Escuelapedia.com Historia Conflicto de Oriente Medio

Avisos google

Conflicto de Oriente Medio

Conflicto Oriente Medio

Los conflictos que hoy aquejan a Oriente Medio tienen diferentes motivos. La principal justificación es asociada al territorio: la lucha de los israelíes y los palestinos luchan para asegurar tierras sobre las cuales, según ellos, tienen derecho milenario. Otra cuestión se refiere a la cultura y la imposición de valores occidentales a las antiguas tradiciones orientales. También se puede mencionar el factor económico –tal vez el preponderante: las potencias capitalistas quieren establecer un punto estratégico en la más rica región petrolífera del planeta. Y todavía existe una cuestión política.

Las tensiones persisten durante siglos. Expulsados de Palestina por los romanos en el siglo I bajo la Era Cristiana, los judíos durante siglos habían acariciado el sueño de regresar a la «Tierra Prometida» enfrentando todo tipo de discriminación y persecución. Sin embargo, el territorio, durante su ausencia, fue ocupado por otras personas que también se sienten en el derecho de permanecer de modo autónomo.

Durante el dominio británico sobre la región, los británicos permitieron la compra de tierras en Palestina por los judíos ricos de todo el mundo que comenzaron a ocupar el área. Esta migración masiva de los judíos a la Tierra Santa fue llamada «sionismo», en referencia a la colina de Sión, en Jerusalén.

Los británicos después de la Primera Guerra Mundial, se comprometieron a ayudar a los judíos a construir un Estado libre e independiente en el territorio palestino, buscando así debilitar a los árabes y obtener ventajas económicas en la región. Entre 1930 y 1940, se intensificó considerablemente la inmigración judaica a Palestina.

La afluencia incontrolada de judíos en Palestina causó graves problemas en la víspera de la Segunda Guerra Mundial: las áreas del asentamiento judío y palestino no fueron delimitadas y grupos de características étnicas y religiosas tan diferentes tuvieron que compartir el mismo territorio, de donde resultaron graves hostilidades entre ambos.

Con el holocausto de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, la opinión pública, conmovida por los sufrimientos de los judíos, se acordó la creación de un Estado judío en Palestina. La nueva creación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sostuvo que la solución a los problemas de Oriente Medio sería su prioridad, con el consentimiento de los Estados Unidos y de Inglaterra, interesados en fijar un aliado en la región, ya que no confiaban en los Estados árabes que la cercaban. Los palestinos, a su vez, también aspiraban a crear un Estado independiente en territorio palestino y, por tanto, con el apoyo de los países árabes.

En 1947, la ONU estableció la división del territorio palestino entre los judíos, que ocuparon el 57% de la tierra con sus 700.000 habitantes, y los palestinos, cuya población comprendía alrededor de 1,3 millones de habitantes, siendo el 43% restante del territorio.

Con la retirada de las tropas británicas que ocuparon la región, se inició en 1948, una guerra entre Israel y la Liga Árabe, fundada en 1945 y que reúne a los estados árabes que tratan de defender la independencia e integridad de sus miembros. La guerra fue dirigida por Jordania y Egipto. Israel ganó el conflicto y ocupó áreas reservadas a los palestinos, aumentando a 75% el dominio sobre las tierras de la región. Egipto tomó el control de Gaza y Jordania creó Cisjordania.

En 1956, el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser declaró la guerra a Inglaterra, Francia e Israel a fin de tomar definitivamente el control sobre el Canal de Suez en manos europeas desde su construcción. Para ello contó con el apoyo de la Unión Soviética, un país que, en el contexto de la Guerra Fría, apoyó todas las iniciativas por la liberación nacional con el fin de ganar aliados para el bloque socialista. Durante la guerra, Israel ocupó la península del Sinaí, pero se lo devolvió poco después, debido a la presión ejercida por Estados Unidos.

Organización para la Liberación de Palestina (OLP)

Para defender la lucha de los palestinos hacia la creación de un estado autónomo, se creó la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en 1964, figurando como líder Yasser Arafat. En las filas de la OLP, surgió Al Fatah, el brazo armado de la organización que predica el terrorismo y la lucha armada para destruir a Israel. La OLP apenas recientemente fue reconocida por Israel como representante de los intereses palestinos en la cuestión territorial. Hasta entonces, cuando hubo negociaciones de paz, sus miembros ingresaban en delegaciones de los países árabes como Egipto y Jordania.

En 1967, un nuevo conflicto estalló entre árabes e israelíes. Después de la retirada de las tropas de la ONU que custodiaban la frontera entre Egipto e Israel, las tropas israelíes avanzaron hacia la península del Sinaí, la Franja de Gaza y las colinas de Golán. La ocupación sucesiva de Israel en las áreas de población palestina obligó a huir a países vecinos – principalmente en el sur del Líbano – donde vivían en condiciones infrahumanas, causando problemas en estos países. Además, desde el sur de Líbano, la OLP, pasó a bombardear objetos israelíes en Galilea, llevando al ejército israelí a realizar violentas represalias contra el Líbano en 1972.

La OLP adoptó el terrorismo como una estrategia en contra de Israel que, a su vez, con un amplio apoyo de las potencias occidentales, desarrolló un potente aparato bélico.

En respuesta a las invasiones israelíes de 1967, la festividad judía de Yom Kippur (Día del Perdón) en 1968, Egipto y Siria hicieron un ataque simultáneo a Israel que reaccionó prontamente, venciendo las fuerzas agresoras. En las zonas que estaban siendo ocupadas por Israel, especialmente en Gaza y Cisjordania, hubo asentamientos de judíos protegidos por soldados israelíes. La estrategia fue dirigida a consolidar el control sobre el territorio. En la actualidad, más de 170.000 judíos viven en asentamientos en los territorios ocupados por Israel.

Acuerdos de paz

Cuando el presidente Anwar el-Sadat se convirtió en presidente de Egipto, asumiendo una postura de distanciamiento con la Unión Soviética y de aproximación respecto los Estados Unidos. Esto condujo las conversaciones de paz entre israelíes y egipcios que resultaron en un acuerdo formalizado en Camp David, en 1979. Firmaron, bajo la supervisión del presidente norteamericano Jimmy Carter, el presidente egipcio Sadat y el primer ministro israelí, el ultraderechista, Menájem Beguín.

El acuerdo preveía que Israel devolvería Sinaí a Egipto hasta el año 1982 y en Gaza y Cisjordania, nacería una «autoridad autónoma», de la cual la OLP no participaría, y que gobernaría esas regiones por 5 años hasta la retirada final de Israel. El acuerdo no resultó del agrado ni de los judíos instalados en las colonias de Sinaí, ni mucho menos de los árabes que esperaban mayores concesiones de los israelíes. Por lo tanto Sadat, considerado por muchos traidor a la causa árabe en el Medio Oriente, fue asesinado en 1981.

Intifada

En la década de 1980, las negociaciones sobre el futuro de Oriente Medio no avanzaron. Por un lado, los árabes comienzan la Intifada, levantamiento popular en Gaza, cuya mecha fue el atropello y asesinato de cuatro palestinos por un camión del ejército israelí en 1987. Adolescentes armados con palos y piedras, se enfrentaron en las calles a los soldados israelíes y se produjo un levantamiento popular. La represión israelí fue brutal. Desde entonces, los enfrentamientos entre palestinos y colonos en las áreas de ocupación israelí han sido frecuentes.

En 1992, sin embargo, la elección de Yitzhak Rabin, un miembro del Partido Laborista, como primer ministro de Israel, favoreció la reanudación de las conversaciones de paz entre árabes e israelíes. Al mismo tiempo, Arafat, debilitado por la disidencia interna de la OLP, ya adoptaba una postura más conciliadora y menos belicosa.

La disposición de ambos los llevó en 1993 a una reunión en Oslo, donde se decidió que, poco a poco, Israel devolvería a la Franja de Gaza (zona pobre donde habitan 800.000 palestinos) y Jericó en Jordania, para la administración directa y autónoma de los palestinos, a pesar de los aproximadamente 100.000 colonos judíos allí instalados permanecer protegidos por el ejército israelí.

Por acuerdo, se opusieron a las facciones palestinas hostiles a Arafat, afirmando que las concesiones de Israel eran pequeñas en comparación con los deseos de los palestinos y los israelíes que habitan las regiones a ser devueltas. El 4 de noviembre de 1995, durante un mitin por la paz en Plaza de los Reyes en Tel Aviv, un estudiante judío de 27 años, miembro de una organización paramilitar de derecha, asesinaría a Yitzhak Rabin.

Las conversaciones de paz no han progresado después de la elección de Benjamín Netanyahu, el Likud, partido de derecha israelí, para el cargo de primer ministro. Netanyahu no estaba dispuesto a hacer concesiones a los palestinos. Sin embargo, en 1999, se celebraron elecciones generales en Israel y el Partido Laborista, representado ahora por Ehud Barak, volvió al poder, reabriendo las negociaciones de paz para la región. El principal obstáculo en este momento era decidir sobre el estatuto de Jerusalén, ciudad sagrada tanto para judíos como para musulmanes.

Todavía, en septiembre de 2000, un episodio marcaría el aumento de la tensión entre palestinos e israelíes, cuando Ariel Sharon, líder del Partido Conservador y el máximo exponente del conservadurismo judío, visitó el Monte del Templo en Jerusalén. El acto parecía un fuerte desafío a los árabes y comenzó la «nueva Intifada». Los ataques terroristas y los enfrentamientos entre palestinos e israelíes se han convertido en cada vez más frecuentes, amenazando peligrosamente las conversaciones de paz.

La situación, sin embargo, se hizo más violenta cuando, a principios de 2001, el mismo Ariel Sharon fue elegido primer ministro de Israel, revelando el sentimiento dominante entre los israelíes de no reanudar las negociaciones para la creación de un Estado palestino, mientras durase la Intifada.

Antes de los ataques terroristas de violencia promovidos por Hamas y por Hezbolá, grupos árabes extremistas que predican el exterminio de los judíos, las acciones del ejército israelí también han sido cada vez más crueles, llegando incluso a la población civil de las regiones dominadas.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado