Escuelapedia.com Ciencias El sistema cardiovascular (anatomía)

Avisos google

El sistema cardiovascular (anatomía)

El sistema cardiovascular (anatomía)

El sistema cardiovascular humano o sistema circulatorio es responsable por la circulación de la sangre, de modo que transporte los nutrientes y el oxígeno por todo el cuerpo. El sistema cardiovascular es formado por los vasos sanguíneos y el corazón.

Vasos sanguíneos

Los vasos sanguíneos forman una extensa red de tubos por los que circula la sangre, distribuidos por todo el cuerpo. Hay tres tipos de vasos sanguíneos: arterias, venas y capilares.

Arterias

Las arterias son vasos del sistema cardiovascular, a través de los cuales pasa la sangre que sale del corazón siendo transportada para las otras partes del cuerpo. La musculatura de las arterias es espesa, formada de tejido muscular bastante elástico, permitiendo, de esa manera, que las paredes se contraigan y relajan a cada ritmo cardíaco. Las arterias se ramifican por el cuerpo y van volviéndose más finas, constituyendo las arteriolas, que a su vez se ramifican aún más formando los capilares.

Venas

Las venas son los vasos del sistema cardiovascular que llevan la sangre desde diversas partes del cuerpo de regreso al corazón. Su pared es más delgada que las arterias y, por lo tanto, la sangre se transporta más lentamente. Así, la presión de la sangre en las venas es baja, lo que dificulta su retorno al corazón. La existencia de válvulas en estos vasos hace que la sangre se desplace siempre en dirección el corazón.

Es importante destacar que la mayor parte de las venas (vena yugular, vena safena, vena cerebral y diversas otras) transporta la sangre venosa, es decir, aquella rica en dióxido de carbono; mientras, las venas pulmonares transportan la sangre arterial, oxigenada, de los pulmones para el corazón.

Vasos capilares

Los vasos capilares son ramificaciones microscópicas de las arterias y las venas que componen el sistema cardiovascular formando una red de comunicación entre las arterias y las venas. Sus paredes están hechas de una capa muy delgada de células, permitiendo el intercambio de sustancias (nutrientes, oxígeno, dióxido de carbono…) de la sangre para las células y de las células para la sangre.

Corazón

El corazón es un órgano del sistema cardiovascular, que se encuentra en el pecho, entre los pulmones y tiene la función de bombear la sangre a través de los vasos sanguíneos en todo el cuerpo.

El corazón es un órgano hueco y muscular, rodeado por una membrana llamada pericardio, e internamente las cavidades cardíacas son revestidas por la membrana llamada endocardio. Sus paredes son constituidas por un músculo, el miocardio, siendo el responsable por las contracciones del corazón.

El miocardio tiene internamente cuatro cámaras: dos superiores, llamadas aurículas (derecha e izquierda), y dos inferiores, llamadas ventrículos (derecho e izquierdo) que tienen paredes más gruesas que las aurículas. Por lo tanto, la aurícula derecha se comunica con el ventrículo derecho y la aurícula izquierda se comunica con el ventrículo izquierdo siendo que no existe comunicación entre las dos aurículas ni entre los dos ventrículos.

Sistema Cardiovascular

Para prevenir el reflujo de la sangre desde los ventrículos a las aurículas hay una válvula, tanto entre la aurícula derecha y el ventrículo derecho – que es la válvula tricúspide – como también entre la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo, que es la mitral o bicúspide.

El corazón tiene dos tipos de movimiento: la sístole, movimiento de contracción, en los que la sangre se bombea en el cuerpo; y la diástole, el movimiento de relajación, en el que el corazón se llena de sangre.

Pulsación

La pulsación del sistema cardiovascular es observada cada vez que los ventrículos se contraen, o por cada latido del corazón, ellos impulsan la sangre para las arterias. Por ese movimiento de pulsación, también llamado de pulso arterial, se puede comprobar la frecuencia de los latidos del corazón.

Es importante destacar que el corazón es un órgano que funciona de manera constante y las irregularidades en su ritmo, indican mal funcionamiento del corazón, que se caracteriza por arritmias cardíacas, que pueden manifestarse con palpitaciones, dificultad para respirar, dolor de pecho, mareos y desmayos.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado