Saltar al contenido

El Imperio Bizantino (Resumen)

El Imperio Bizantino Resumen

En el siglo IV el Imperio Romano dio señales claras de la caída de su poder en Occidente, principalmente debido a la invasión de los bárbaros (pueblos germánicos) a través de sus fronteras. Ante de esto, el emperador Constantino trasladó la capital del imperio romano a la ciudad oriental de Bizancio, que pasó a llamarse Constantinopla. Este cambio, al mismo tiempo en que significaba la caída del poder en Occidente, tenía su lado positivo, pues la localización de Constantinopla entre el mar Negro y el mar de Mármara facilitaba el comercio en la región, hecho que favoreció enormemente la restauración de la ciudad transformándola en una nueva Roma.

Reinado de Justiniano

El pináculo de este imperio fue alcanzado durante el reinado del emperador Justiniano (527-565), cuyo objetivo era recuperar el poder que había perdido el Imperio Romano en el oeste. Con este objetivo, buscó una pacífica relación con los persas, reconquistó el norte de África, Italia y España. Durante su reinado, Justiniano recuperó gran parte de lo que fue el imperio romano occidental.

Religión

La religión fue fundamental para el mantenimiento del imperio bizantino, porque las doctrinas dirigidas a esta sociedad eran las mismas de la sociedad romana. El cristianismo ocupa un lugar prominente en la vida de los bizantinos y pudo observarse incluso en las más diversas manifestaciones artísticas. Las catedrales y los mosaicos bizantinos se encuentran entre las obras de arte y arquitectura más hermosos del mundo.

Los monjes, además de generar gran riqueza con la venta de iconos (iconografía religiosa), también tenían fuerte poder de manipulación sobre la sociedad. Mientras, incomodado con este poder, el gobierno prohibió la veneración de imagenes a no ser la de Jesucristo y decretó la pena de muerte a todos aquellos que la adorasen. Esta guerra contra las imagenes se conoce como la cuestión iconoclasta.

Sociedad bizantina

La sociedad bizantina fue totalmente jerárquica. En la parte superior de la sociedad se encontraron el rey y su familia. Justo debajo de ellos vino a la nobleza formada por los consejeros del rey. Debajo de éstos se encontraba el alto clero. La élite estaba compuesta por campesinos ricos, comerciantes y propietarios de talleres. Una capa media de la sociedad estaba formada por pequeños agricultores, trabajadores de las oficinas artesanales y por el bajo clero (curas, párrocos y vicarios). La mayor parte de la población, la más afectada en este tipo de organización social, era constituida por campesinos pobres que trabajaron de manera durada soportando las tasas de impuestos para mantener el sistema.

Crisis y la toma de Constantinopla

Después de la muerte de Justiniano, el imperio bizantino estaba a merced de varias invasiones y desde allí comenzó la caída de Constantinopla. Con su debilitamiento, el imperio fue dividido entre diferentes realezas feudales. Constantinopla tuvo su caída definitiva en 1453, tras ser tomada por los turcos.

Actualidad

En la actualidad, Constantinopla se conoce como Estambul y pertenece al país asiático de Turquía. A pesar de un pasado turbulento, su centro histórico encanta e impresiona a numerosos turistas debido a la rica variedad de cultural que muestra los diferentes pueblos y culturas del pasado.

Escribe el primer comentario

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Más contenidos

    Síguenos en Facebook