Escuelapedia.com Varios Los pecados de los Papas

Avisos google

Los pecados de los Papas

Pecados papales

A lo largo de la edad media, la expansión del cristianismo abrió caminos a la iglesia para convertirse en la institución más importante de la época. Al mismo tiempo, el hecho de monopolizar el acceso al conocimiento y el poder económico alcanzado por la recepción de bienes y tierras fueron algunos de los supuestos fundamentales que explican también ese poder. Con eso, los miembros de la iglesia tenían poder para interferir en las decisiones políticas y moldear el comportamiento de la sociedad feudal.

En muchas situaciones, tomamos nota de que los miembros de la iglesia tenían la capacidad de interferir con el comportamiento de la gente condenando a ciertas prácticas y exigiendo el cumplimiento de las demás acciones que, en términos generales, deben garantizar la salvación espiritual del individuo. Sin embargo, vemos que, en diversas situaciones, la iglesia quedó sumida en una grave crisis moral al no tener esta manera de actuar y pensar seguida por sus propios representantes.

Hacia el siglo IX, la Iglesia publicó un documento en el que el emperador romano Constantino había concedido autoridad política a los jefes de la iglesia a través de la denominada Donación de Constantino (en latín: Donatio Constantini). Durante mucho tiempo, el documento fue dado como legitimador de la interferencia papal en diferentes asuntos que rondaban la Europa feudal. Sin embargo, varias investigaciones hechas acerca de la legitimidad del término concluyeron que el documento era un engaño totalmente inadecuado.

Al llegar a la cúspide de la edad media, entre los siglos VIII y XII, damos cuenta de que el poder papal ha movido la codicia de varias autoridades clericales de la época. Cada vez que el mensaje papal estaba vacante, los principales obispos y cardenales de Europa estaban en grave contienda para el puesto. Entre los casos más graves de esta controversia, podemos destacar el caso de Bonifacio VII que, en 974, estrangularía al Papa Benedicto VI para apoderarse de la posición más importante de la iglesia.

También de vez en cuando, incluso aquellos pecados considerados de menor importancia, fueron ignoradas por los papas. En el año 1471, papa Paulo II murió después de probar solo dos melones enteros. Incluso hoy en día, muchos sospechan que el glotón Papa habría sido envenenado. Ya en el caso de Julio II, el Papa tenía el hábito de resolver sus diferencias en el brazo. En una ocasión – tomada por la ira – golpeó a un grupo de cardenales que simplemente se había negado a ir con él en un día de nieve.

En sus primeros días, los miembros de la iglesia podrían casarse y consumar el acto sexual. Sin embargo, en la medida en que la institución aumentó sus posesiones, se impuso el celibato a todos aquellos que se adentraban en los cuadros clericales. Pero el celibato nunca llegó a ser seguido al pie de la letra. En el siglo XVI, por ejemplo, papa número 214 Alejandro VI también fue conocido por su extensa prole de niños – obtenidos con tres mujeres diferentes – y por su intensa relación amorosa con la bella Julia Farnesio.

La existencia de estas indiscreciones cometidas por figuras centrales de la Iglesia revela un tiempo en que la autoridad clerical exacerbó los límites de las reglas morales por ellos mismos difundidas. A lo largo del tiempo, la aparición de las religiones protestantes y la disminución de la esfera de interferencia de la religión de la sociedad cambiaron tal situación. En la actualidad, podemos observar que varios miembros del clero mantienen un interés en la reevaluación de varias tareas y requerimientos relacionados con la vida religiosa de los dirigentes católicos.

image_pdfimage_print
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado