Escuelapedia.com Historia Pacto de Varsovia

Avisos google

Pacto de Varsovia

Pacto de Varsovia

El Pacto de Varsovia o el Tratado de Varsovia fue una alianza militar formada 14 de mayo 1955 por los países socialistas de Europa Oriental y la Unión Soviética, países que fueron conocidos como bloque socialista. El correspondiente tratado se firmó en la capital de Polonia, Varsovia, y ha establecido la alineación de los países miembros con Moscú, fijando un compromiso de ayuda mutua en caso de ofensiva militar.

El cuerpo militar se creó en oposición a la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), una organización internacional que engloba a las naciones capitalistas de Europa Occidental y los Estados Unidos para la prevención y defensa de los países miembros ante posibles ataques de Europa del Este.

Los países que formaban parte del Pacto de Varsovia eran algunos de los cuales fueron instituidos gobiernos socialistas por la URSS, después de la Segunda Guerra Mundial. Unión Soviética, Alemania Oriental, Bulgaria, Hungría, Polonia, Checoslovaquia, Rumania y Albania fueron los países miembros, y la estructura militar seguía las directrices soviética. Yugoslavia se negó a unirse al bloque.

Sin embargo, las principales acciones del Paco de Varsovia fueron dentro de los países miembros para la represión de revueltas internas. En 1956, las tropas reprimieron manifestaciones en Hungría y Polonia y, en 1968, en Checoslovaquia durante la llamada Primavera de Praga.

Los cambios en el escenario geopolítico en Europa del Este a finales de 1980 con el colapso de los gobiernos socialistas, el fin del muro de Berlín, el cese de la Guerra Fría y la crisis de la URSS condujeron a la extinción del Pacto el 31 de marzo de 1991. El fin del Pacto de Varsovia representa también el final de la Guerra Fría.

Seis años más tarde, la OTAN invitó a la República Checa, Hungría y Polonia para unirse a la organización, demostrando una nueva configuración de fuerzas militares en Europa después de la Guerra Fría.

Alcance

El Tratado de Amistad, Cooperación y Asistencia Mutua, conocido como el Pacto de Varsovia, tuvo lugar en 1955. Diseñado bajo el liderazgo de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), el objetivo declarado era combatir la amenaza de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en particular, el rearme de Alemania Occidental, que a través de los acuerdos de París, fue autorizado para reorganizar sus fuerzas armadas y la adhesión a la OTAN. Se rompió así con el estado neutral de las dos Alemanias acordado entre las dos superpotencias al finalizar la II Guerra Mundial.

El ámbito de aplicación del Pacto de Varsovia cubrió todos los estados socialistas de Europa oriental (con excepción de Yugoslavia, que, después de todo, tuvo una gran influencia), es decir, Albania, Bulgaria, Checoslovaquia, Hungría, Polonia, la República Democrática Alemana o Alemania Oriental, Rumania y la Unión Soviética hasta 1962. La República Popular China (República Popular Democrática de Corea) se asoció en calidad de observador. El acuerdo fue firmado en Varsovia el 14 de mayo de 1955, con Nikita Jruschov, primer secretario del Partido Comunista de la Unión Soviética.

Los estados del bloque del Este mantenían, antes de la firma del tratado, una estrecha relación militar con la Unión Soviética, cuyo ejército había permitido su liberación durante la Segunda Guerra Mundial, así como las fuerzas estadounidenses y británicas lo habían hecho en Alemania Occidental en el oeste de Austria, Bélgica, Italia, Francia y Grecia en el marco de lo acordado en la Conferencia de Yalta. La profunda influencia ejercida por la Unión Soviética en el bloque había sido percibida como un desafío a las otras potencias aliadas, que consideraron la expansión del comunismo como una amenaza inmediata para el dominio económico y político en Europa por los gobiernos capitalistas de Estados Unidos y Europa.

Organización

Los miembros del Pacto de Varsovia acordaron en términos muy similares a los utilizados por la OTAN, la cooperación en el mantenimiento de la paz, la organización de inmediato en caso de ataque previsible, la defensa mutua si un miembro es atacado, y el establecimiento de una agenda conjunta para coordinar los esfuerzos nacionales. Fue firmado en cuatro ejemplares, un ruso, un alemán, checo y polaco un uno.

El comité político, compuesto por jefes de gobierno de los países miembros se reunían anualmente para establecer políticas y objetivos anuales. La mayor parte de las negociaciones también contó con la presencia de ministros de Defensa, los jefes de las fuerzas armadas y los miembros del Estado mayor de cada uno de ellos. Además del comité político, el Pacto de Varsovia tenía una comisión militar asesora y de investigación. Ivan Stepanovich Koniev fue su primer comandante jefe.

Aunque el objetivo declarado para impedir el estallido de la guerra entre los Estados miembros y las potencias occidentales se cumplió, la acción militar nunca ha tenido que ocurrir. Algunos miembros participaron en guerras –como Afganistán. En tiempos de paz, sólo las fuerzas que actúan fuera de su país estaban bajo su mando directo.

El Pacto de Varsovia fue uno de los muchos instrumentos desarrollados por las grandes potencias en el conflicto como parte de la distribución de fuerzas, desiguales en favor de los americanos, establecido oficialmente al final de la Segunda Guerra Mundial.

La estrategia soviética, como la de los Estados Unidos, se dirigió principalmente a garantizar su área de influencia, sin la cual llevaría a un conflicto nuclear con el adversario abierto y por lo tanto daría lugar a una reducción del nivel de actividad militar, incluso dentro de las fronteras.

La resistencia del bloque del Este era menos monolítica que la propaganda del enemigo, concentrándose en« grupo de pueblos libres que se resisten a ser subyugados por minorías armadas o por presiones externas».

En 1948, Yugoslavia había expresado sus diferencias con Moscú, y el conflicto diplomático entre China y la Unión Soviética durante la Guerra de Corea fueron destacados. En los estados de Bloque del Este, los movimientos comunistas fueron abiertamente comprometidos con la creación de democracias parlamentarias, con representación de la burguesía y terratenientes, y modelos de negocio híbrido.

La fuerza del gobierno estalinista se basó únicamente en la relativa debilidad militar de la Unión Soviética, en comparación con las armas nucleares de Estados Unidos, que se mantuvo fuerte incluso con el fin de la Guerra Fría hasta la actualidad con muchas bases y estableció prisiones secretas en Europa y Asia Menor. Sobre el valor simbólico del frente interno, la apuesta fue la participación soviética en la carrera de armamentos, lo que significó una inversión ruinosa cada vez mayor en la tecnología militar, pero sin aumentar el personal.

Se ha argumentado que el Pacto de Varsovia en la práctica era un instrumento de control sobre los países de la Unión Soviética socialistas de Europa Oriental para evitar que sus líderes abandonasen el comunismo. En algunos casos, de hecho, los intentos de los miembros a dejar el Pacto fueron aplastados militarmente, como la revolución húngara de 1956: en octubre de ese año, el Ejército Rojo, bajo las disposiciones de las tropas del Pacto de Varsovia fueron desplegadas en Hungría, y terminó con una incipiente revuelta anti-comunista, apenas en dos semanas.

Las fuerzas del Pacto de Varsovia fueron utilizadas también en contra de algunos de sus miembros, como en 1968, durante la Primavera de Praga, cuando invadieron Checoslovaquia para poner fin a la flexibilización de la reforma que estaba enfrentando el gobierno tendiendo a destruir el socialismo checo. Albania se retiró de la alianza, en 1961, con el resultado de la separación de su régimen.

Final del Paco de Varsovia

Aunque la OTAN y el Pacto de Varsovia no se enfrentaron en ningún conflicto armado, la Guerra Fría permaneció activa durante más de 35 años. En diciembre de 1988, Mijaíl Gorbachov, el líder soviético de la época, anunció la llamada Doctrina Sinatra, que afirmó que la Doctrina Brézhnev sería abandonada y que los países de Europa del Este podrían hacerles entender su caso. Es decir, podrían hacer las reformas que aprobasen y no tendrían los países invadidos por las tropas del Pacto de Varsovia si acudían al lado de Estados Unidos.

La validez de la doctrina Sinatra contribuyó a la aceleración del cambio que se extendió por Europa del Este en 1989. Los nuevos gobiernos del este eran más reacios a mantener el Pacto de Varsovia, y en enero de 1991, Checoslovaquia, Hungría y Polonia anunciaron que se retirarían el 1 de julio de este año. Bulgaria se retiró en febrero y el Pacto se disolvió a todos los efectos prácticos. La solución oficial aceptada por la Unión Soviética, se formalizó en la reunión en Praga el 1 de julio de 1991. Durante los años siguientes, las tropas soviéticas estacionadas en bases militares aportados por los gobiernos de Alemania Oriental, Polonia, Hungría y Checoslovaquia, tuvieron que retirarse y regresar a Rusia como desempleados. Los políticos rusos tienen, sin embargo, la compensación financiera por la pérdida de bases militares. Los tratados que dieron esta orden en la presencia militar soviética fuera de sus fronteras fueron hechos por Gorbachov y financiados por la Alemania Occidental.

El 12 de marzo de 1999, la República Checa, Hungría y Polonia –antiguos miembros del Pacto de Varsovia –se unieron a la OTAN. Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Rumania, Eslovaquia y Eslovenia lo hicieron en marzo de 2004.

Contenidos recomendados
Recomendado