Escuelapedia.com Ciencias Sobre los hongos

Avisos google

Sobre los hongos

Sobre los hongos

Hongo rojo © Tony Wills

Los hongos son muy diferentes de otros grupos de seres vivos y, por tanto, se clasifican en un reino únicamente suyo, el reino Fungi. Aunque hay formas unicelulares tales como levaduras, los hongos son eucariotas y organismos heterótrofos, formados por una maraña de filamentos, llamados hifas, que pueden ser de dos tipos: cenocíticas o septadas. La pared celular de las hifas se compone de quitina, la misma sustancia que se encuentra en el exoesqueleto de los artrópodos. El conjunto de hifas forman un micelio, que puede crecer incesantemente mientras el hongo encuentra alimento y condiciones favorables para sobrevivir – cabe recordar que el crecimiento de las hifas sucede apenas en sus extremidades.

El hongo está formado por un conjunto de hifas capaces de absorber sustancias orgánicas simples del suelo o de otros seres vivos.

Ciertos hongos, muy conocidos como setas, poseen estructuras reproductivas llamadas de cuerpos fructíferos o cuerpos de fructificación, que quedan por encima del suelo.

Los hongos son seres heterótrofos que utilizan una gran cantidad de fuentes de alimentos orgánicos. Hay especies de hongos que se alimentan de materia orgánica viva, causando enfermedades en plantas y animales y la pudrición de las frutas y hortalizas; pero hay otros cuya nutrición es saprofita (obteniendo energía a partir de oxidación de restos orgánicos vegetales y animales muertos). En ese de la nutrición saprofita, ellos absorben moléculas orgánicas simples, procedentes de cadáveres de plantas o animales. Esas especies de hongos son imprescindibles en la naturaleza, pues ayudan a las bacterias heterotróficas en el reciclaje de los elementos químicos que constituyen la materia orgánica.

La reproducción de los hongos puede ocurrir sexualmente o asexualmente. En la reproducción sexual ocurre la fusión de dos hifas haploides con formación de cigotos diploides. Muchas especies de hongos tienen diferentes formas sexuales que son designados por los signos + y -, pues en esos organismos no hay diferencias que permitan clasificarlos como machos y hembras.

La reproducción asexual de los hongos puede ocurrir por gemación, fragmentación del micelio y por esporulación. En la gemación, los brotes se separan de la célula original formando cadenas de células. Es lo que ocurre en las formas unicelulares como el Saccharomyces cerevisae. En la fragmentación, un micelio se fragmenta originando varios micelios; y en la esporulación, se da la producción de esporas que son resistentes a ambientes desfavorables, y que, a través de mitosis, forman individuos adultos.

Los hongos se clasifican en cinco filos: Filo Cythridiomycota (citridiomicetos o mastigomicetos), Filo Zygomycota (zigomicetos), Filo Ascomycota (ascomicetos), Filo Basidiomycota (basidiomicetos) y Filo Deuteromycota (deuteromicetos).

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado