Escuelapedia.com Ciencias Impétigo, leptospirosis, meningitis y peste bubónica: enfermedades bacterianas

Avisos google

Impétigo, leptospirosis, meningitis y peste bubónica: enfermedades bacterianas

Impétigo, leptospirosis, meningitis y peste bubónica

Impétigo: causada por las bacterias Staphylococcus aureus y Streptococcus pyogenes, dichos organismos infectan a individuos a través de lesiones o pequeñas fisuras preexistente en la dermis. Después de este proceso inicial, se desarrollan pústulas en la piel que, rotas, forman una capa rígida. Cara, extremidades y las axilas son las regiones más susceptibles a la infección, que se produce por contacto directo o indirecto con las lesiones.

Leptospirosis: bacterias del género Leptospira, eliminadas por la orina de animales portadores de la enfermedad, como ratones y perros, al entrar en contacto con mucosas o piel de individuos de nuestra especie pueden causar esta enfermedad. Con síntomas que incluyen fiebre alta, dolor de cabeza, dolores musculares, vómitos, hemorragias, lesiones cutáneas y problemas respiratorios; puede llevar al individuo a la muerte por complicaciones renales y/o hepáticas.

Meningitis meningocócica: Neisseria meningitidis, Haemophilus influenzae y Streptococcus pneumoniae son bacterias cuya infección se produce por la inhalación de gotículas de saliva o secreciones que los contienen. Causan dolor de cabeza severo, fiebre y rigidez en el cuello, debido a que las meninges (membranas que recubren el cerebro y la médula espinal), quedan comprometidas. Puede causar la muerte si el tratamiento no se realiza en el tiempo y condiciones adecuadas. No hay ninguna vacuna preventiva para esta enfermedad.

Peste bubónica: también conocida como la peste negra, es una enfermedad cuya causa es la bacteria Yersinia pestis. Esta se transmite por la picadura de la pulga de la rata (Xenopsylla cheopis) o heridas y arañazos de animales domésticos infectados. En el cuerpo, la bacteria tiene la capacidad de sobrevivir y reproducirse dentro de los macrófagos, causando fiebre y la aparición de linfonodos – principalmente en el cuello y las axilas. Vómitos, dolor de cabeza, mareos, intolerancia a la luz, somnolencia, dolor en las extremidades y espalda, apatía, fiebre alta, delirio y en las formas más severas, diarrea, pueden surgir.

Recomendado