Escuelapedia.com Tecnologia Origen y funcionamiento del horno de microondas

Avisos google

Origen y funcionamiento del horno de microondas

Origen y funcionamiento del horno de microondas

Curiosamente, el horno de microondas fue creado durante la II Guerra Mundial, con la intención de no calentar alimentos, sino con el objetivo de detectar aviones enemigos.

Como su nombre ya indica, este horno emite radiación en forma de microondas que tienen longitudes de onda entre 3.105 nm a 3.108 nm y una frecuencia de 2450MHz o 2,45 GHz.

Espectro electromagnetico microondas

Espectro electromagnético de varios dispositivos tecnológicos

Observemos, destacado en el espectro electromagnético, la gama de radiación en la que las microondas se encuentran.

Esas microondas electromagnéticas generadas, que también son denominadas magnetrón, eran emitidas de vuelta por las aeronaves enemigas. De esa forma, su eco indicaba exactamente la aproximación, localización, objeto, dirección, entre otros detalles sobre los medios de locomoción del enemigo.

Sin embargo, la historia de esta unidad sufrió un revés cuando el ingeniero Percy L. Spencer (1894-1970) logró traer a casa el horno de microondas, cambiando su funcionamiento y perfeccionándolo. En cierto momento, él notó que una barra de chocolate en su bolsillo comenzó a derretirse cuando él se encontraba frente a un tubo de magnetrón encendido. De esa forma, él percibió el potencial del microondas para ser usado como horno, en la preparación de alimentos. El primer microondas tenía 1,5 metros de altura y 340 kilogramos.

Spencer frente al primer equipo de microondas

Spencer frente al primer equipo de microondas

Funcionamiento del microondas

Por calentamiento dieléctrico

La idea original de utilizar radiación de microondas no fue abandonada. Existen hoy radares y sistemas de radiogonometría que detectan señales radiotelegráficas y determinan la localización y dirección de las señales recibidas.

La oscilación de esas microondas electromagnéticas generadas ‘agita’ las moléculas de agua (que son polares) presentes en el alimento y otras moléculas que tienen dipolos permanentes o inducidos. Eso ocurre porque el campo eléctrico generado por las ondas organiza esas moléculas que presentan un dipolo eléctrico, esto es, un polo positivo y otro negativo (en razón de eso, el calentamiento por microondas es también llamado de calentamiento dieléctrico). Con eso las moléculas absorben energía. Sin embargo, cuando la radiación se detiene, la energía absorbida es emitida en la forma de calor, que calienta el alimento.

Por lo tanto, es esencial la presencia de agua. Por eso los alimentos muy secos no son bien calentados.

Además, se puede concluir que las moléculas no polares o poco polares y aquellas que están formadas por redes cristalinas, como la porcelana, por ser bien ordenadas, rígidas, casi no rotando y orientando sus moléculas, no absorben bien microondas.

Por conducción iónica

Otro método de calefacción microondas se utiliza cuando hay iones disueltos en los alimentos. Por ejemplo, el agua contiene pocos iones causados por su propia disociación iónica. Sin embargo, cuando añadimos sal (cloruro de sodio – NaCl) en el agua, hay la disociación de los iones de este compuesto (Na + y Cl-); así, el agua salada se calienta más que el agua sola.

El campo electromagnético causado por las microondas hace que esos iones disueltos migren, generando calor a través de las pérdidas por fricción.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado