Escuelapedia.com Historia Reino de los francos

Avisos google

Reino de los francos

Reino de los francosDurante el siglo V, las tribus de los francos, con el proceso de invasión del Imperio Romano de Occidente, ocuparon el norte de la Galia. En el gobierno de Clovis, en 494, los ejércitos reales llevaron a cabo un asalto militar contra los visigodos, que aseguraban el dominio galo en toda la región. Durante el gobierno de Francia, los reyes emprendieron una fuerte asociación con la Iglesia Católica. Durante muchas dinastías, la Iglesia y los nobles recibieron tierras como forma de recompensa de la aprobación religiosa y apoyo militar.

A lo largo del siglo VII, los diversos reyes que asumieron el trono no lograron garantizar la unidad de los territorios. Conocido como reyes indolentes, dichas autoridades tenían facultades para otorgar poderes políticos a funcionarios públicos (major domus). El más conocido de ellos fue Carlos Martel, que en el año 732 lideró a los francos a la llamada Batalla de Poitiers, lo que impidió la expansión árabe hacia Europa Central.

Con este logro, Carlos Martel abrió las puertas para su hijo, Pipino, el Breve, garantizando la condición de rey de los francos. Con el respaldo de la Iglesia, Pipino emprendió la conquista de los territorios de la península italiana, que fue donada en la última parte de sus tierras para el alto clero. Dominado directamente por la Santa Sede, esta región fue declarada Patrimonio de San Pedro. Carlomagno, hijo de Pipino, sucedió a su padre en el año 768.

En la década de 770, Carlomagno sometió a los lombardos y los sajones, obligándoles a convertirse al cristianismo. Años más tarde llevó a cabo campañas en Europa del Este, que dominaron una parte de los pueblos eslavos. Fortaleciendo lazos con la Iglesia, el conocido como Imperio carolingio vio la expansión del cristianismo en Europa y limitó el avance de la Iglesia bizantina. En el año 800, el papa León III nombró a Carlomagno como emperador en Roma.

Para mantener la unidad de su territorio, era necesario distribuir tierras a los varios miembros del clero y la nobleza. Cuando conseguían la posesión de los condados y marcas (tipos diferentes de posesión de tierra), estos favorecidos grupos sociales mantuvieron una actitud de fidelidad con Carlos Magno. Además, el emperador creó un grupo de fiscales conocidos como missi dominici que eran forzados a fiscalizar territorios reales. Para poder administrar sus tierras, Carlos creó las capitulares, primer conjunto de leyes en el mundo medieval.

Los logros de este imperio que se formó en la Edad Media fueron los responsables de un período de intensa actividad cultural. Con el patrocinio del rey, se fundaron escuelas y varias obras greco-romanas serían traducidas con el apoyo de la Iglesia que preservó gran parte de ese conocimiento. Con la muerte de Carlomagno en 841, la capacidad del Imperio Carolingio fue puesta a prueba. Después del gobierno de Ludovico Pío, hijo de Carlos I el Grande, los territorios fueron objeto de disputa en torno a sus tres hijos.

Después de intensas discusiones, el Tratado de Verdún (843) estableció la división del imperio en tres reinos nuevos. Carlos el Calvo, se convirtió en el rey del oeste de Francia, Luis el Germánico, se apoderó del este de Francia, y Lotario se convirtió en rey de Francia central. Con la división, el poder militar de los francos no podía hacer frente a la invasión de los normandos, los húngaros y los árabes y terminaría por sucumbir.

En el proceso, otros nobles habían ganado prestigio a través de su éxito militar. En el año 987, Hugo Capeto controlaba la región occidental de Francia y con su ascenso se inició la dinastía llamada Capel. En la parte oriental, los duques de Franconia, Sajonia, Baviera y Suabia pasaron a tomar la región formando el Reino Germánico. La caída del Imperio Carolingio terminó con el reino de los francos, que fue sustituido por el poder político de los nobles terratenientes.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado