Escuelapedia.com Historia Formación de la monarquía nacional inglesa

Avisos google

Formación de la monarquía nacional inglesa

Formacion Monarquia Inglesa
En los primordios de la Edad Media, la región de Bretaña fue invadida por las tribus de los anglos y sajones. En el siglo XI, alrededor del 1060, los normandos en Francia del norte invadieron las islas británicas bajo el liderazgo del rey Guillermo el Conquistador. En la batalla de Hastings el 14 de octubre de 1066, llegó a su fin la hegemonía anglosajona en la región. Sin embargo, el largo período de hegemonía bárbara favoreció la consolidación del local consolidado bajo la lógica feudal.

Inglaterra tuvo su proceso de centralización política iniciado desde la edad media, momento en que Bretaña estaba políticamente dividida en cuatro reinos distintos. Bajo el mando del rey Enrique II, se inició el proceso de unificación territorial con efectividad relativa durante el siglo XII. En el siguiente gobierno, liderado por el rey Ricardo Corazón de León, varias batallas contra los franceses y la participación en las cruzadas han debilitado el papel de la autoridad monárquica.

La falta de un rey presente y los grandes costos invertidos en guerras y conflictos motivó a la clase nobiliaria a imponer un documento limitando las funciones regias. En el 1215, el rey Juan Sin Tierra quedó en una situación delicada cuando fue obligado a firmar la Magna Carta, que impedía al rey crear nuevos impuestos o alterar leyes sin la aprobación del Gran Consejo, un órgano formado por integrantes de la nobleza y del clero.

La creación del Gran Consejo era considerada por muchos historiadores como un elemento que impedía la formación de un gobierno típicamente absolutista en Inglaterra. Al participar de la Guerra de los Cien Años, entre los siglos XIV y XV, los ejércitos y la autoridad monárquica británica llegaron a ser prestigioso por las sucesivas victorias obtenidas en este enfrentamiento contra los franceses. Además, las revueltas campesinas del siglo XIV también contribuyeron al debilitamiento de las autoridades locales.

Con el fin de la Guerra de los Cien Años, la política inglesa todavía sufrió una contusión grave con la disputa entre las familias de York y Lancaster, que lucharon en la Guerra de las Dos Rosas. Al final del conflicto, la dinastía Tudor comenzó a controlar el trono británico bajo el liderazgo del rey Enrique VII. Desde entonces, el estado británico consolidó impresionantemente su hegemonía, especialmente en el fortalecimiento de sus actividades de mercado. En los gobiernos de Enrique VIII y Elizabeth I el Estado nacional británico alcanzaría su apogeo, reforzando el absolutismo en Inglaterra.

Recomendado