Avisos google

Serpientes

Serpientes

Animales de sangre fría, las serpientes son reptiles pertenecientes al orden Squamata (animales que tienen escamas), siendo conocidas popularmente como cobras. Se deduce que las serpientes evolucionaron de lagartos que se enterraban en el suelo, y su cuerpo alargado y desprovisto de patas sería apenas una adaptación a ese modo de vida.

Las serpientes endémicas de climas calientes son ovíparas; mientras que algunas especies de climas templados son vivíparas. En las especies vivíparas, los huevos eclosionan dentro del cuerpo de la madre. Durante la vida, esos animales cambian de piel repetidas veces, en un proceso que es conocido como muda.

Una característica muy interesante de la serpiente es la capacidad que tiene para abrir la mandíbula para ingerir presas mucho más grande que ellas mismas. Esto es debido a la movilidad que estos animales presentan en la mandíbula, lo cual, en virtud de una doble articulación entre el cráneo y el hueso de la mandíbula inferior llamado hueso cuadrado, les proporciona una abertura bucal superior a 1500. Por lo tanto, podemos decir que estos animales exhiben cuadrado móvil o estreptostilia. Es interesante recordar que las serpientes tienen las dos mitades de la mandíbula libres, siendo que ella queda presa apenas por un ligamento elástico, permitiendo una gran abertura lateral y facilitando la deglución.

Otra característica que las serpientes tienen y que las permite ingerir grandes presas es la ausencia del esternón, hueso que une las costillas en los otros vertebrados. Sin el esternón, las costillas (en torno a unas 300) quedan libres, posibilitando el aumento del diámetro del cuerpo del animal. Por poseer una abertura de la tráquea debajo de la lengua, las serpientes consiguen mantener la respiración mientras engullen la presa.

Después de alimentarse, las serpientes entran en un estado de letargo en virtud de la digestión de los alimentos. Estos animales tienen un proceso digestivo muy eficiente y pueden absorber todo lo necesario excepto piel y garras, que son eliminadas junto con el exceso de ácido úrico.

Las serpientes son animales dotados con párpados transparentes y desprovistos de canales auditivos, siendo capaces de sentir las vibraciones del suelo a través de su esqueleto. Poseen lengua con dos ramificaciones (lengua bífida), con la función de tacto y olfato. En la locomoción, las serpientes dan pequeños toques con la lengua en el suelo para capturar las partículas pequeñas que, a su vez, se colocan en los agujeros (conocidos como órgano de Jacobson), que se encuentran en el cielo de la boca y están unidos al olfato. El órgano de Jacobson también es muy importante para senderos de rapiña y para el reconocimiento sexual.

Muchas serpientes tienen glándulas productoras de veneno en la cabeza, responsable de producir el veneno; y también uno o más pares de dientes en la mandíbula superior, con un canal a través del cual sale el veneno.

El veneno de estos animales puede ser definido como siendo una especialización de la saliva, que tiene la capacidad de romper proteínas, facilitando la digestión. Esos venenos son producidos con sustancias de naturaleza proteica, como las neurotoxinas, que afectan y destruyen las células del sistema nervioso, llevando a la muerte; las hemotoxinas, que causan hemorragias; y las enzimas proteolíticas que destruyen los tejidos. En casi todas las serpientes venenosas podemos encontrar una depresión situada entre cada ojo y la nariz, que se llama foseta lacrimal. Ese órgano es especializado en sentir las variaciones de la temperatura, lo que permite a la serpiente saber si existe la presencia de otro animal.

Muchas serpientes venenosas no presentan ningún órgano capaz de inyectar veneno. Sin embargo, aunque no pueden inyectar el veneno puede expulsarlo en chorros que llegan a alcanzar los tres metros de distancia. Debido a este hábito, esas serpientes son llamadas de escupidoras.

Las serpientes pueden encontrarse en varios ambientes, como en el suelo, árboles, agujeros, en agua dulce y también en el mar (serpientes marinas). Entre la gran variedad de especies podemos citar la cascabel, la anaconda y la coral.

Recomendado