¿Qué es un shaduf en el Antiguo Egipto?

A los egipcios les gustaba inmensamente cultivar jardines. Fuera en la ciudad o en el campo, los propietarios se empeñaban en poseer un área bien cuidada donde producir frutas y verduras. La huerta era dividida en áreas cuadrangulares. Canaletas que se cortaban perpendicularmente separaban los cuadrados. Hasta el Imperio Medio tales canaletas eran rellenadas por medio de jarras redondas de cerámica, lo que significaba un enorme trabajo. La invención del shaduf representó un extraordinario progreso.

Pierre Montet describe así el artefacto: se clavaba en la tierra, a la vera del agua, un grueso pilar más o menos dos veces más alto que un hombre. Un árbol podía servir también si se encontraba en buen sitio. Instalaban en ese tronco una varia larga de modo que pudiese oscilar en los dos sentidos. En la extremidad más gruesa de la vara era clavada una gran piedra. Un recipiente de tela, o de cerámica, se encontraba suspendido de la extremidad más fina por una cuerda. El hombre había descender la cuerda para llenar el recipiente y después levantarlo, lo vertía en una canaleta y recomenzaba.

Se sabe de casos de jardines en los cuales hasta cuatro shadufs funcionaban al mismo tiempo. Tales máquinas primitivas tenían buen rendimiento, tanto es así que fueron empleadas siempre, incluso en los días actuales. Al parecer, en el Imperio Nuevo su uso era reservado a la irrigación de los jardines y no para los trabajos en los campos.

— 212 visualizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *