Avisos google

Vacunación

Vacunacion

Al darse cuenta de que los supervivientes de un ataque de viruela no volvían a sufrir la enfermedad, muchos pueblos trataron de provocar la enfermedad de una forma más suave. Los primeros registros de esta práctica, llamada variolación o inoculación de la viruela, se remontan a la cultura china. Era una técnica de profilaxis conocida entre diversos pueblos de África y de Asia, así como en las civilizaciones egipcia, persa, india, circasiana, georgiana y árabe. En Turquía, a comienzos del siglo XVIII, dos inoculaciones de procedencia griega quedaron famosas –una de ellas, la de Tesalia, llegó a inmunizar a cerca de 40.000 personas.

Las técnicas difieren entre distintas culturas: algodón; costras de polvo o pus en la nariz; usar ropa interior de los pacientes; incrustar costras en arañazos; picar la piel con agujas contaminadas; hacer un corte en la piel y colocar un hilo infectado, o una gota de pus.

Aunque la inoculación parece haber sido practicada en algunas religiones de Francia, Escocia, Gales e Italia, se atribuye su introducción a Lady Mary Wortley Montagu, mujer del embajador británico en Turquía que la hizo inocular en sus hijos. Desde Londres, la práctica se diseminó por todo el continente europeo, popularizada por la adhesión de la aristocracia. Fueron inmunizados Luis XVI, en Francia, las hijas de la princesa de Gales, en Inglaterra, y Catarina II, en Rusia.

Más tarde, la variolación llegó a América. Los jesuitas inocularon la viruela en indios e inmunizaron a 243 personas durante una epidemia en Boston, en 1721. En la misma ciudad, en 1764, un nuevo brote de viruela llevó a la creación de los hospitales especializados en inoculación. John Adams, posteriormente presidente electo de los Estados Unidos, se sometió al tratamiento que consistía en un internamiento de tres a cuatro semanas y de dos a tres en convalecencia.

Descubrimiento de la vacuna

Edward Jenner Vacuna

Desde su introducción en Europa, la inoculación de viruela siempre se enfrentó a una fuerte oposición, que se agravó con la evidencia que alrededor del 2% de los inoculados murieron y muchos desarrollaron enfermedad grave. Así, en muchos lugares, la práctica fue descontinuada.

Edward Jenner, un médico Inglés, señaló que un número significativo de personas se presentaron inmunes a la viruela. Todas ellas eran ordeñadoras y se habían contaminado con una enfermedad del ganado bovino similar a la viruela, pero que no causaba la muerte de los animales. Después de una serie de experiencias, constató que estos individuos se mantenían resistentes a la enfermedad, incluso cuando les era inoculado el virus.

El 14 de mayo de 1796, Jenner inoculó a James Phipps, un niño de ocho años. Se le inoculó con el pus retirado de una pústula de Sarah Nemes, una ordeñadora que sufría la enfermedad bovina. El chico contrajo una infección extremadamente benigna y, días después, estaba recuperado. Meses después, Jenner inoculaba a Phipps con pus con viruela. El chico no enfermó. Era el descubrimiento de la vacuna.

Desde entonces, Jenner comenzó la vacunación de niños con material tomado directamente de las pústulas de los animales y pasado, brazo a brazo. En 1798, divulgaba su descubrimiento.

Jenner enfrentó serias críticas. La profesión médica mostró escepticismo. Los inoculadores mostraron una feroz oposición. Mientras, los grupos religiosos alertaban sobre el riesgo de la degeneración de la raza humana por la contaminación con material bovino.

Pero pronto, la vacuna conquistó Inglaterra. En 1799 se creó el primer Instituto de Vacunas en Londres y, en 1802, bajo los auspicios de la Familia Real, se fundaba la Sociedad Real Jenneriana para la Extinción de la Viruela.

El descubrimiento de Jenner se extendió por todo el mundo. Desde 1800, la Marina británica comenzó a adoptar la vacunación. Por su parte, Napoleón Bonaparte introdujo la vacunación en sus filas militares e hizo inmunizar a su hijo. Ya en las Américas, llegó por las manos del médico Benjamin Waterhouse, de Harvard, popularizándose a partir de 1801 cuando el presidente Thomas Jefferson fue vacunado.

La oposición a la vacuna jamás cesó. Campesinos franceses rechazaron vacunar a sus hijos con la esperanza de que la viruela les produjera tal degradación física que los volviera no aptos para el servicio militar y, por tanto, para la guerra.

Para muchos, la inmunización provocaba rechazo porque el fluido de la vacuna era conservado en jóvenes confiados a la caridad pública, muchos portadores de enfermedades venéreas y otras molestias. Se informaron de casos de sífilis relacionados con la vacuna.

Pero nada contribuyó tanto a la resistencia a la vacunación como las epidemias de viruela en la década de 1820, cuando un gran número de enfermos fueron vacunados. Se descubrió entonces que la protección no era permanente. Era necesario volver a vacunarse.

A pesar de toda la oposición, la vacunación fue poco a poco convirtiéndose en un estándar, incluso bajo la presión del gobierno. La vacuna se volvió obligatoria en Baviera en 1807; en Dinamarca en 1810; en Suecia en 1814; en varios estados alemanes en 1818; en Prusia en 1835; y finalmente en Inglaterra en 1853.

Pasteur revoluciona la ciencia

Louis Pasteur Vacunas

El 6 de julio de 1885, llegó al laboratorio de Louis Pasteur un niño alsaciano de nueve años, Joseph Meister, quien había sido mordido por un perro rabioso. Pasteur, que había desarrollado estudios sobre la atenuación del virus de la rabia, inyectó en el niño material procedente de la médula de un conejo infectado. En total, fueron 13 inoculaciones, cada una con material más virulento. Meister no llegó a contraer la enfermedad.

El 26 de octubre, el científico francés comunicó a la Academia de Ciencias, el descubrimiento de la inmunización contra la vacuna de la rabia que fue llamada de vacuna en homenaje a Jenner.

Louis Pasteur ya era famoso cuando salvó a Meister. Su fama era debida a las investigaciones sobre la fermentación, elaborando un método para la conservación de la cerveza, la pasteurización. Formuló la teoría del origen de las enfermedades microbianas. Comprobó que el ántrax fue causado por un microorganismo y descubrió el estafilococo. Avanzó con inmunizantes contra el cólera y el ántrax del ganado.

A diferencia del descubrimiento de Jenner, puramente empíricos, las vacunas Pasteur se obtuvieron por primera vez de una manera científica. Fundador de la microbiología moderna y la medicina experimental, Pasteur revolucionó la ciencia, al desarrollar de un producto, producido a voluntad por un método que podría ser generalizado.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado