Escuelapedia.com Historia Religiosidad medieval

Avisos google

Religiosidad medieval

Religiosidad medievalComúnmente reconocida como la “Edad de la Fe,” el periodo medieval estuvo marcado por la consolidación y madurez del cristianismo en el interior de toda Europa. Para entender este proceso, primero tenemos que tener conocimiento de la organización notoria que había establecido una característica única de esta institución. Alrededor de 325 miembros de la Iglesia Cristiana se reunieron en la ciudad de Nicea, para discutir una amplia gama de temas organizativos y espirituales.

A partir de entonces, la Iglesia se convirtió en el portador de una doctrina oficial que debía ser difundida por un cuerpo de representantes extendió por toda Europa. En el siglo V, la jerarquía clerical sería sostenida por los sacerdotes, quienes, a su vez, estarían subordinados a la autoridad de los obispos. Por encima de estos quedaban los arzobispos, y poco después, los patriarcas de las ciudades más importantes de Europa. En el año 455, el obispo de Roma se convirtió en Papa y tomó el control de la cristiandad occidental.

Históricamente, varios documentos y obras de los miembros del clero reflejaban el carácter pasivo y subordinado. La devaluación de una vida poco próspera y el estrés de las condiciones de existencia de bienes debían servir como estímulo para la expectativa de una vida espiritual abundante. Con esto, la Iglesia defiende el orden social establecido, argumentando que refleja el mundo feudal, de hecho, los designios de Dios para con sus devotos, según sus difusores.

Al mismo tiempo, tomamos nota de que otros principios, como el miedo a la muerte, el pecado, el sexo y el miedo del infierno, tuvieron gran importancia para el comportamiento del hombre medieval. El uso de las imagenes sagradas también sirvió como una herramienta de enseñanza importante para inculcar los valores de la sumisión y el miedo conectado con el pensamiento cristiano. Tales acciones sistemáticas eran importantes por lo que el número de fieles tuviera cifras importantes.

La difusión de los valores cristianos al final no sólo interfirió en el pensamiento religioso medieval, sino que también amplió el papel de la Iglesia en el momento en que se hizo cargo de ciertas tierras y la influencia de la acción política. No por casualidad, se observó que varios otros miembros de la nobleza y los monarcas de la época dieron algunas de sus propiedades como una prueba de desinterés. Por lo tanto, el papel desempeñado por el clero en Europa feudal llegó a los campos políticos y económicos de las regiones.

Sin duda, toda esta serie de prácticas, valores y acciones jugaron un papel decisivo en la transformación de la iglesia en una institución con amplios poderes sobre el resto de la sociedad. Desde su creación, nos dimos cuenta de que el cristianismo tuvo que negociar con los distintos hábitos y creencias de las civilizaciones paganas para ir ampliando su número de conversos.

Por otra parte, se muestra que la hegemonía de la Iglesia se vio amenazada en varias ocasiones por la organización de las sectas y herejías con valores no aceptados por la doctrina oficial. En el siglo XI, la falta de entendimiento con los líderes de la Iglesia Oriental terminaría en el Cisma de Oriente, hecho que dio origen a la Iglesia Católica y a la Iglesia Bizantina. En la Edad Media, los movimientos heréticos sentaron las bases de otras tensiones que marcaron la Reforma protestante en el siglo XVI.

Recomendado