Escuelapedia.com Literatura Dislexia, ¿cuál debe ser el papel de los padres?

Avisos google

Dislexia, ¿cuál debe ser el papel de los padres?

Dislexia problema

Apenas había transcurrido una semana de clases cuando la madre de Pablo acudió a una reunión con la profesora de su hijo, no para conocer los resultados escolares del mismo, sino para cumplir algunos de los compromisos del inicio del año nuevo. La maestra sugirió a ella que permaneciese al final para hablar en privado. Los minutos parecían eternos… ¿Cuál sería el problema?

Pronto empezó a hablar la profesora: ‘Su hijo tiene varios problemas y más vale poder saber lo que le pasa desde el inicio para ayudarle’. La madre conocía bien a su hijo pero no había sido capaz de detectar las dificultades de su hijo en relación a su rendimiento. Pablo no tenía problemas de aprendizaje, necesitaba apenas algún tiempo extra para adaptarse a la escuela. Pero, en aquel momento, la madre quedó llena de angustia al oír sobre las dificultades experimentadas por su pequeña en las clases.

Intervenir de manera oportuna

Todos los padres sienten una pequeña punzada de orgullo cuando escuchan que sus hijos son inteligentes, activos, competentes, creativos, con facilidad para aprender. En verdad y en una sociedad marcada por la competencia y la necesidad de la perfección, tales cualidades pueden ser características prometedoras de un futuro brillante. Sin embargo, a veces sin saber muy bien los motivos hay niños que, independientemente de su nivel de inteligencia, sus características emocionales y culturales, tienen dificultades en el aprendizaje de lectura y escritura.

Una serie de dificultades, de lectura y escritura, que se materializan en la confusión de algunas letras, especialmente aquellas que tienen una simetría opuesta (p y q, b y d), que tienen sonidos similares (m y n); en el cambio del orden de las letras que forman sílabas o palabras (saca en lugar de casa); en la lectura lenta, sin ritmo, entonación y puntuación; pueden ser indicadores de una alteración específica que es conocida como dislexia. Tratándose de una dificultad específica del aprendizaje, es necesario considerar una intervención oportuna para que los efectos a nivel emocional y de fracaso escolar no se instauren.

Muchos de estos niños sufren terriblemente con la escuela. Es en la escuela que estos problemas se manifiestan y necesitan hacer un gran esfuerzo para tratar de superar estas dificultades, que afectan el rendimiento de todos sus miembros. Este esfuerzo les causa una fatiga enorme que puede conducir a la inestabilidad y la fluctuación en la atención. Por lo tanto a menudo son llamados de distraídos y poco motivados. Por otro lado tienen, como cualquier otro niño, necesidad de reconocimiento y, como no lo consiguen por medio de los resultados escolares, recurren muchas veces a comportamientos indeseados en el aula (rechazan el trabajo escolar, hablan, bostezan, juegan…).

Emocionalmente son niños que tienen una tendencia a desarrollar una baja autoestima y bajo concepto de sí mismos. Es en este nivel vemos que los padres pueden tener un papel decisivo.

El papel de los padres

En primer lugar, los padres deben evitar transmitir al niño la angustia y ansiedad que ellos mismos sienten frente a estas dificultades, y lo importante es transmitir al niño que entienda la razón de sus dificultades de aprendizaje, y siempre que sea posible explicarlas. Los padres deben evitar comparar a su niño con hermanos o compañeros de escuela, o colocarlos frente a situaciones, en las cuales saben, desde el inicio, que el niño no tendrá éxito. Más importante que elogiar los éxitos es elogiar los enormes esfuerzos que el niño hace para conseguirlo.

A nivel de aprendizaje, los expertos recomiendan una atención individualizada en que se respete el ritmo de aprendizaje del niño y en que se evite el aprendizaje por error. Hay pequeñas alteraciones fáciles de superar, pero también hay dificultades que se pueden mantener por toda la vida.

La dislexia impone un diagnóstico diferencial, hecho por expertos en esta área, porque hay problemas de lectura y escritura que no guardan relación con el citado déficit fonológico.

Recomendado