidos a interrogatorios, torturas, humillaciones y muertes atroces. Las personas acusadas de brujería o herejía tenían sus bienes confiscados y, en general, fueron condenadas a muerte en la hoguera.

Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado