Escuelapedia.com Historia El origen del hombre

Avisos google

El origen del hombre

Origen del hombre
La prehistoria es el período anterior a la aparición de la escritura, alrededor del año 4000 a.C. Su estudio depende del análisis de los documentos no escritos, tales como restos de armas, herramientas, pinturas, dibujos y los huesos.

El género Homo apareció hace aproximadamente 2,5 millones de años. Entre los estudios, es aceptada la existencia de tres fases evolutivas del hombre prehistórico, que son:

  • Paleolítico. También conocida como Edad de piedra. Es dividida en Paleolítico inferior (2.500.000 a.C. –100.000 a.C.) y Paleolítico superior (35.000 a.C. –10.000 a.C.).
  • Neolítico. También conocida como Nueva Edad de Piedra. Alrededor del 7.000 a.C. –4.000 a.C.
  • Edad de los Metales. Desde el 5.000 a.C. hasta el 4.000 a.C.


Esta división está en constante evolución, pero muchos investigadores defienden este punto de vista de la historia. Afirman que existe una gran diversidad entre los grupos humanos y de ese problema en particular, cada hombre se organiza de un modo alternativo, lo que resulta en el florecimiento de diferentes culturas. De aquí se deduce que algunos grupos humanos pueden simplemente haber acelerado una etapa o saltado una de ellas.

El origen del hombre

La escasez de información limita el conocimiento del origen del hombre. La fecha de los estudios datan de finales del siglo XIX, y muchos descubrimientos de restos humanos se produjeron de una manera casual, no siempre llevado a cabo por especialistas.

El descubrimiento de los rasgos culturales comunes en grupos separados indica que, probablemente, muchas de ellas aparecieron en diferentes regiones.

En general, podemos decir que hay un tronco común desde el que se originaron los grandes simios (Pongidae) y el hombre (Hominidae). A este pariente común se le conoce como el eslabón perdido. En un momento específico de la evolución, los dos grupos se separaron y cada uno presentaría su evolución propia. Los pongidae presentaron la forma de gorila, chimpancé y orangután; los hominidae, llamados homínidos, tomaron la forma actual de Homo Sapiens.

Primeros homínidos

El Australopithecus es el homínido más antiguo conocido. Se encontró en Sudáfrica y los estudios han demostrado que vivió entre los años 1.000.000 a.C. y 600.000 a.C. A pesar del cráneo pequeño, tenía las características de los homínidos. Mantenía la postura erguida y forma de desplazamiento bípeda.

El Homo habilis vivió hace alrededor de 2,5 millones de años y fue contemporáneo del Australopithecus, pero con mayor capacidad craneal. En su dieta se incluye una alimentación con carnes, lo que provocó transformaciones en los dientes.

Al Homo habilis le sigue el tercer tipo de homínido, el Erectus Pitecanthropus, que debe haber vivido entre los años 500.000 a.C. y 200.000 a.C.

El Homo erectus, como ahora se llama, tenía enormes mandíbulas y los dientes grandes, más capacidad cerebral que el anterior y los miembros mejor adaptados a la postura erguida.

Con el hombre de Cro-Magnon se alcanza el Homo Sapiens. Llegamos a esta etapa alrededor del 40.000 a.C. Poseía una altura acentuada, miembros rectos y pecho amplio, como también, mayor superficie craneal encontrada hasta entonces, lo que probó la eficacia de la vida social.

Los patrones culturales de la Prehistoria

Podemos clasificar las etapas culturales de la humanidad en la barbarie o vida salvaje, y la civilización o sociedad organizada. La civilización sería posterior a la escritura; el resto de características de los hombres de la prehistoria.

Sin embargo, cada pueblo tuvo su propia cultura, evolución y civilización que debe ser entendido en su momento histórico con exactitud, de lo contrario no se estaría explorando la historia del hombre, sino tratando de demostrar la superioridad de la civilización occidental.

La aparición de la agricultura tuvo lugar entre el año 8000 a.C. y el 5000 a.C, dentro del marco histórico del Neolítico. Sucedía cuando el hombre dejó su vida nómada, instalándose alrededor de las orillas de los ríos y lagos y cultivando trigo, cebada y avena. En este tiempo, además, domestica ganado bovino, mejorando su alimentación. En esta nueva situación, surgen los primeros aglomerados urbanos, con propósitos principalmente defensivos. Se desplazan haciendo viajes por tierra y mar. La comunidad de la época era todavía primitivo, existiendo únicamente miembros con lazos de sangre, idioma y costumbres.

A partir de este momento, la evolución de la comunidad se desarrolló en dos direcciones: hacia la extensión de la propiedad individual y la propiedad en el sentido de la transformación de las antiguas relaciones familiares.

Durante la edad de los metales (5000-4000 a.C.), el cobre llegó a ser fundido por el hombre, después, siguiéndose el estaño, lo que permitió la obtención del bronce, resultante de la unión de los dos primeros.

Alrededor del 3000 a.C., el bronce fue producido en Egipto y Mesopotamia, y la técnica se extendió a otras personas de la población.

La metalurgia del hierro es posterior y comienza alrededor de 1500 a.C. en Asia Menor. Su descubrimiento contribuyó a la supremacía de los pueblos que la dominaban y subieron perfeccionarla.

El origen del hombre americano

Según algunos estudiosos en el campo, el continente americano comenzó a ser poblado hace alrededor de 50.000 a 60.000 años. Sobre los pueblos más remotos, los arqueólogos descubrieron restos de carbón, objetos de piedra, dibujos y pinturas en cuevas y partes de esqueletos. Asimismo, se encontraron obras construidas por ellos, tales como pirámides, templos y ciudades. Algunas civilizaciones, como los aztecas y los mayas, dejaron documentos que aún siguen siendo estudiados.

Hoy en día, los investigadores admiten que los primeros pobladores de América vinieron de Asia, debido a la gran semejanza entre indios y mongoles.

La teoría más aceptada es que los antiguos llegaron a pie por el Estrecho de Bering, en la era de la glaciación, 62.000 años atrás. Otros dicen que vinieron provenientes de las islas de la Polinesia, en pequeñas embarcaciones, y desembarcaron en varios lugares y, de ahí, se extendieron.

Por los utensilios encontrados en el continente americano, se sabe que el hombre era cazador y usaba el fuego para cocinar y como medida de protección de los enemigos por los utensilios descubiertos.

Recomendado