Avisos google

Vorticismo

Vorticismo

Vorticismo señala un movimiento vanguardista inglés en el campo de la cultura artística (en particular en las artes plásticas y la literatura), formado en 1912 por el pintor canadiense Percy Wyndham Lewis (1882-1957) y el escritor Ezra Pound. Su nombre fue acuñado por Ezra Pound en 1913 y apunta para uno de los principales fundamentos de esta corriente estética, la representación de la realidad a partir de un punto, o mejor, de un vortex, del cual emanaban todas las formas plásticas.

Constituyendo de cierto modo el equivalente inglés al cubismo francés y al futurismo italiano, el vorticismo pretende responder contra el impresionismo, buscando ser el espejo pictórico del mundo industrializado.

Tal como el futurismo, representado por la obra del pintor Umberto Boccioni (1882-1916), el vorticismo utiliza, tanto en la pintura como en la escultura, un lenguaje dinámico que traduce sensaciones de actividades de movimiento. La representación de las figuras y de los objetos es llevada casi a la abstracción, posibilitando una mayor libertad formal, a partir de una estructura formada por líneas curvas o rectas, quebradas y angulosas, que transmiten una idea de estela.

Se integraron a este movimiento numerosos artistas procedentes de varios países anglosajónicos, como William Roberts, Edward Wadsworth (1889-1949), C. R. W. Nevinson, Mark Gertler (1891-1939), Robert Henri (1865-1929) y el americano Alvin Langdon Coburn (1882-1966), famoso por el retrato vorticista de Ezra Pound – realizado en 1916 – y por la construcción de una máquina que fue concebida por Pound que permitía obtener imágenes fotográficas de carácter abstracto (designadas vortographs), por un proceso idéntico al caleidoscopio. El pintor inglés David Bomberg (1890-1957), aunque no se haya asociado al movimiento de forma oficial, desarrolló un conjunto de trabajos que presentaban grandes afinidades con los principios estéticos del vorticismo. Su obra, fuertemente expresiva, se caracteriza por la definición de trazados en cuadrícula, que dividen y fragmentan las figuras, y por la preferencia por temas asociados a la vida urbana y a su dinamismo.

Los escultores Frank Dobson (1886-1963), Jacob Epstein (1880-1959) y Henri Goudier-Brzeska, realizan esculturas semi-abstractas que representan figuras esquemáticas con la naturaleza mecanicista.

Además de los artistas plásticos, formaban parte del movimiento los escritores Richard Aldington y Ezra Pound, que escenifica el aspecto literario del movimiento. El último fue responsable, junto con Wyndham Lewis, de la publicación de la revista Blast: Review of the Great English Vortex (blast significa explosión), creada con el objetivo de mejorar la producción ideológica y política del movimiento. Radical en su deseo de modernidad, esta revista, que reunió a sólo dos números (uno editado en 1914 y otro en 1915) intentó desestabilizar el contexto cultural conservador inglés. En su segundo número se incluyó manifiesto del movimiento futurista de Filippo Marinetti.

El estallido de la I Guerra Mundial en 1914, cuyo impacto se sentiría rápidamente en Inglaterra, provocó la dispersión de los artistas que constituían el grupo vorticista, impidiendo la consolidación de sus propuestas estéticas y el establecimiento de un verdadero programa filosófico. A pesar de tener un eco limitado en el nivel de producción cultural, a la que contribuyó a la reducida longevidad del grupo, así como el hecho de que se realizó una sola exposición colectiva (organizada en junio de 1915 por el Doré Gallery, Londres), el movimiento ha tomado un papel clave en el desarrollo de varios lenguajes estéticos en Inglaterra después de la guerra.

Recomendado