Escuelapedia.com Varios El origen de la Luna

Avisos google

El origen de la Luna

Origen de la Luna
Los investigadores Matija Cuk, el Instituto SETI, y Sarah Stewart, de la Universidad de Harvard, propusieron recientemente un nuevo modelo para la formación de la Luna. La teoría trata de explicar las similitudes en los elementos químicos que componen la Tierra y su satélite natural, ya que la composición isotópica de los dos tiene mucha similitud.

El estudio afirma que un impacto gigante en la Tierra, que se desarrolló a una velocidad mucho mayor que la actual, disperso material en órbita, que pasó a formar la Luna. Por otra parte, tras la colisión, nuestro planeta entró en un ritmo de rotación más lento, debido a las interacciones gravitacionales –llamadas de resonancia orbital– entre el Sol y el satélite natural.

Composición isotópica y el universo

Lo que lleva a la teoría del impacto ser bien aceptada es el hecho de que la Tierra y la Luna fueran ‘gemelas isotópicas’, hecho muy extraño en el Universo. Los isótopos de oxígeno y titanio varían mucho en el Sistema Solar, tanto que son incluso utilizados como una especie de impresión digital para reconocer planetas y grupos de meteoritos de orígenes diferentes.

Todavía así, el modelo presenta un problema: esta teoría indica que la mayor parte de la Luna fue formada por el cuerpo que entró en choque con la Tierra. Así, la hipótesis es capaz de explicar la masa de la Luna y su rotación, del mismo modo que la tasa de rotación de la Tierra, pero no los elementos químicos del satélite natural –muy similares a los de nuestro planeta.

Siguiendo la teoría, antes del impacto la Tierra habría un día compuesto por apenas 5 horas. Si eso fuera real, considerando el tamaño del impacto y un periodo de rotación post-impacto de aproximadamente 5 horas, no habría sobrado el material suficiente en la órbita para hacer que la Luna tuviera los mismos componentes químicos que la Tierra.

Explicando la composición química

Los investigadores afirman que si el momento angular (magnitud física asociada con la rotación y traslación de un cuerpo) de tierra fuese mayor, el material desprendido del planeta sería suficiente para generar un satélite con la misma impresión isotópica. Según los científicos, un día con apenas dos horas (debido al momento angular propuesto) estaría de acuerdo con el punto de rotación límite más fácil para soltar detritos de la Tierra en órbita durante un impacto.

Además, Matija Cuk y Sarah Stewart encontraron que la joven Tierra tal vez tuviese un tiempo de giro todavía menor después del impacto. Entonces, posteriormente, el planeta alcanzó gradualmente la tasa actual, transfiriendo el momento angular para el Sol, debido a la interacción entre las órbitas de esta estrella y de la Luna alrededor de la Tierra.

Incluso los científicos también señalan que, incluso hoy en día los mares ejercen influencia sobre la rotación de la Tierra y el distanciamiento continuo de la Luna. Así, el gran impacto seguido de una resonancia entre la Luna y el Sol podría explicar la composición química de la Luna y las tasas de rotación de la Tierra y de su satélite.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado