Escuelapedia.com Historia Baja Edad Media

Avisos google

Baja Edad Media

Baja Edad Media

Las invasiones y el feudalismo hicieron desaparecer casi totalmente la vida urbana en Europa. Las ciudades que sobrevivieron a la decadencia del Imperio Romano se convirtieron en meras residencias de obispos y señores feudales, poco vinculadas a su zona rural y otras ciudades.

A partir del siglo XI, sin embargo, el proceso de empobrecimiento comenzó a revertirse en los reinos europeos. Muy lentamente, la organización feudal de la sociedad daría lugar a un nuevo orden, en el que el papel económico con un carácter más dinámico pasó a la burguesía urbana.

La apertura de nuevos cultivos, el crecimiento demográfico y el aumento de la productividad agrícola como consecuencia de las técnicas más modernas (uso del arado de vertedera, el yugo para los animales de tracción, los molinos de viento…) provocaron un excedente de mano de obra calificada y la producción agrícola benefició el desarrollo de las ciudades con la creciente migración.

Surgió en los burgos –o barrios construidos alrededor de viejas murallas– una nueva clase de comerciantes y artesanos que promovió el intercambio entre los núcleos urbanos y el campo, así como la apertura de rutas comerciales entre rutas distantes. La actividad de los artesanos urbanos fue regulada por una institución típica de la época, el gremio, asociación cerrada y jerarquizada de cada oficio, destinada a proteger sus asociados, evitando la competencia entre ellos.

El crecimiento demográfico y económico llevó a la expansión territorial de los reinos cristianos, principalmente en el este de Europa y la Península Ibérica. También se abrió al comercio de grandes horizontes marítimos, como el Báltico y el Mediterráneo, que comenzó a girar por rutas terrestres. En el norte de Europa, las ciudades de los Países Bajos establecieron fuertes lazos comerciales con el Báltico, donde obtuvieron granos, pieles y otras materias primas a cambio de bienes manufacturados. La comunidad de intereses entre esas ciudades dio lugar a la Liga Hanseática. En el Mediterráneo, la industria, el comercio y la actividad financiera florecieron en las ciudades del norte de Italia (Venecia, Génova, Florencia…) así como en Marsella y Barcelona. Características de la temporada fueron las ferias, grandes reuniones anuales de los comerciantes y banqueros que se llevaron a cabo en las principales ciudades.

Los intereses económicos, unido al ideal religioso de los lugares santos conquistados por los musulmanes, permitieron a los estados de Occidente la realización de uno de los mayores emprendimientos de la cristiandad medieval, las Cruzadas, que sirvieron para ampliar los límites del poder europeo, instituir el comercio mediterráneo y aliviar la presión musulmana sobre el imperio bizantino. Al final del siglo XI, el papa Urbano II autorizó la primera cruzada, cuyo resultado fue la conquista de Jerusalén por los cristianos. Durante los siglos XII y XIII se realizaron nuevas cruzadas y se fundaron diversos reinos cristianos en Oriente Medio, pero todos ellos acabaron por caer en poder de los turcos otomanos. Como parte de la expansión territorial de Europa, cabe destacar la colonización germánica en el este del continente y el avance de la Reconquista en España. Todos esos emprendimientos, imbuidos de fuerte espíritu religioso, provocaron la aparición de las órdenes de caballería.

En Alemania, la idea de formar un imperio universal cristiano y la presión demográfica fueron las causas de la Marcha hacia el Este (Drang nach Osten) de los siglos XII y XIII. Los emperadores alemanes protegían a los reyes polacos y ayudaron a convertir al cristianismo a los habitantes de Prusia. De esa manera, en la primera mitad del siglo XIII, la Orden Teutónica comenzó la campaña para evangelizar a los prusianos que tuvo como consecuencia la creación de un Estado alemán en su territorio.

En 1241, los mongoles invadieron el sur de Polonia, pero fueron detenidos por las tropas de Enrique II de Silesia. La destrucción causada por los mongoles obligó a los sucesores de Enrique II a permitir la inmigración de campesinos y artesanos alemanes para reconstruir la economía. La influencia alemana representaba un peligro para la independencia de Polonia hasta el siglo XIV, su unión con Lituania permitió a la dinastía Jaguellón neutralizar a los alemanes y recuperar Gdańsk Pomerania. La Hungría, después de la invasión mongol (1241-1242), fue víctima de la penetración germánica hasta que la dinastía de los Ángeles alcanzó el poder entre 1308 y 1382. Al igual que los mongoles, los turcos representan una amenaza peligrosa para el país, cuyo rey, Luis I el Grande fue derrotado en 1363. Polonia y Hungría formaron una unidad política a partir de 1440, la segunda en 1458, pero recuperó su independencia con Matías Corvino. En España, las monarquías cristianas continuaron su avance en los reinos musulmanes, que culminó en 1492 con la conquista de Granada. En la Edad Media, las coronas de Castilla y Aragón vivieron una época dorada, tanto económica como culturalmente.

En el siglo XII, las monarquías europeas comenzaron a imponer su autoridad sobre los señores feudales, aliándose para ese fin a la burguesía urbana. Los Estados monárquicos adoptaron nuevas instituciones políticas, las cortes o Parlamentos, que aprobaron las leyes e impuestos sobre el reino. En Francia, los Capetos, apoyados por los burgueses, lanzaron las bases del poder monárquico, principalmente durante el reinado de Felipe II de Francia, que practicó una política de centralización y expansión de la corona en los ducados independientes.

En Inglaterra, Enrique I y Enrique II conquistaron amplias prerrogativas a la corona. En el siglo XIII se redactó la Carta Magna, la primera expresión de la base institucional para el que se regula la monarquía inglesa y se somete al poder del Parlamento. En la segunda mitad del siglo XII, el emperador alemán Federico I Barbarroja impuso su poder para el papado en Roma. Sin embargo, al final del siglo, el papa Inocencio III logró afirmar la supremacía de la iglesia espiritual de todos los reinos cristianos. La consolidación del poder se vio favorecido por la reforma promovida por el monacato cisterciense, especialmente por San Bernardo de Claraval.

La vida religiosa se había extendido a las ciudades y municipios a través de las órdenes mendicantes. Los franciscanos predicaron el ideal de pobreza y humildad entre las clases populares, mientras que los dominicanos están ocupados principalmente la enseñanza y el estudio de la teología en las universidades. Estas instituciones educativas, que surgen inicialmente como grupos de profesores y estudiantes independientes de la antigua monástica y las escuelas episcopales, jugaron un papel importante en el desarrollo y la difusión de la cultura. La recuperación de la filosofía aristotélica motivó la aparición de la escolástica, la doctrina filosófica y teológica sistematizada por Santo Tomás de Aquino.

El arte gótico fue la expresión estética de la Edad Media. La invención del arco apuntado y la bóveda de crucería, con el apoyo de arbotantes y contrafuertes, permitió la construcción de catedrales gigantescas y grandes, capaces de acomodar a un número mucho mayor de personas que las viejas iglesias románicas.

Durante el siglo XIV en Europa se desató una profunda crisis económica, social y espiritual. Una sucesión de malas cosechas, a consecuencia del cambio climático, traía el hambre a una población que superó con creces las posibilidades productivas del sistema feudal. Hubo numerosas revueltas campesinas contra los señores, mientras en las ciudades los trabajadores pobres de los gremios se rebelaban contra los ricos comerciantes y los maestros artesanos reunidos en los patriciados que dominaban el gobierno urbano. Las destrucciones provocadas por esas revueltas se juntaron a los daños causados por las guerras promovidas por los señores feudales con el propósito de recuperar el poder perdido. También la Guerra de los Cien Años, entre Francia e Inglaterra, provocó gran devastación y obligó a muchos campesinos a abandonar sus tierras.

El hambre favoreció la propagación de la gran peste que asoló la población en 1348. Las sucesivas olas de la epidemia durante la segunda mitad del siglo, reducido a un tercio de la población europea total. La crisis espiritual se manifiesta en el cisma de Occidente, durante la mayor parte del siglo XIV; la iglesia permaneció dividida entre Aviñón y Roma, y el surgimiento de los movimientos místicos y reformadores que predicaron el rescate de la pureza de la moral cristiana.

Una vez que la crisis ha terminado, el siglo XV surgió como un período de transición a nuevas condiciones sociales, económicas, políticas y culturales. Con el debilitamiento de la sociedad feudal y la estructura de los gremios, la artesanía y el comercio alcanzaron mayor libertad para adoptar fórmulas que, poco a poco, configurarían el modelo de producción capitalista. Las monarquías, específicamente la británica, francesa y española, reforzaron su poder con la creación de ejércitos permanentes y aparatos burocráticos, adquiriendo un carácter autoritario que prenunciaba la aparición del aparato de estado de la Edad Moderna.

La toma de Constantinopla por los turcos otomanos en 1453, marcó el fin del comercio con el Mediterráneo oriental. La burguesía europea se vio obligada a buscar nuevas rutas comerciales hacia el oeste, lo que contribuyó al avance de las técnicas de navegación y permitió a descubrimientos importantes. Al mismo tiempo, el rechazo de la cultura medieval y la búsqueda de las fuentes originales de arte y pensamiento clásico llevarían a la aparición de una nueva forma de ver la vida y las formas estéticas. Del legado medieval y la recuperación de la cultura grecolatina llegó el Renacimiento. El Renacimiento se convirtió en el símbolo de la ciencia y la razón en una floreciente Italia.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado