Avisos google

El albinismo

Albinismo

El albinismo es una condición de naturaleza genética donde ocurre un fallo en la producción de melanina. Es una situación hereditaria y puede clasificarse en dos tipos: tirosinasa- negativo (cuando no hay producción de melanina) y tirosinasa- positivo (cuando existe producción de melanina en pequeñas cantidades).

Características del albinismo

La melanina juega un papel muy importante, porque es la que forma una barrera natural contra la radiación solar. Se distribuye por todo el cuerpo, siendo responsable no sólo por el color, sino también para la protección de la piel.

Esta alteración genética en la producción de melanina es responsable de la ausencia parcial o total de pigmentación de los ojos, la piel, el pelo y el cabello de los albinos, pudiendo ocurrir tanto en seres humanos como en animales y plantas.

En un cuerpo que no tiene este defecto genético, la melanina es producida a través de un aminoácido conocido como tirosina. En el caso de los albinos, la tirosina se presenta inactiva; en consecuencia, no ocurrirá la producción de pigmento.

La piel de albino es de color blanco, frágil y fotosensible, por lo tanto, no debe ser expuesto a la radiación solar. En estas personas, la exposición al sol no produce bronceado, al contrario, puede causar quemaduras de varios grados. Personas con ese fallo de pigmentación son más susceptibles a desarrollar cáncer de piel precozmente.

También existe el albinismo ocular que es menos severo que el albinismo tirosinasa- negativo, pues, en este caso, la única región afectada son los ojos que, frente a este fallo, presentarán una variación en el color del iris.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Artículos relacionados
    Recomendado