Escuelapedia.com Basico El arte egipcio: arquitectura del imperio antiguo

Avisos google

El arte egipcio: arquitectura del imperio antiguo

Arquitectura egipcia imperio antiguo
El Imperio Antiguo de Egipto, sometido por las dinastías III a VI, engloba los cinco siglos comprendidos entre los años 2755 y 2255 a.C. Hacia el año 3100 a.C. el país se unificó bajo el mando de fuertes caudillos del sur, sin embargo la idea de un Egipto dividido en dos zonas bien distinguidas (Alto Egipto al sur y Bajo Egipto al norte) persistió durante algún tiempo. Es la época conocida como tinita, avasallada por las dinastías I y II, y en ella destaca el monarca Narmer (algunos historiadores lo identifican como el monarca Menes), artífice de la formación de la I Dinastía. En la Paleta de Narmer (c. 3100 a.C., Museo Arqueológico de El Cairo), en piedra tallada, se puede ver al propio faraón llevando la corona del sur y subyugando a los pueblos del norte, con dos animales entrelazados que significan la agrupación de las dos zonas de Egipto bajo el mando exclusivo del faraón.

A lo largo de las primeras dinastías se construyeron relevantes complejos funerarios para los faraones en Abidos y Saqqara, a imitación de los palacios y templos (la tumba representa la síntesis de la noción de templo y de mansión privada). La gran cantidad de cerámica, obras en piedra y tallas de marfil o hueso encontrados en estas tumbas refrendan el alto grado de desarrollo de esta época. Los jeroglíficos (escritura mediante dibujos), forma de redactar la lengua egipcia, se encontraban así pues en su primer nivel de evolución, y ya mostraban su carácter de algo vivo, como el resto de la decoración.

En la III Dinastía la capital se trasladó a Menfis y los faraones comenzaron la construcción de pirámides, que sustituyeron a las mastabas como tumbas reales. El arquitecto, científico y pensador Imhotep construyó para el faraón Zoser (c. 2737-2717 a.C.) el conjunto de Saqqara; se trataba de una necrópolis integrada por una pirámide escalonada de piedra y un conjunto de templos, altares y dependencias afines. La gran pirámide escalonada donde reposan los restos del faraón está compuesta de varias mastabas superpuestas, y es el ejemplo más antiguo de arquitectura monumental conservado en la actualidad; ilustra además una de las fases en el desarrollo de la pirámide como tipología arquitectónica.

Pirámide escalonada de Saqqara

La pirámide escalonada del monarca Zoser, de la tercera dinastía de Egipto, fue erigida en Saqqara, necrópolis de la antigua capital Menfis, hacia el 2737-2717 a.C. Fue proyectada por Imhotep, el primer arquitecto conocido de Egipto, que más tarde fue deificado. Desarrollada con caliza local, alcanza los 61 metros de altura, fue la primera tumba monumental real y una de las estructuras en piedra más antiguas de Egipto.

La arquitectura del Imperio Antiguo puede reflexionarse monumental, dado que la caliza y el granito locales se utilizaron para la construcción de edificios y tumbas de enormes dimensiones. Desarrollaron una asombrante técnica arquitectónica. Empleaban bloques grandiosos de piedra, que se ajustaban a la perfección sin utilizar argamasa, y empleaban medios de elevación que ignoramos. La bóveda era un elemento conocido en la época, aunque no se empleaba en la arquitectura en piedra. De los templos construidos durante este ciclo apenas se conservan unos pocos ejemplos.

El conjunto monumental de Gizeh, donde fueron enterrados los faraones de la IV Dinastía, revela la destreza y habilidad de los arquitectos egipcios a la hora de cimentar monumentos que han permanecido como una de las siete maravillas del mundo, y muestran la brillantez de la civilización egipcia. Snefru emprendió la construcción de la primera pirámide sin escalones. Keops fue su sucesor y autor de la Gran Pirámide que, alcanzando los 146 metros de altura, está formada por cerca de 2,3 millones de bloques de piedra con un peso medio, cada uno, de 2,5 toneladas. Su hijo Kefrén levantó una pirámide menor, y Micerinos fue el creador de la tercera gran pirámide de este conjunto monumental.

Finalidad y legado

El fin que se perseguía con las pirámides era conservar y resguardar los cuerpos de los faraones para la eternidad. Cada pirámide se integra a un conjunto en el que figuraban un templo en el valle, un embarcadero y un corredor de comunicación entre unos espacios y otros, así como además un espacio reservado para realizar los ritos religiosos previos al enterramiento. Alrededor de las tres pirámides mayores de Gizeh (Keops, Kefrén y Mikerinos) creció una necrópolis (ciudad de los muertos) integrada por sepulcros denominados mastabas (en árabe mastabah, ‘banco de adobe’). De cubierta plana y paredes inclinadas, recibieron ese nombre por su afinidad con las casas egipcias de adobe en forma de pirámide truncada. Las mastabas fueron las tumbas de los miembros de la familia real, altos cargos, cortesanos y empleados públicos. Exteriormente parece una pirámide truncada de planta rectangular que está formado por una pequeña sala denominada sirdab, donde se almacenaba la estatua del difunto, identificada como un ser vivo, y la falsa puerta que comunicaba el mundo de los muertos y de los vivos. Delante de ella se depositaban las ofrendas y se realizaba el culto funerario. Bajo tierra se encontraba la cámara sepulcral, a la que se alcanzaba por un pasaje que se cerraba una vez depositado el difunto.

Frente a la relativa abundancia de restos monumentales de carácter funerario preservados, apenas hay ejemplos de arquitectura doméstica y construcciones ciudadanos de las ciudades egipcias del Imperio Antiguo; puede suponerse su disposición sobre calles bien trazadas y organizadas, tal y como se hizo en las necrópolis, sin embargo el uso del adobe (ladrillos de barro mezclado con heno o paja y cocidos al sol) para alzar los palacios y casas no ha permitido su conservación hasta la actualidad. De este modo, los templos y tumbas, edificados en piedra y construidos con una clara idea de eternidad, proporcionan la mayor y casi única novedad sobre las costumbres y estilo de vida de los antiguos egipcios.

Recomendado