Escuelapedia.com Ciencias Diferencia entre desodorantes, antitranspirantes y antiperspirantes

Avisos google

Diferencia entre desodorantes, antitranspirantes y antiperspirantes

Diferencia entre desodorantes, antitranspirantes y antiperspirantes

En los estantes de los supermercados y farmacias hay una miríada de productos diseñados para solucionar el problema del olor del sudor de nuestros cuerpos, principalmente, en la región axilar. Hay antitranspirantes, desodorantes y antiperspirantes, y todavía existen más opciones, tales como crema, aerosol, spray y roll-on. ¿Cómo elegir cuál es el mejor para un caso específico?

Bueno, si es una persona que no transpira mucho y quiere solamente disminuir el olor desagradable, un desodorante puede resolver sus problemas. La finalidad del desodorante, como el propio nombre indica, es desodorizar, es decir, eliminar el olor.

Esto es interesante cuando sabemos la constitución de nuestro sudor. En realidad, él tiene una función muy importante, que consiste en mantener la temperatura del cuerpo, porque cuando se evapora, el cuerpo se enfría, también mantiene la piel hidratada y elimina metabolitos. Además, no posee ningún olor, porque es prácticamente agua (99%), el resto son iones como potasio, sodio, cloruro, cloruro de amonio, ácidos carboxílicos de baja masa molar, urea y otros componentes. Sin embargo, en nuestra piel, existen bacterias que descomponen algunas sustancias del sudor, produciendo otras de olor desagradable, principalmente ácidos carboxílicos.

Sabiendo esto, el desodorante tiene productos químicos, principalmente el triclosán, cuya fórmula estructural es representada debajo, que son capaces de inhibir el crecimiento de bacterias en la piel, enmascarando el hedor.

Formula triclosan

Fórmula de triclosán, componente activo antibacteriano y fungicida de la mayoría de desodorantes

Los desodorantes también pueden introducir otros componentes, tales como alcohol y esencias. Por lo tanto, la exposición al sol de la axila con desodorante (o con cualquier producto que contenga alcohol) puede causar manchas y el oscurecimiento de la piel.

Ahora, si se suda mucho, y se quiere además de acabar con el mal olor eliminar la sensación desagradable e incómoda de sudor, la salida al problema es el uso de antitranspirantes. Los antitranspirantes funcionan como inhibidores de la transpiración y mantiene el cuerpo relativamente seco. La misma función tienen los antiperspirantes, pues la palabra ‘perspirar’ significa transpirar insensiblemente en toda la superficie.

Por lo tanto, no todos los desodorantes tienen acción antitranspirante, pero la mayoría de los antitranspirantes tiene acción desodorante, porque ellos también contienen sustancia que enmascara el olor.

El principal componente activo de los antitranspirantes es clorhidrato de aluminio, cuyos cationes Al3+ coagulan proteínas, formando estructuras bloqueadoras que provocan el cierre de los ductos de las glándulas sudoríparas, reduciendo la producción del sudor. Por causa de eso, existe el riesgo de obstrucción de los poros e inflamación de la glándula. Algunas personas pueden presentar todavía irritación a componentes derivados del aluminio.

Recientemente, se ha divulgado información señalando que sales de aluminio y sus derivados utilizados en antitranspirantes podrían estar provocando el cáncer de mama en las mujeres. La explicación que sería dada para eso es que el aluminio puede ser absorbido por el organismo y acumularse. Hasta la fecha no existen datos suficientes capaces de confirmar esa relación. Pero, estudios en esa área continúan siendo realizados.

Ahora, en cuanto al tipo más adecuado para cada piel, necesidad y gusto, veamos los consejos que exponemos a continuación:

1. Crema: hidrata la piel, por eso, si las axilas son depiladas con láminas, esa es la mejor opción.

2. Roll-on: este tipo de desodorante no es muy adecuado para el contacto directo con la piel, pudiendo ser contaminado.

3. Spray: en el caso de desodorante o antitranspirante spray ellos se presentan en forma líquida pudiendo causar ardor en la piel.

4. Aerosol: es lo que seca más rápidamente de todos, pero, además de poder causar irritación en la piel, manchas en las ropas, el líquido de él viene bajo fuerte presión combinado con gases. Ahí es donde reside el mayor peligro: tenemos que tener cuidado para que el desodorante o antitranspirante en aerosol spray que compremos no contenga los gases CFCs (clorofluorocarbonos), pues ellos son gases contaminadores que agravan el problema del efecto invernadero y del calentamiento global.

Una información importante también es que usamos sustancias básicas como la leche de magnesia y talcos con bicarbonato de sodio, eso provocará la muerte de bacterias y también terminará con el mal olor en las axilas.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado