Avisos google

La hemofilia

La hemofilia

La hemofilia es una enfermedad congénita y hereditaria. Sus portadores padecen de sangrado difícil de controlar cuyas hemorragias pueden ocurrir ya sea de manera espontánea o a través de pequeñas heridas.

Una mayor comprensión de la hemofilia

Estas hemorragias se producen debido a una deficiencia en la coagulación de la sangre existente de los hemofílicos. Esta deficiencia genética por lo general afecta a los hombres con más frecuencia.

Las personas con esta deficiencia, necesitan pasar por constantes transfusiones de sangre para garantizar su supervivencia. Los tres tipos más comunes de hemofilia son la hemofilia A, B, y C.

La hemofilia A es una enfermedad recesiva ligada al cromosoma X, esto es, el gen causador de esta deficiencia está localizado en el cromosoma X. En el caso de las hemofilias AB y B, ellas actúan como caracteres recesivos ligados al sexo.

La hija de un hombre hemofílico presentará síntomas de hemofilia en caso de que porte el gen defectuoso en sus dos cromosomas X, lo que es más difícil de suceder, pues, para eso, sería necesario que su madre también fuera portadora de un gen con tal deficiencia.

Si la madre no tiene este gen, sólo será portadora del gen recibido del padre, y su otro cromosoma X (recibido de su madre) estará libre de esta deficiencia. Por lo tanto, ella no presentará síntomas de la hemofilia, sin embargo, sus hijos (si son niños) tendrán un 50 % de probabilidades de padecer esta enfermedad.

Recomendado