Escuelapedia.com Historia Julio César

Avisos google

Julio César

Cayo Julio Cesar
Cayo Julio César (en latín Caius ou Gaius Iulius Caesar – 13 de julio, 100 a.C – 15 de marzo, 44 a.C) fue un patricio romano político y líder militar. Julio César desempeñó un papel crítico en la transformación de la República romana en el Imperio Romano.

Sus conquistas en la Galia extendieron el dominio romano hasta el Océano Atlántico, un hecho de consecuencias dramáticas en la historia de Europa. En la vida más tarde, se enfrentaron en una guerra civil con la facción conservadora del senado romano, cuyo líder era Pompeyo. Después de la derrota de los optimates se convirtió en dictador -en el concepto romano del término- e inició una serie permanente de reformas administrativas y económicas en Roma.

Su asesinato en los idus de marzo en el 44 a.C por un grupo de senadores trabó su trabajo y abrió un camino a la inestabilidad política que culminaría con el fin de la República romana y el comienzo del Imperio Romano. Los hechos militares de Cesar son conocidos a través de sus propios relatos y de otros autores como Suetonio y Plutarco.

César nació en Roma en medio de una familia patricia de edad Iulius (pronunciada como Julius), la traducción al castellano: Julio, de acuerdo con la convención de nomenclatura romana. Su ascendencia, según la leyenda, llegaba a Iulo, hijo del príncipe troyano Eneas y nieto de la diosa Venus. En el apogeo de su poder, César comenzó a construir un templo a Venus Genetrix en Roma, en reconocimiento a su «divina» ancestral. Su padre fue el homónimo de Cayo Julio César y su madre Aurelia, quien también pertenecía a la familia patricia Cottae. Como joven, Cayo Julio vivía en Subura, barrio de clase media de Roma.

El apodo «César» se originó, según Plinio el Viejo, con un antepasado que nació por cesárea (del verbo latino: caedere). La Historia Augusta propone tres explicaciones alternativas: que la primera César tenía la cabeza llena de cabello (caesaries), que tuvo brillantes ojos grises (oculis caesiis), o que mató a un elefante (caesai) en la batalla. Cesar emitió monedas con imagenes de los elefantes, lo que sugiere que está a favor de esta interpretación de su nombre.

La familia de los Iuliae era aristocrática pero no era rica por las normas de la aristocracia romana de la época y por esta razón, ni su padre ni su abuelo lograron alcanzar posiciones prominentes en la república. Su tía paterna Julia se casó con el talentoso general y reformador Caito Mario, líder de la facción populista, los populares, en oposición a los conservadores (optimates). Al final de la vida de Mario, la lucha interna entre dos facciones había llegado al punto de ruptura. En el 86 a.C., comenzó una guerra civil interna, cuyo resultado a largo plazo fue la dictadura (en el concepto romano del término) de Lucio Cornelio Sila.

César estaba en el bando perdedor de Mario de la familia: no sólo era su sobrino, sino que también estaba casado con Cornelia Cinila, hija de Lucio Cornelio Cina, aliado de Mario y enemigo de Sula. Su situación no era mejor. Sila ordenó el divorcio de Cornelia, pero César se negó a abandonar a la joven y huyó de Roma para evitar la persecución. El dictador estaba disgustado con el reto mostrado por el joven de veinte años, pero había salvado la vida de César, por el divertido por el carácter del muchacho, diciendo: «Hay muchos en este Mario César» (según Gayo Suetonio). Pero a pesar del indulto de Sila, César decidió no permanecer en Roma, dejando a la provincia romana de Asia para cumplir su servicio militar. Durante la campaña en el servicio de Lucio Licinio Lúculo en Cilicia, César se distinguió por su valentía en combate y habilidades de liderazgo que lo convertirán en una leyenda.

Después de la muerte de Sila en 78 a. C., César regresó a Roma, donde comenzó su carrera como abogado en el fórum romano y se hizo conocido por su brillante oratoria. Sus principales víctimas fueron los políticos corruptos y culpados de extorsión. Con el perfeccionismo que siempre lo caracterizó, César no estaba contento consigo mismo y viajó a Rodas para estudiar filosofía y retórica con el gramático Apolonio Molo. Durante su viaje, su barco fue abordado por piratas que lo secuestraron. Cuando exigieron un rescate de veinte talentos de oro, César los desafió a pedir cincuenta, una fortuna aún en moneda corriente. Treinta y ocho días más tarde, el rescate había llegado y César fue liberado después de un cómodo cautiverio, donde se hizo amigo de algunos de los captores. Volvería a la libertad organizando una fuerza naval y capturando el refugio de piratas. Más tarde ordenó su crucifixión.

En el 69 a. C., Cornelia murió al dar a luz a un bebe muerto. Poco después César perdió a su tía Julia, viuda de Mario, a la que estaba muy unido. A diferencia de lo que era costumbre, César insistió en organizar funerales públicos para ambos, con elogios directamente en la tribuna. El funeral de Julia estaba lleno de connotaciones políticas, ya que César había incluido la máscara funeraria de Cayo Mario en la procesión, las primeras protestas públicas contra las leyes de proscripción de Sila en la década anterior. Y aunque el afecto era real, algunos han interpretado la medida como propaganda para las elecciones por delante para el cargo de cuestor.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Artículos relacionados
Otras materias disponibles
Recomendado