Escuelapedia.com Tecnologia Primera, Segunda y Tercera Revolución Industrial

Avisos google

Primera, Segunda y Tercera Revolución Industrial

Primera, Segunda y Tercera Revolución Industrial

Las fases de la revolución industrial comprenden los diversos momentos desde el comienzo del avance del proceso industrial, que comenzó en Inglaterra en el siglo XVIII hasta la actualidad.

Se divide en tres fases: Primera Revolución Industrial, Segunda Revolución Industrial y Tercera Revolución Industrial. Veamos a continuación el resumen de cada uno de esos periodos y sus principales características.

Primera Revolución Industrial

La primera revolución industrial comenzó en Inglaterra en el siglo XVIII y duró de 1750 a 1850. Esta fase se caracteriza por una serie de descubrimientos que favorecieron la expansión de las industrias, el progreso científico y técnico y la introducción de máquinas.

En ese intervalo, la transición de la manufactura para el sistema de fábrica fue impulsada por invenciones de la máquina de hilar, el telar mecánico y la máquina de vapor que resultó en la mecanización de los procesos.

Fue así que ocurrió la expansión de las industrias textiles, la metalurgia, la siderurgia y los medios de transporte. El uso de carbón para alimentar las máquinas fue esencial en ese momento.

Como resultado, tenemos el aumento de la producción, la sustitución del trabajo manual por el industrial (de la manufactura para la maquinofactura), el desarrollo del comercio internacional y el aumento del mercado consumidor.

Quien estaba al frente de este proceso histórico y contribuyó a su expansión fue la clase burguesía que detentaba recursos y que buscaba el lucro. En ese sentido, surgió la clase obrera o trabajadora llamada proletariado, mano de obra barata explotada por las fábricas a cambio de un salario.

Vale recordar que en esa época la Revolución industrial ocurrió en Inglaterra, lo que transformó a Londres en la más importante capital financiera internacional y al país en una gran potencia económica dominante. Más tarde, Inglaterra fue expandiéndose a otros países europeos.

Segunda Revolución Industrial

La segunda revolución industrial se inició en la segunda mitad del siglo XIX y se prolongó desde 1850 hasta 1950. Este período se caracterizó por la consolidación del progreso científico y tecnológico y la difusión a otros países europeos, como Francia y Alemania.

Muchos descubrimientos fueron importantes para aprovechar este progreso que ahora no se limitaba apenas a Inglaterra, por ejemplo, la invención de la lámpara incandescente, el surgimiento de los medios de comunicación (telégrafo, teléfono, televisión, cine y radio), así como los avances en la medicina y la química, tales como el descubrimiento de antibióticos y vacunas.

Además, los avances en los procesos de utilización del acero fueron esenciales para la construcción de máquinas, puentes y fábricas. En cuanto a su uso, debemos resaltar que el acero fue esencial para la construcción de los rieles de los ferrocarriles, marcando considerablemente el avance de los medios de transporte. Además de los ferrocarriles, el automóvil y el avión fueron inventados y perfeccionados en esa época.

No menos importante fue la nueva configuración de la utilización de fuentes de energía, en este caso, estaba siendo sustituida gradualmente por el petróleo. Además de servir como combustible, el petróleo fue importante en la producción de productos derivados, del cual se destaca el plástico.

Ese conjunto de cambios e invenciones fueron esenciales para revolucionar el sistema industrial, trayendo una perspectiva a la vida social y económica de la población, llamado Capitalismo industrial (o industrialismo).

Está claro que, si bien el progreso y las comodidades para el ser humano fueron favorables, por otro lado, las condiciones de los trabajadores de las fábricas eran precarias, incluyendo duras y largas jornadas de trabajo y baja remuneración. Dicha situación fue aumentando cada vez más las desigualdades sociales. Así, comienzan a surgir los sindicatos en defensa de los derechos de los trabajadores.

Para este momento, el fordismo y el taylorismo vinieron a revolucionar el sistema de producción de la fábrica, con la racionalización y optimización del proceso, mal mismo tiempo que generaba mayores beneficios a la clase propietaria de los medios de producción, suponiendo el abaratamiento de los costes de los productos.

Tercera Revolución Industrial

La tercera revolución industrial se inició a mediados del siglo XX, que abarca el período de 1950 y se mantiene hasta hoy. Fue entonces cuando ocurrió un gran avance en la ciencia, la tecnología, el ordenador, (con la llegada de las computadoras, la creación de la Internet, el software y los dispositivos móviles) la robótica y la electrónica.

En la ciencia cabe destacar el desarrollo de la ingeniería genética y la biotecnología, con la producción en masa de varios medicamentos y los avances médicos.

Aunque el uso de otras fuentes de energía se había desarrollado anteriormente, en el momento, la energía nuclear viene con el uso de elementos radiactivos, especialmente el uranio.

Aunque la idea inicial era la generación de energía, el final de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) demostró el peligro en el uso de los elementos radiactivos, al igual que la bomba atómica sobre Hiroshima y Nagasaki en 1945, en Japón.

Otro hito importante de esta fase fue la conquista del espacio, cuando Neil Armstrong llegó a la luna en 1969, revelando la fuerza y logros tecnológicos de los recursos humanos.

En aquella etapa, se encontraba en el período conocido como la Guerra Fría. La carrera espacial comenzó en 1957 y se libró entre los Estados Unidos y la Unión Soviética más que demuestra los avances en la tecnología y la producción de armamentos.

En los avances de la metalurgia, químicos hallazgos fueron esenciales para su progreso, con la aparición de nuevas aleaciones metálicas que proporcionaron el avance de los medios de transporte, con la construcción de naves espaciales y aviones.

En cuanto a los trabajadores, los derechos laborales comienzan a expandirse con la reducción de horas de trabajo, incluyendo beneficios y prohibiendo el trabajo infantil.

Todos estos factores fueron esenciales para la modernización de las industrias y hasta la fecha siguen para marcar el progreso de la tecnología de la información y la globalización en el mundo.

image_pdfimage_print
Datos sobre el articulo
Opiniones del artículo
Artículos relacionados
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado