Escuelapedia.com Historia Crisis de 1929

Avisos google

Crisis de 1929

Crisis de 1929

Después de la Primera Guerra Mundial (1918), Estados Unidos se convirtió en el país más rico. Además de las fábricas de automóviles, los EE.UU. también fueron los mayores productores de acero, productos enlatados, maquinaria, petróleo, carbón, y otras materias primas.

En los siguientes 10 años, la economía estadounidense siguió creciendo desatando la euforia entre los empresarios. El lema de la sociedad era American Way of Life. El mundo envidiaba el estilo de vida de los estadounidenses.

La década de los años 20 llegó a conocerse como los “Felices Años 20”. El aumento del consumo impulsado por la industria creciente, desarrollaba constantemente nuevos bienes, clubs, discotecas, cines, tiendas volviéndose la vida un gran entretenimiento.

Los años 20 fueron una fiesta para su sociedad. En ese momento las acciones fueron valoradas por la euforia económica. Este crecimiento económico, también conocido como el Gran Boom, era artificial y aparente, por lo tanto, pronto se vino abajo y el ritmo de vida se desplomó.

Desde 1920 hasta 1929, los norteamericanos engañados por esta falsa prosperidad, compraron varias acciones en varias empresas, hasta el 24 de octubre de 1929, cuando comenzó la peor crisis económica en la historia del capitalismo.

Causas de la crisis de 1929

Hay varios factores que causaron esta crisis:

  • La sobreproducción de la agricultura: se formó un excedente (superávit), principalmente en la producción agrícola, como el trigo, que no encontraba comprador interna o externamente.
  • Reducción del consumo: la industria de los EE.UU. había crecido, pero el poder adquisitivo de la población no acompañó este crecimiento. Aumentó el número de industrias pero disminuyó el número de los compradores. Transcurrido un breve periodo de tiempo, varias industrias quebraron.
  • Mercado libre: todo empresario hizo lo que quiso y nadie se entrometió en los asuntos económicos.
  • Crack de la Bolsa de Nueva York de 1920 a 1929: los estadounidenses compraron acciones en varias empresas. De repente, el precio de las acciones comenzó a caer. Los inversores querían vender las acciones, pero nadie quería comprar. Esta situación culminó con el famoso Jueves Negro el 24/10/1929. Durante este día, el mercado de valores sufrió la mayor caída de su historia.

Consecuencias y evolución de la crisis de 1929

Si el valor de las acciones de una empresa se está cayendo, el empresario tiene miedo de invertir su capital en esta empresa. Si se invierte menos, producen menos; si produce menos, entonces no hay ninguna razón para tener tantos empleados. Por tanto, esta reacción en cadena produciría un despido masivo.

Muchas empresas no sobrevivieron a la crisis y se declararon en quiebra, así como varios bancos que prestaron dinero que no recibirían de vuelta, cayendo más tarde.

El desplome de la bolsa trajo el miedo, el desempleo y la quiebra. Los millonarios perdieron todo, y se cometieron suicidios en masa. El número de mendigos aumentó, lo cual reflejaba la pobreza de las clases más debilitadas.

El desplome de la bolsa afectó a todo el mundo debido a que la economía de los EE.UU. fue la palanca del capitalismo mundial. Para tener una idea, justo después de la caída de la bolsa de Nueva York, las acciones en Londres, Berlín y Tokio también se rompieron.

La crisis hizo que los Estados Unidos importasen menos de otros países, como consecuencia los otros países que exportaban para los Estados Unidos, ahora entraron con mercancías atrapadas y, automáticamente, entraban en crisis.

En 1930, la crisis empeoró. En 1933, Roosevelt fue elegido presidente de EE.UU., y desarrolló un plan llamado New Deal. El Estado comenzó a controlar el mercado disciplinando a los empresarios, corrigiendo las inversiones de riesgo y supervisando la especulación en los mercados bursátiles.

Otra medida fue la creación de un programa de obras públicas. El gobierno impulsó empresas de propiedad estatal y construyó carreteras, calles, canales de riego, escuelas, aeropuertos, puertos y viviendas públicas. Con esto, la industria volvió a producir y vender sus mercancías. El desempleo también había disminuido. Además, el New Deal creó las leyes sociales que protegían a los trabajadores y los desempleados.

Para detener la sobreproducción, el gobierno aplicó medidas extremas que no fueron aceptadas por muchas personas: compraba y quemaba la disponibilidad de tierras de cereales, o bien pagaba a los agricultores para parar su producción.

El New Deal lograría buenos resultados para la economía norteamericana. Esta terrible crisis que traspuso la década se conoció como la Gran Depresión.

Los efectos económicos de la depresión de los años 30 fueron superados con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, cuando el Estado se hizo cargo de la economía contribuyendo a impulsar las exportaciones. La guerra era entonces una salida natural a la crisis del sistema capitalista.

Recomendado