Escuelapedia.com Ciencias La fiebre tifoidea

Avisos google

La fiebre tifoidea

Fiebre tifoidea

La fiebre tifoidea es una enfermedad bacteriana aguda causada por la bacteria Salmonella enterica serotipo Typhi. La enfermedad se asocia con bajo estatus socioeconómico y las malas condiciones de saneamiento, higiene ambiental y personal.

En América Latina, la fiebre tifoidea es endémica, en forma de brotes relacionados con el agua y/o alimentos contaminados, sobre todo en las regiones más pobres, con tendencia descendente en las últimas décadas en cuanto a incidencia, mortalidad y letalidad.

Síntomas de la fiebre tifoidea

  • Fiebre alta;
  • Dolor de cabeza;
  • Malestar;
  • Falta de apetito;
  • Desaceleración de la frecuencia cardíaca (bradicardia);
  • Aumento del tamaño del bazo (esplenomegalia);
  • Manchas rosadas en el tronco (la fiebre tifoidea roséola);
  • Estreñimiento y la diarrea;
  • Tos seca;
  • Puede haber afectación del sistema nervioso central.

Transmisión de la Fiebre tifoidea

El agente portador de la fiebre tifoidea es la bacteria Salmonella enterica, sorotipoTyphi. La transmisión se produce por la ingestión de agua o alimentos contaminados con heces humanas o de orina que contiene Salmonella typhi.

También puede transmitirse por contacto directo (mano-boca) con heces, orina, secreciones respiratorias, vómitos o pus de una persona infectada, que incluso sin síntomas, elimina las bacterias en las heces y la orina.

La víctima puede eliminar las bacterias en un período de hasta 3 meses, siendo que los portadores crónicos pueden propagar la enfermedad por hasta 1 año. Mientras existan bacilos siendo eliminados en las heces o en la orina, la fiebre tifoidea puede ser transmitida.

Se sabe que la aparición de la fiebre tifoidea está directamente relacionada con el saneamiento y con los hábitos de higiene personal. La enfermedad es más común en individuos entre 15 y 45 años de edad, en regiones endémicas.

Tratamiento de la fiebre tifoidea

El tratamiento de la fiebre tifoidea, básicamente, consiste en antibióticos e hidratación. Casos más raros requieren hospitalización para la hidratación y antibióticos por vía intravenosa. La fiebre tifoidea puede ser fatal sin el tratamiento adecuado.

Prevención de la fiebre tifoidea

  • Saneamiento;
  • Preparar los alimentos adecuadamente;
  • Higiene personal;
  • Consumir agua tratada;
  • Comprar alimentos frescos en buen estado;
  • Lavar y desinfectar los alimentos antes de consumirlos: las frutas y verduras deben dejarse en remojo durante 30 minutos en una solución preparada con una cucharada de sopa de hipoclorito de sodio (lejía) a 2,5% por litro de agua tratada;
  • Consumir leche y derivados solamente pasteurizada;
  • No consumir la comida pasada la fecha de caducidad;
  • Lavarse las manos con regularidad, antes, durante y después de la preparación de alimentos;
  • Lavarse las manos al manipular objetos sucios;
  • Lavarse las manos después de tocar animales;
  • Lavarse las manos después de ir al baño o de cambiar pañales;
  • Lavarse las manos antes de amamantar.
  • Lavar y desinfectar todas las superficies, utensilios y equipos utilizados para la preparación de alimentos;
  • Proteger los alimentos y la alimentación de los insectos y todo tipo de animales;
  • Guardar los alimentos en recipientes cerrados.

Vacuna para la fiebre tifoidea

La vacuna contra la fiebre tifoidea no tiene un alto poder de inmunización y la inmunidad dura por un tiempo corto. Por lo tanto, está indicada sólo en casos específicos, como por ejemplo, cuando se viaja a regiones endémicas.

Gráfico © Pedro Samayoa

image_pdfimage_print
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado