Escuelapedia.com Varios Qué es un monopolio

Avisos google

Qué es un monopolio

Que es un monopolio

El monopolio es un caso extremo de la competencia imperfecta en el que un solo proveedor tiene control total sobre el suministro de un producto o servicio. En tal situación, la falta de competencia significa que los precios son más altos que los precios de mercado que se producirían en una situación de competencia regular. El monopolio representa la existencia de bajos incentivos para que sean efectuados esfuerzos en el sentido de mejorar la calidad y la innovación, creando así ineficiencias de mercado que muchos países intentan evitar a través de leyes antimonopolio.

Siendo una situación extrema, es difícil de encontrar hoy en día el monopolio puro pues se comprueba casi siempre algún tipo de competencia procedente de otras empresas con productos o servicios con algún grado de sustitución, mejora o alternancia en la calidad.

Una especie de monopolio existente es el monopolio natural que corresponde a una situación en la que la naturaleza misma del mercado lleva a que apenas sea viable la existencia de una empresa en el mercado.

Modelo teórico

La existencia de competencia evita que se imponga una fijación arbitraria de los precios. En una situación de competencia perfecta, el precio se establece de acuerdo a las condiciones del mercado y tiende a permanecer en niveles cercanos a los costos de producción de los bienes. Un productor de monopolio, por el contrario, puede aumentar su beneficio global, simplemente aumentando el precio porque la oferta domina y no se ve amenazada por la competencia –la cual puede ser inexistente o poco poderosa a nivel comercial.

El monopolio es una condición de mercado caracterizado por el control por un único proveedor, con precios y cantidades de bienes o servicios ofrecidos a los usuarios y consumidores. Aunque los conceptos de competencia perfecta monopolio son útiles para ilustrar los principios económicos, como fue explicado rara vez se manifiesta en un sentido práctico. El monopolio sirve como modelo teórico para caracterizar situaciones ideales, de las cuales la realidad puede ser próxima o distante.

La situación más cercana al monopolio es un oligopolio, donde el mercado está controlado por un pequeño grupo de empresas. Los oligopolistas tienden a actuar con acuerdos pactados en relación al coste de mercado y la oferta, lo que prácticamente hace que su actividad económica se vuelva monopolista. La mayoría de los países prohíbe el monopolio, excepto aquellos que son ejercidos por el Estado con productos estratégicos y servicios públicos. La legislación del Reino Unido, por ejemplo, califica como acción monopólica a una empresa o grupo de controlar un tercio del mercado de un producto o servicio.

Quién detiene el monopolio puede fijar el precio de su producto o servicio sin la competencia de otros proveedores. Por lo general, se acepta, por tanto, que el monopolista maneja el precio que le convenga. A diferencia de lo que sucede en la libre competencia –en el que el productor no puede modificar a voluntad el precio de los bienes, sino que apenas puede ajustar su volumen de producción al precio establecido por el mercado –el monopolista puede actuar sobre el precio al aumentar la producción, o lo que es más frecuente, reduciendo la producción para elevar su coste. También se puede fijar el precio y ajustar su producción al coste. La entrada de nuevas empresas en el sector monopolizado es frenada por la imposibilidad de conseguir costes de producción competitivos y del agrado del consumidor.

Cualquier cambio en el volumen de producción implica una variación de los costos, más o menos, un hecho que el monopolista debe tener en cuenta en la búsqueda de equilibrio del mercado y la adquisición de la ganancia más alta posible. Otra variable que debe tenerse en cuenta es la elasticidad de la demanda, ya que el éxito de cualquier maniobra restrictiva depende de la subida de precios para compensar la reducción de la producción.

Ventajas y desventajas del monopolio

Los argumentos a favor de los monopolios se centran principalmente en las ventajas de la producción a gran escala, como el aumento de los ingresos provocado por la innovación tecnológica y la reducción de costes. También se afirma que los monopolios pueden racionalizar las actividades económicas, eliminar el exceso de capacidad y evitar la competencia desleal.

Otra de las ventajas es la garantía de cierto grado de seguridad en el futuro, que hace posible la planificación a largo plazo y la introducción de las decisiones de inversión más racionales además de una sólida plantilla de trabajadores con prestaciones a largo plazo.

Los argumentos en contra se centran en el hecho de que el monopolio, gracias a su poder de mercado perjudica a los consumidores mediante la restricción de la producción y variedad, y le obligan a pagar los precios fijados arbitrariamente por el monopolista. Asimismo, señala que la falta de competencia puede ser perjudicial en la reducción de los costos y conducir a la subutilización de los recursos productivos.

Control del monopolio

La economía de la libre empresa, dice, como regla general, la inconveniencia de los monopolios y la necesidad de un estricto control sobre ellos. Aunque acentúa las ventajas de la oferta de monopolio en ciertas áreas específicas, requiere que los monopolios se limiten a los sectores en los cuales resulten absolutamente necesarios y que, además de ello, se adopten medidas para proteger al consumidor ante precios abusivos.

Un ejemplo de la utilidad de los monopolios es el suministro de gas canalizado a un centro urbano. El suministro de gas a los consumidores por compañías competitivas, a por medios de gaseoductos y el sistema de distribución paralelo, representa un desperdicio de recursos en la infraestructura.

Contenidos recomendados
Recomendado