Escuelapedia.com Ciencias Bronquitis crónica

Avisos google

Bronquitis crónica

Bronquitis cronica La bronquitis crónica es una condición clínica caracterizada por la secreción excesiva de mucosa en el árbol bronquial, llevando síntomas de tos crónica repetida junto con expectoración, por lo menos en 3 meses del año, y en dos años sucesivos.

Junto con otra enfermedad pulmonar, el enfisema, la bronquitis crónica caracteriza la llamada de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Esto es debido a que estas dos enfermedades, aunque por diferentes mecanismos, tienen como principales factores etiológicos el hábito de fumar cigarros y la contaminación ambiental, llevando a un síndrome pulmonar que se caracteriza por obstrucción crónica de las vías respiratorias inferiores.

Después de las manifestaciones clínicas, los pacientes con EPOC (enfisema o bronquitis crónica), pasan a presentar un deterioro progresivo e irreversible de la función pulmonar debido a evitar su progresión. El diagnóstico tendría que hacerse antes de que aparezcan los síntomas clínicos severas.

Las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas son consideradas hoy como un problema de salud pública. Así, se estima que cerca de 10 millones de estadounidenses tienen EPOC, siendo que, de estos, 7,5 millones serían portadores de bronquitis crónica y 2,5 millones sufrirían de enfisema.

Causas de la bronquitis crónica

Sin duda el fumar juega un papel importante tanto en el desarrollo de la bronquitis crónica como del enfisema. Sólo para tener una idea, hoy sabemos que la incidencia de la EPOC aumenta un 19,7% en los hombres que nunca habían fumado al 87,7% en fumadores de más de dos paquetes de cigarrillos al día. Esto significa que quienes fuman más de dos cajetillas de cigarrillos por día tienen un riesgo 4,5 veces mayor de desarrollar EPOC que los no fumadores. Los fumadores de puros y pipa, al no inhalar el humo con la frecuencia que los fumadores de cigarrillos, tienen una menor incidencia de la EPOC. Sin embargo, siguen mostrando una mayor incidencia de la enfermedad que los no fumadores.

Otro factor que debe tenerse en cuenta en el desarrollo de la EPOC es la contaminación del aire, especialmente dióxido de azufre y las partículas en suspensión de combustibles. Aunque no son directamente responsables del desarrollo de la EPOC, el aumento de la incidencia de la contaminación de esta enfermedad aumenta en fumadores. Personas que trabajan en espacios donde hay humos constantes o partículas de sustancias químicas en suspensión también parecen tener mayor riesgo de desarrollar EPOC.

Cuadro clínico

El exceso de producción de moco en los pulmones determina la característica principal de bronquitis crónica que consiste en la tos con expectoración. Esa expectoración puede ser blanquecina o amarillenta.

También hay dificultad para respirar e incapacidad para realizar actividades físicas, similar a lo que ocurre con el asma debido a la obstrucción bronquial y la presencia de infecciones frecuentes.

En estos pacientes, también encontramos sibilancias (silbido) que suenan como una manifestación de la dificultad de la expiración de aire (también debido a la obstrucción bronquial). La cianosis o piel púrpura también es muy común en estos casos.

Los hallazgos clínicos, radiológicos y pruebas específicas de función pulmonar (espirometría por ejemplo) pueden variar mucho en enfermedad pulmonar obstructiva crónica. A través de estos parámetros se pueden encontrar bronquitis crónica, enfisema o una combinación de ambas (con o sin predominio de uno de ellos). De este modo, no es extraño que un mismo paciente presente síntomas de dos enfermedades, pues la etiología (asociada al tabaquismo sobre todo) es la misma para ambas.

Conducta terapéutica

El programa terapéutico de bronquítico crónica es muy similar al tratamiento de enfisema e incluye varias medidas, desde medidas profilácticas o generales a las más específicas, dirigidas a corregir los múltiples factores. Generalmente, el tratamiento se hace a largo plazo, con la participación de personal médico y de enfermería.

Todos los factores que agravan la bronquitis crónica deben ser eliminados o tratados. En consecuencia, es vital para la supresión de humo y todas las medidas para que esto ocurra. El tabaquismo es la principal conducta a erradicar.

Evitar las infecciones respiratorias es también otra medida que debe ser adoptada debido al hecho de que las infecciones son una de las causas más frecuentes de deterioro de la respiración en estos pacientes.

Por lo tanto, deben ser colocados a una distancia de posibles fuentes de infección y deben ser tratados inmediatamente después de la aparición de los primeros signos de infección, viral o bacteriana, en cualquier parte del tracto respiratorio. Por lo tanto, esta recomendación se aplica también a la aparición de sinusitis, laringitis, faringitis, amigdalitis, etcétera.

Se pueden administrar vacunas contra el virus de la influenza, así como contra las bacterias que causan más a menudo la infección pulmonar en un intento de evitar que el paciente contraiga infecciones respiratorias. Siempre se recomienda promover la limpieza adecuada de aire inhalado a través de vaporizadores o humidificadores. Además, los pacientes con bronquitis crónica siempre debe estar bien hidratados, nunca dejar de tomar la cantidad de agua recomendada por su médico. El objetivo de estas dos medidas es la conservación de las secreciones bronquiales. En la misma línea de razonamiento, estos pacientes deben ser advertidos de evitar el aire acondicionado, que se secan al aire ambiental.

Los pacientes que viven en zonas muy contaminadas deben ser retirados del lugar, en lo posible, cuando el índice de contaminación del aire sea alto. El uso de tranquilizantes debe evitarse ya que estos medicamentos pueden causar depresión de la respiración debido a su acción sobre el sistema nervioso central. La terapia respiratoria es de gran valor en el tratamiento de la EPOC y los programas consisten en ejercicios de respiración, ejercicios de entrenamiento muscular, técnicas para promover una mayor producción de secreciones bronquiales y ejercicios para coordinar la respiración con la actividad física orientados por el fisioterapeuta y el médico del paciente. El objetivo de esta medida es promover la mejora de la actividad pulmonar.

Los broncodilatadores se usan para disminuir el componente de broncoespasmo que se produce en la bronquitis crónica y, por lo tanto, mejorar el grado de obstrucción de los bronquios. Similar a lo que ocurre en el asma, la vía preferida es la inhalación.

Los corticoides son otra alternativa terapéutica cuyo propósito sería reducir la respuesta inflamatoria que se produce en el árbol bronquial.

Por último, en casos asociados a infección, el médico puede sugerir el uso de antibióticos.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado