Resúmenes de NovelasEl Viejo y el Mar (Resumen)

El Viejo y el Mar (Resumen)

2,33 DE 3 VOTOS
imagen El Viejo y el Mar (Resumen)

En Cuba, hay un viejo pescador llamado Santiago, que no consigue capturar pescado desde hace ochenta y cuatro días. Su falta de éxito, sin embargo, es incapaz de romper su espíritu indomable. Tiene solamente un amigo, un chico llamado Manolin, que le ayuda durante los primeros cuarenta días de su mala racha. Después de eso, sin embargo, los padres de Manolin decidieron que el viejo tuvo la mala suerte y ordenó al niño para unirse a otro barco. Sin embargo, aun así cada día el niño ayuda al anciano para recoger su barco vacío.

Santiago dice a Manolin que mañana él irá a pescar más lejos, en el Golfo. Los dos retiran objetos de Santiago de su barco y van hasta la casa del anciano. Se trata de una casa muy simple, con apenas una cama, una mesa y una silla en un suelo sucio. Los dos amigos conversan un poco, después Manolin sale por algún tiempo para traer comida. Santiago se queda dormido.

Cuando vuelve Manolin, despierta a Santiago. Los dos comen alimentos traídos por el niño. Durante la comida, el niño tiene en cuenta la miseria en la que el viejo vive y dice para sí mismo que la próxima vez traerá para él una camisa, zapatos, un abrigo y una manta para el invierno. Manolin y Santiago hablan de béisbol y luego el niño se despide.

Santiago duerme. Él sueña con África, donde había sido un marinero en su juventud. Sueña con el ruido de las olas, barcos nativos y los leones caminando por la playa.

A la mañana siguiente, Santiago despierta y encuentra al niño en su casa. Los dos toman las cosas y las colocan en el barco. Beben café en un lugar que sirve pesado temprano. Manolin va a buscar sardinas para el viejo buscador. Cuando regresa, desea buena suerte y Santiago sale al mar rumbo a su destino.

Santiago deja la costa muy temprano, antes del amanecer. Santiago se encuentra en su trayecto cuando encuentra calamares, langostinos y peces pequeños. Santiago prosigue y observa peces voladores y pájaros, expresando simpatía por los últimos.

Pronto, él ve un albatros y se da cuenta de que el pájaro había visto algo en el agua. El viejo pescador rema en la misma dirección del pájaro y lanza sus líneas en el área, con la esperanza de atrapar a los peces que el pájaro había visto. Hay un gran cardumen de delfines nadando por allí, pero ellos siguen rápidos para ser atrapados por el albatros o por Santiago. Él continúa esperando agarrar una raya o tal vez un marlín en el cardumen. Santiago consigue un pequeño atún y entonces siente una punzada en una de las líneas más profundas.

El primer bocado es violento y rompe la vara a la que está conectada la línea. El siguiente golpe es más suave, pero Santiago sabe exactamente qué es. Cien brazas abajo, un marlín está comiendo las sardinas que ocultan el cebo. Alentado por una mordedura tan profunda y tan distante de la costa, Santiago deduce que el pescado debe ser muy grande.

El marlín muerde alrededor del gancho por un tiempo, negándose a ser enganchado completamente. Santiago habla en voz alta, como si tratase de convencer a pescado a tragar el anzuelo. Después de muchas falsas mordeduras, el marlín finalmente traga el atún donde está atrapado el gancho y empuja un gran pedazo de la línea.

Santiago espera un poco para que el marlín engulla el gancho y luego tira la línea dura para sacarla a la superficie. Sin embargo, el pescado es fuerte y no sube. Al contrario, nada, arrastrando al viejo y su barco con él. Santiago desearía que Manolin estuviera allí para ayudarlo.

Mientras baja el sol en el horizonte, el marlín continúa en la misma dirección, y Santiago pierde completamente de vista de la tierra. Él manifiesta su firmeza, diciendo en voz alta que no dejará el pescado hasta que esté muerto. Santiago quiere el pescado salte para terminar la pelea, pero teme que el gancho se escape de su boca. Disminuye lentamente su firmeza de propósito.

Un pajarito posa en el barco. Mientras que Santiago habla con él, el marlín toma un giro hacia adelante y derriba al anciano, cortando su mano. Sumergiendo las manos en el agua para limpiar la herida, Santiago se da cuenta de que la aguja redujo su velocidad. Decide comer el atún atrapado para ganar fuerza y soportar su calvario. Sin embargo, siente el cansancio y su mano izquierda está paralizada mientras está cortando el pescado. Aun así, el viejo pescador come atún, esperando a renovar su fuerza y ayudar a recuperar los movimientos de la mano.

En este punto, el marlín sale el agua por un momento y vuelve otra vez al mar. Santiago es sorprendido por su tamaño, porque es más alto que el barco, por lo menos dos pies. Se da cuenta que el marlín fácilmente podría destruir el barco si él quisiera, y él está feliz por el pescado no es tan inteligente como un hombre. Santiago reza para calmar sus preocupaciones y concentrarse en la persecución.

Cuando el sol se pone, Santiago piensa en sus triunfos en el pasado para tener más confianza en el presente. Recuerda una gran disputa de forcejeos que tenía en una taberna en Casablanca. Duró un día y una noche, pero Santiago eventualmente ganó. Decidió que podía ganar a cualquiera con su fuerza de voluntad, incluyendo su mano sin usar. Santiago trata de mover su mano izquierda, pero ella no obedece.

Recordando su agotamiento, Santiago resuelve que necesita dormir para ser capaz de matar al marlín. Corta el delfín que había traído para evitar despojos y comer un poco antes de preparar una forma de dormir. Santiago ata el hilo alrededor y se inclina en la proa para mantenerse firme, dejando su mano izquierda sobre la línea para despertarlo para arriba si el marlín llega a tirar. En pocos minutos el viejo se queda dormido, soñando con una escuela de marsopas, su pequeña casa y, finalmente, con los leones de su juventud en la playa africana.

Santiago es despertado por la línea moviéndose furiosamente por su mano derecha. El marlín salta del agua y todo lo que puede hacer el viejo es mantener la línea, que ahora corta seriamente su mano y lo arrastra hacia el fondo del barco. Santiago recupera su equilibrio y se da cuenta que el marlín había llenado las bolsas de aire de su dorso, y no puede más sumergirse para morir. El marlín nadará en círculos y entonces su agonía comienza.

Al amanecer, el marlín empieza a hacer un gran círculo. Santiago sujeta la línea con fuerza, tirando lentamente mientras el marlín rodea el barco. En la tercera vuelta, Santiago ve al pescado y otra vez es sorprendido por su tamaño. Prepara el arpón y tira sobre la línea. El marlín intenta desesperadamente soltarse. Santiago, incapaz de hablar por la falta de agua, cree que el pez lo está matando, pero incluso así él lo admira. El marlín sigue nadando, llegando más y más cerca. El final está cerca de la embarcación, y Santiago pegó con su arpón en el vientre del animal.

El pez da un salto definitivo y cae en el agua con violencia, cegando a Santiago temporalmente con una lluvia de agua salada. Con la poca visión, Santiago ve al animal muerto rodeado de sangre.

El viejo pescador se siente muy cansado, pero va a atar su presa al barco. Toma la línea a través de las branquias y la boca, con la cabeza cerca de la proa. Habiendo ocupado el marlín, Santiago iza la vela y deja que el viento lo empuje hacia el suroeste.

Una hora después de Santiago haber matado al marlín, surge un tiburón. Él había seguido el rastro de sangre dejado por el marlín durante su agonía. Cuando el tiburón se aproxima, Santiago prepara su arpón, esperando para matarlo antes que devorase al marlín. Ataca la cabeza del tiburón mientras muerde la parte de carne del marlín. El tiburón muerto se hunde lentamente en el océano, llevando consigo el arpón de Santiago.

Dos horas más tarde, llegan otros tiburones. Santiago ata su cuchillo en el extremo de un remo y lo utiliza contra los tiburones. Mata fácilmente al primero, pero el otro está destrozando al marlín. Santiago arria la vela a un lado del barco, inclinándolo y dejando al tiburón por debajo de la embarcación. Después de una lucha, también logra matarlo.

El viejo pescador se disculpa con el pescado por el que había sufrido la mutilación y lamenta haber ido tan lejos para conseguirlo. Cansado y desalentado, Santiago se sienta y espera el próximo depredador, esta vez un tiburón martillo solitario. Santiago rompe la hoja de su cuchillo para matarlo.

Más tiburones aparecen al atardecer y Santiago ahora tiene sólo un palo para echarlos. No mata a los tiburones, pero el dolor es suficiente para impedir su regreso. Santiago espera la noche así que pueda ver las luces de la Habana, que le guiarán a la tierra. Lamenta no haber recortado la espada de la nariz del marlín para usarla como arma; eso es imposible ahora, pues él ya no tiene cuchillo. Él se disculpa nuevamente con el pez. Cerca de diez horas de la noche, él ve las luces de la ciudad y navega en aquella dirección.

Durante la noche vienen los tiburones. Esta vez, es un conjunto con varios tiburones y la lucha es muy desigual. Santiago desesperadamente trata de ahuyentar a los animales, pero pronto se ve en desventaja. Él toma su barra de timón y golpea a los tiburones hasta que termina rompiéndose. Finalmente los tiburones se alejan. No hay nada más para comer allí.

Santiago ahora navega como en un sueño, no hay pensamientos o sentimientos. Él se centra sólo en el siguiente inicio e ignora los tiburones que mastican los huesos de marlín. Cuando llega al puerto, todo el mundo está durmiendo. Santiago deja el barco y se dirige de camino a casa. Finalmente llega y se derrumba instantáneamente en la cama.

Manolin llega a la cabina mientras que Santiago sigue durmiendo. El niño sale rápidamente para traer un poco de café a Santiago, llorando en el camino. Manolin ver los pescadores reuniéndose alrededor del barco, midiendo el marlín, que tenía seis pies de largo.

Cuando Manolin regresa a la cabina, Santiago está despierto. Ambos charlan y Manolin dice que pescarán juntos de nuevo . Santiago dice que no es una buena idea porque eso da mala suerte. Manolin responde que eso no importa, porque traerá suerte para los dos. Santiago acepta y Manolin sale a buscar comida y una camisa.

Esa tarde, aparecen los turistas en el pueblo. Una turista ve el esqueleto del marlín oscilante con la marea y pregunta al camarero sobre aquello. Él responde que se trata de un tiburón pensando que quería saber lo que había sucedido. La turista comenta a su acompañante que no sabía que los tiburones tenían colas tan hermosas.

Mientras tanto, en la casa de Santiago, el viejo pescador dormía, mirado en silencio por Manolin. Soñaba con los leones.

Las indicaciones literarias deben ser consideradas auxiliares y complementarias para facilitar la comprensión del autor y su trabajo. Para un mayor entendimiento se recomienda una lectura completa de la obra. Vea más resúmenes, críticas y análisis en el listado de resúmenes.

Otros resúmenes sugeridos
Contenidos recomendados