Escuelapedia.com Varios ¿El cabello y las uñas crecen después de la muerte?

Avisos google

¿El cabello y las uñas crecen después de la muerte?

El cabello y las uñas crecen después de la muerte

Parece una escena de una película de terror: un cadáver con uñas y pelos en crecimiento. El hecho de que uñas y pelo crezcan después de la muerte es una historia que circula como una creencia generalizada. ¿Es esa creencia justificada?

La existencia de ese mito popular se debe a la presencia de un fundamento científico o empírico. Es posible que algunas personas, al lidiar con cadáveres, hayan percibido un aumento del tamaño de uñas y cabellos y divulgaron la información como un crecimiento propio de ambas atención. Pero es importante no confundir términos. Crecimiento y aumento de tamaño no es un mismo hecho. Como sucede con mucha mitología de la ciencia, no siempre los especialistas llegan a un consenso. La idea más defendida es que el cabello y uñas ‘crecen’ debido a la retracción de la piel después del fallecimiento.

El crecimiento es un proceso activo, es decir, implica un gasto energético. Para la formación de ambas estructuras las células gastan nutrientes y oxígeno. Entonces, es imposible que uñas y cabellos sigan creciendo tras la muerte de un individuo, pues con la falta de circulación sanguínea, no existe acceso al oxígeno y a los nutrientes que necesitan y mueren en pocas horas.

Ya, el aumento de tamaño no implica necesariamente un gasto de energía. Si una persona se golpea en la cabeza, por ejemplo, se forma un pequeño bulto sin que haya un gasto energético asociado al mismo.

Sabemos que después de la muerte el cuerpo sufre un proceso de deshidratación donde pierde agua. Y del mismo modo que una uva fresca cuando es deshidratada se convierte en una uva pasa –que es menor y más rugosa– las estructuras del cuerpo también se marchitan. Como las uñas y el cabello tienen poca agua en su composición, el tejido colindante (con más del 60% de agua en su composición) marchita de forma acelerada y hace que esas estructuras se resalten más, provocando la falsa ilusión de un aumento de su tamaño.

En caso del pelo, una parte del mismo está dentro de la piel – es el llamado folículo piloso. Cuando la piel se estropea, su espesura disminuye, exponiendo parte del folículo piloso. Eso da la impresión de que el cabello creció.

Como podemos aprender de este ejemplo, no todo lo que vemos es lo que parece. Es importante cuestionar nuestros conocimientos para hallar las informaciones correctas.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado