Avisos google

La adopción

La adopcion

En primer lugar se hace necesario clarificar el concepto de adopción. En líneas generales, la adopción consiste en colocar a un niño en un ambiente familiar, de manera permanente, y con adquisición de un vínculo jurídico de filiación, según las disposiciones legales en vigor. La adopción ocurre cuando los padres fallecieron, son desconocidos, no pueden o no quieren asumir el desempeño de sus funciones parentales o son señalados inapropiados por las autoridades competentes.

La adopción es considerada actualmente un medio de proteger al niño, poniéndolo en un entorno más favorable para su desarrollo. Si esto se lleva a cabo en buenas condiciones puede ser el mejor recurso para los menores privados de su familia de origen.

La adopción es mucho más favorable cuando más precozmente se inicia la conexión con la familia adoptiva. La fase ideal para suceder la adopción es aquella que antecede el reconocimiento de la madre en su individualidad. Infelizmente, la ignorancia sobre la posibilidad de adopción, la existencia de problemas personales y los prejuicios ligados son impeditivos de una decisión rápida por parte de la madre. Debido a estas y otras razones, la adopción generalmente no ocurre tan precozmente como sería deseable.

El mito de la familia ideal es también responsable acerca de los retrasos en los procesos de adopción. Este ideario, compartido por algunos especialistas, consiste en considerar que el niño privado de su familia debe ser introducido en el seno de una familia perfecta. Como este tipo de familia se hace en la práctica inexistente, es fundamental seleccionar familias que, aunque presenten defectos comunes, posean la estabilidad suficiente y calidad de afecto que garantice un desarrollo armonioso del niño.

Cuando el niño se enfrenta a los padres adoptivos puede reaccionar de forma negativa. Esta reacción refleja la dificultad en la integración de esas personas extrañas en la representación que el niño tenía del padre y la madre. Aunque este tipo de reacción es normal, si los padres adoptivos no están adecuadamente preparados y, este tipo de reacción del niño puede generar malestar y obstaculizar el desarrollo futuro de todo el proceso de adopción.

Hay situaciones en las que la gravedad de los casos lleva a desaconsejar la adopción de ciertos casos, una vez que es poco previsible la adaptación del chico/a en un determinado ambiente familiar, siendo reducida la posibilidad de establecer una relación paterno-filial que se pueda considerar normal.

El impacto de la adopción de los adoptadores depende mucho de sus motivaciones. Por esta razón cuando una pareja busca servicios de adopción hay varios aspectos que son evaluados, tales como: historia de la pareja, preferencias y justificaciones sobre la edad y el sexo del niño, relación de la pareja, relaciones laborales, entre otros. Una joven pareja con problemas de fertilidad tiene motivaciones diferentes probablemente si se compara a una pareja de edad avanzada, esta última preocupada con la perspectiva de una vejez marcada por la soledad.

El desempeño de las funciones parentales, se trate de padres adoptivos o biológicos, depende más de aquello que cada uno es como persona y de la forma en que aprendió a lidiar con los problemas que de cuestiones biológicas, aunque los padres adoptivos en igualdad de circunstancias tengan a veces que enfrentar mayores obstáculos. Efectivamente si los padres adoptivos no sienten especiales dificultades como padres, el hijo adoptado no encontrar muy probablemente problemas específicos en su desarrollo como hijo dentro del ámbito familiar.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Artículos relacionados
Recomendado