Escuelapedia.com Historia Primera Guerra Mundial y afán imperialista

Avisos google

Primera Guerra Mundial y afán imperialista

La Primera Guerra Mundial
La Primera Guerra Mundial fue una experiencia histórica que promovió un gran cambio en la visión establecida en relación con Europa. El viejo continente fue mirado como la cuna de la civilización y el modelo de desarrollo y el progreso a ser seguido por otras naciones del mundo. Sin embargo, esa visión romantizada de Europa escondía pretensiones de las disputas económicas desarrolladas a lo largo del siglo XIX.

Nuevos conflictos militares han dado lugar a la formación de los Estados de Alemania e Italia, que luego buscaron introducirse en la competición del sistema capitalista. Alemania tuvo gran destaque en ese proceso al formar su Segundo Reich (Segundo Imperio) que, en poco tiempo, consiguió hacer frente a las grandes potencias europeas. En esa época, la economía capitalista alcanzó el auge de la libre competencia causando una superproducción responsable de la crisis a finales del siglo XIX.

La alternativa buscada por las naciones sería la reanudación del proceso de colonización de los continentes africanos y asiáticos. Comenzó el llamado imperialismo (o neocolonialismo), que en esa época era visto como salvaguardia capaz de aprovechar las economías de las grandes potencias capitalistas de Europa. La Alemania, que se unificó tardíamente, no tuvo el mismo éxito en la obtención de las colonias de explotación. De ese modo, tendríamos un primer promotor de tensiones de las disputas que darían lugar a la Primera Guerra Mundial.

Junto a estos conflictos económicos, los movimientos nacionalistas europeos también causaron el desequilibrio en las zonas de influencia política en el viejo continente. Alegando la defensa de ciertos grupos minoritarios y nacionalistas, las grandes naciones industriales emprendieron pequeñas guerras que potencializaban animosidades. En ese aspecto, comprendemos la realización de una carrera armamentista que alcanzaría sus momentos de mayor auge antes de la gran guerra, iniciada en 1914.

La consumación de tantas tensiones por medio de la guerra, al contrario del pensamiento popular, no resolvieron las disputas entre las potencias capitalistas. El horror causado por el gran número de pérdidas humanas no fue suficiente para que las relaciones políticas y económicas fueran reconsideradas. Al final del conflicto en 1918, fue restablecida una serie de nuevas disputas que reavivarían las acciones imperialistas y darían origen a nuevas atrocidades materializadas en los enfrentamientos de la Segunda Guerra Mundial.

Recomendado