Escuelapedia.com Historia Crisis en el Imperio Romano

Avisos google

Crisis en el Imperio Romano

Imperio Romano Crisis
En el siglo III, vemos el desarrollo de una grave crisis que influye en gran medida a la desintegración del Imperio Romano. Tomado por un territorio de grandes proporciones, el Estado no conseguía mantener su hegemonía política y administrativa entre los diversos pueblos que estaban bajo su control. Mientras que las riquezas obtenidas eran inmensas, los problemas y los gastos también se manifestaron en proporción similar.

El escenario vino a agravarse con la crisis del sistema esclavista, provocada por la ausencia de nuevos territorios por conquistar y que, a su vez, garantizasen el suministro de la enorme fuerza de trabajo que sustentaba el Imperio Romano. Con el tiempo, la escasez de esclavos determinaba un proceso natural de retracción económica, pues los propietarios de tierra no podían rentabilizar el uso de todas las propiedades para fines agrícolas.

Una vez instalada la retracción económica romana, el Estado sufría con la disminución significativa en la recaudación de impuestos que proporcionaba su sustento. La falta de esos recursos hacía que los enormes gastos destinados al ejército fuesen sensiblemente disminuidos. De modo directo, la imposición de ese problema financiero debilitaba los contingentes militares que realizaban la protección de las fronteras romanas, hasta entonces, ya presionadas con el avance de los pueblos bárbaros.

En este escenario de destrucción, podemos ver que los grandes terratenientes empezaron a realizar el arrendamiento de sus tierras como un medio de asegurar la explotación económica de los mismos. Los plebeyos (en crisis debido a la contracción de las actividades comerciales), esclavos liberados y pequeños agricultores libres, ganaban el derecho a cultivar en las tierras ofreciendo, a cambio, el empleo de su mano de obra en las tierras del propietario.

Así, vemos que la rica y dinámica economía sustentada por el trabajo esclavo comenzaba a derrumbarse progresivamente. Sin fuerzas, el gobierno permitiría la entrada de los bárbaros hacia sus dominios, un gran número de esclavos sería liberado mediante la retracción de la economía y la gran masa plebeya, sustentada por el gobierno, perdería sus privilegios. En la esfera económica, las actividades abandonarían un mercado articulado para entonces, volviéndose hacia la sustentación local.

Tomando nota de la aparición de estos eventos, vemos que el Imperio Romano perdía las características fundamentales que organizaron su propia existencia. En líneas generales, vemos que a lo largo de las décadas, una extensa parcela de aquellos dominios estaría marcada por otras características y prácticas en los ámbitos cultural, económico y político. La crisis se asentaba, para así, contemplar el desarrollo de las experiencias que definirían el inicio de la Edad Media.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado