Escuelapedia.com Historia Imperio napoleónico

Avisos google

Imperio napoleónico

Imperio napoleonico

El imperio napoleónico se refiere a la hegemonía de poder establecida por Napoleón Bonaparte (1769-1821) en Francia entre 1804 y 1815. Fruto de la Revolución Francesa, difunde los ideales de la burguesía en ascensión por Europa. Con la política de expansión, el Imperio napoleónico se extiende por todo el continente en su apogeo, alrededor de 1810. Termina con la derrota francesa en la batalla de Waterloo y el aprisionamiento de Napoleón.

Líder militar exitoso, Napoleón ganó prestigio y apoyo popular en las guerras de Francia contra Italia y Austria (1796-1797) y Egipto (1798). Por lo tanto, es elegido por la burguesía francesa para resolver la grave crisis que se había instalado en el gobierno revolucionario. En 1799, Napoleón perpetra un golpe de Estado, lacaba con la Constitución y reemplaza el sistema político por una doctrina republicana, autoritaria, concentrando todo el poder en las manos del primer cónsul, cargo que ahora ocupa. Durante este período, llamado el Consulado, realiza un trabajo de pacificación y de organización de los territorios franceses. Establece una alianza con el papa Pío VII que restaura la composición de la Iglesia Católica en Francia, sujeta al control estatal. Por otra parte, dota a Francia de nuevas instituciones administrativas, legales y financieras.

Bonaparte participo activamente en la redacción del Código Civil, promulgado en 1804, lo que confirma la victoria de la revolución burguesa. El Código de Napoleón, como se sabe, influye profundamente en la legislación de todos los países europeos en el siglo XIX. El establecimiento de los principios de igualdad entre las personas, la propiedad de la tierra, la herencia, la tolerancia religiosa, la secularización de matrimonio y el divorcio son algunas de las novedades de la nación. En el exterior, Napoleón firmó tratados de paz con Austria en Lunéville (1801), y con Inglaterra en Amiens (1802).

Expansión del imperio

El Imperio napoleónico nace de manera oficial en 1804 cuando un referéndum aprueba el primer cónsul y emperador de Francia. Napoleón es consagrado por el Papa Pío VII en Notre Dame, en diciembre de ese año. Coronado con el nombre de Napoleón I, se preocupa la consolidación de su poder, la modernización de Francia y reanudar la tradición de despotismo ilustrado.

La convivencia con las potencias europeas se hizo insostenible debido a la política de guerra permanente del imperio, dando lugar a la formación de coaliciones de estas naciones contra los franceses. Napoleón I trató de invadir Inglaterra, pero fue derrotado en la batalla de Trafalgar (1805). Se vuelve luego a Europa Central. Austria gana la batalla de Austerlitz. A través de las guerras y acuerdos, se convierte en emperador de Alemania, Italia y Holanda. Después de la invasión de Prusia Oriental y Polonia (1806), obliga a Rusia a aliarse con Francia contra los ingleses. Con el objetivo de arruinar a Inglaterra, Napoleón establece un bloqueo continental, lo que impide el comercio de bienes británicos en Europa. Para facilitar esta estrategia, pone en práctica una política exterior dea usurpación, como la conquista de Portugal (1807), lo que provoca la llegada de la Corte Portuguesa a Brasil, y la invasión de España (1808).

El expansionismo genera nuevas dificultades: en 1809, el Ejército Imperial enfrenta rebeliones militares en España y ayuda a la formación de una coalición de cinco años. Pero en el mismo año, Napoleón derrotó a Austria de nuevo en Wagram, y firma la Paz de Viena. El acercamiento entre los dos estados se ve reforzada por el matrimonio del emperador con la archiduquesa María Luisa de Austria. En 1810, el Imperio napoleónico alcanza su potencia máxima, con la anexión de la costa de Holanda y Alemania. En ese momento, el imperio tiene 71 millones de habitantes, de los cuales sólo 27 millones son franceses. Sus áreas incluyen la mayor parte de Europa, que se extiende sobre un área de 750.000 kilómetros cuadrados, divididos en 130 departamentos.

Decadencia

En 1812, la alianza franco-rusa se fue desintegrada por el zar Alejandro, que rompió el bloqueo contra los británicos. Napoleón emprendió una campaña militar contra Rusia. Se introduce en Moscú, pero no puede negociar con el zar. Durante el retiro, el frío y el hambre asolan gran parte del ejército francés. Mientras tanto, en Francia, el general Malet, apoyado por los sectores descontentos de la burguesía y la vieja nobleza francesa, arman una conspiración para hacer un golpe de Estado contra el emperador. Napoleón regresa inmediatamente a París para tratar de controlar la situación. Pero en el extranjero, el imperio comenzó a perder terreno. Prusia cambia de campo. Alemania se muestra insubordinada. Napoleón acepta el armisticio de Pleswitz (1813), pero rechaza las condiciones del Congreso de Praga. Su ejército se pierde a España (1813).

Entonces comienza la lucha de la coalición contra Francia. Con la capitulación de París, el emperador se vio obligado a abdicar. El Tratado de Fontainebleau de 1814 condujo al exilio de Napoleón en la isla de Elba, donde huye al siguiente año. Llega a Francia con un ejército y recupera el poder. A continuación, se inicia el Gobierno de los Cien Días, cuando se promulga el Acta Adicional a las Constituciones del Imperio. Europa reanuda su lucha ahora con una ventaja de soldados frente al ejército francés. Napoleón entra en Bélgica en junio de 1815, pero es derrotado por los británicos en la Batalla de Waterloo y abdica por segunda vez, poniendo fin al imperio napoleónico. Así, finalmente se entrega a los ganadores, que lo mantienen en la isla de Santa Elena hasta su muerte.

Contenidos recomendados
Recomendado