Escuelapedia.com Varios Calentamiento global: presente y futuro del planeta

Avisos google

Calentamiento global: presente y futuro del planeta

calentamiento globalEn los últimos 120 años, la temperatura media en la Tierra ha aumentado aproximadamente 0,8 ° C. Los océanos, debido a su enorme masa, tienen una grande inercia térmica que reduce el calentamiento. La masa de terrestre, sin embargo, se ha estado calentando mucho más rápido que los océanos, y los impactos del cambio climático ya son perceptibles. El aumento del nivel del mar y aumento de la frecuencia de las inundaciones y los huracanes son dos fenómenos que a menudo se atribuyen al calentamiento global. Detrás de gran parte del calentamiento global se encuentran las acciones humanas producidas desde la etapa de la industrialización en la sociedad moderna.

El calentamiento global es, según la mayoría de los estudios en esta área, una consecuencia directa de la actividad humana. La intensa actividad industrial del siglo pasado, basado en gran medida en la utilización de los combustibles fósiles ha aumentado la concentración de CO2 (dióxido de carbono) y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera.

En la concentración adecuada, los gases de efecto invernadero son esenciales para nuestra supervivencia, ya que absorben parte de la radiación solar reflejada por la Tierra y mantienen la temperatura media de la Tierra alrededor de 13 º C, ideal para nuestro ecosistema. Sin embargo, la intensa actividad industrial del último siglo ha aumentado la concentración de CO2, el principal gas de efecto estufa. Como resultado, una parte creciente de la radiación solar es absorbida, elevando la temperatura de la Tierra.

Consecuencias del calentamiento global

El aumento de 0,8 º C en las temperaturas medias globales han dejado huellas importantes en nuestro ecosistema, de los cuales las variaciones extremas en el clima son más visibles.

Independientemente de lo que hagamos en los próximos años, la temperatura media se elevará al menos otros 0,5 º C debido a que los océanos tienen alguna “inercia” que impide que la temperatura reaccione de inmediato al aumento de la concentración de gases de efecto estufa. Se espera que este aumento provoque un aumento general del nivel del mar y la desertificación de varias regiones.

Sin medidas para reducir las emisiones, la temperatura subirá otro 0,8 grados C en 2050, desencadenando una serie de consecuencias muy graves e irreversibles para el ecosistema, como la propagación de enfermedades tropicales y la extinción generalizada de más del 20% de las especies actuales de la flora y la fauna.

Las variaciones extremas en el clima

En los últimos 10 años, el número de informes de las inundaciones, olas de calor, huracanes y otros cambios climáticos ha aumentado considerablemente y aunque parte de este aumento puede deberse a un mayor acceso a la información, el hecho de que el número de sismos reportados se ha mantenido relativamente constante sugiere que hay otras causas. La mayor parte de la comunidad científica cree que este es uno de los primeros efectos visibles del impacto del calentamiento global en nuestro ecosistema.

Aumento del nivel del mar

En los últimos 120 años, el nivel del mar ha subido unos 20 cm. Dos fenómenos han contribuido a este incremento, tanto en relación con el calentamiento global: la expansión térmica de los océanos (el volumen de los océanos aumenta con la temperatura) y la fusión del casquete polar. Se estima que sin un esfuerzo concertado para reducir las emisiones de CO2, el aumento del nivel del mar promedio será de alrededor de 0,5 metros en los próximos 100 años, con graves consecuencias para las zonas costeras y las ciudades.

Desertificación en zonas de clima cálido

Una de las consecuencias más notables de la subida de la temperatura global es el aumento en las regiones secas y áridas. Este fenómeno es particularmente notable en África, pero ahora se extenderá por todo el planeta, dando lugar a una disminución general de la tierra para el cultivo, los desiertos y la consiguiente amenaza a las poblaciones vecinas además de cambios sustanciales en la fauna y la flora de las regiones afectadas.

Generalizada propagación de enfermedades tropicales

Enfermedades como la malaria, el cólera, la fiebre del Nilo Occidental o el dengue hasta hace poco eran confinadas a las regiones tropicales. El aumento de la temperatura global permite a los mosquitos y otras especies que generalmente son responsables de propagar estas enfermedades poder sobrevivir en las latitudes más altas. En regiones como Italia, por ejemplo, ya hay un número creciente de casos de malaria por año, mientras que la enfermedad del Nilo Occidental ha tenido más de 800 víctimas en los Estados Unidos y Canadá.

Extinción masiva de la fauna y la flora

Según el IPCC, un aumento de 1,5 a 2,5 º C en las temperaturas medias globales pone en riesgo de extinción un margen que oscila entre el 20% y el 30% de las especies actuales de la flora y fauna. El riesgo de extinción es una consecuencia directa de las variaciones en el clima, el aumento del nivel del mar y la desertificación, cuyo efecto combinado provocará desequilibrios enormes en el ecosistema de más de un millón de especies.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Artículos relacionados
Contenidos recomendados
Recomendado