Escuelapedia.com Varios Conciliar estudios con ocio nocturno

Avisos google

Conciliar estudios con ocio nocturno

Fiesta jovenes

Pensando que la fase adolescente y joven es un momento de grandes transformaciones y cambios, reconocemos que existe una necesidad de identificación, una vez que atraviesan una transición entre la fase infantil a la adulta y obteniendo independencia en relación a la familia y la sociedad.

Igualmente, se exploran estas identificaciones en sus círculos de amistades y en los medios, pues ejercen una gran influencia para la constitución del individuo estimulando la acción a través de música, belleza, imagenes y colores. Por ejemplo, las fiestas de ocio nocturno organizadas de manera espontánea y en un espacio de libre acceso, popularmente conocidas como botellones, y que en el ámbito juvenil atrae cada vez más como manera de entretenimiento, frente a tantos desafíos y transiciones afrontados por el joven.

Y cuando esa juventud posmoderna se ve frente a una situación compleja, al final se plantea la cuestión sobre la posibilidad de conciliar esos dos factores tan presentes en la vida de ellos. Como se mencionó anteriormente, este es un período de desafíos, por lo tanto también de opciones. El adolescente y el joven necesitan establecer prioridades, es decir, conceder mayor importancia a aquello que repercute en resultados positivos –como el estudio– pues requiere de bastante inversión. Ello no implica una anulación del placer y el entretenimiento, no significa que fiestas y otras formas de ocio no resulten importantes, pues forma parte de la vida de ellos y pueden ser vivenciadas dentro del equilibrio.

El equilibrio entre hacer lo que le guste (asistir a fiestas por ejemplo) y aquello que necesitan(estudios) puede ser obtenido a través de la administración del tiempo y el establecimiento de algunos límites horarios; reservando días específicos para el entretenimiento, de preferencia fines de semana, y si estas salidas coinciden con días de aula o estudio, fijar los horarios para su llegada, pues una noche de mal descanso se refleja en resultados negativos en el rendimiento de las aulas. El alcohol, según estudios realizados, destruye células cerebrales que gobiernan el aprendizaje y la memoria.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado