Escuelapedia.com Varios Alejandro el Magno

Avisos google

Alejandro el Magno

Alejandro el Magno Alejandro el Magno o Alejandro III de Macedonia era inteligente y caprichoso. Poseyó una ambición, una poderosa imaginación y las cualidades superiores de un verdadero señor de la guerra. También fue conocido por su temperamento violento y temerario y muchas veces fue invadido por una especie de superstición religiosa, posiblemente heredada de su madre Olimpia. A estos dones del espíritu, se aliaba una resistencia física inusual, una fuerza hercúlea y una voluntad de hierro. Tenía una pasión por la música y la poesía. Entusiasta admirador de los héroes de la Ilíada, soñaba con convertirse en un nuevo Aquiles. Alejandro Magno fue tallado para conquistar un gran imperio.

Señor de poder tras la muerte de su padre, Alexander fue a Grecia y se convirtió en generalísimo de la Liga de Corinto. Luego promovió una expedición contra los bárbaros que amenazaban las fronteras del norte de Macedonia.

Mientras caminaba hacia el Danubio, circuló en Grecia la noticia de que había muerto. Este anuncio despertó el patriotismo de los tebanos que se sublevaron y sitiaron a la guarnición macedonio. Alexander suspendió la campaña, descendió a Grecia, tomó Tebas, destruyó la ciudad y vendió a 30.000 tebanos como esclavos. Sólo perdonó a los templos y la casa del poeta Píndaro, en señal de respeto por la religión y de la cultura helénica.

Este evento convenció a Alejandro que era difícil romper el espíritu de independencia de los griegos. Sólo una expedición contra los persas, pensó, sería capaz de hacerles olvidar la libertad perdida. Se preparó así para la conquista del Imperio persa, el proyecto soñado por su padre.

Ejército de Alejandro Magno

El ejército de Alejandro, compuesto por alrededor de 32.000 hombres, fue puesto finalmente en marcha en el 334 a.C.

Después de cruzar el Helesponto, Alexander entró en Asia Menor, visitó las ruinas de Troya, en memoria de Aquiles, su héroe favorito, y se acercó a Gránico, en cuyas orillas derrotó a los persas en la conocida como Batalla del Gránico. Seguidamente, después de haber conquistado varias ciudades, se dirigió hacia el sur para emprender la Batalla de Issos, un encuentro armado del ejército macedonio contra el persa Darío III Codomano. Poco después, tomó Fenicia y marchó hacia Egipto donde fundaría la ciudad de Alejandría.

Volviendo a África y Asia, volvió a derrotar a los persas, entró en la ciudad de Babilonia y se fue en busca de Darío, quien, sin embargo, murió asesinado.

Después de estos éxitos, Alexander pensó en la conquista de la India y se puso en marcha rumbo a Oriente. Allí, su ejército, extenuado por tan largo trayecto, se negó a continuar.

Alexander entonces vino por el río Indus y regresó a Babilonia, donde murió poco después (323 a.C.).

Imperio de Alejandro Magno

El proyecto grandioso que concibió fue fusionar su reino en un único Estado. Tenía tan sólo 32 años.

Para mantener este vasto imperio, Alexander tomó una serie de medidas de política de largo alcance. Respetó las costumbres y cultos de los dominios conquistado. Igualmente, estableció por primera vez una política de unión entre ganadores y perdedores a través del matrimonio. Dio el ejemplo a sus seguidores casándose con una mujer persa. Después, abrió las filas del ejército a los soldados y oficiales enemigos, fundó ciudades y creó colonias militares destinadas a expandir la civilización entre los pueblos bárbaros.

A su alrededor, Alejandro Magno se rodeó de eruditos, sabios y artistas a quienes encomendó dar a conocer la cultura helénica. Popularizó el uso de la lengua griega, desarrolló el comercio y la industria e intensificó las relaciones entre Oriente y Occidente.

Atendiendo a las cualidades de planificación que exhibió Alejandro Magno en vida, si hubiera vivido por más años, es natural imaginar la posibilidad de que sus dominios hubieran permanecido unificados, a pesar de ser compuestos por pueblos tan diferentes en razas, tradiciones y costumbres. Pero, desaparecido su fundador, desapareció también la fuerza que mantuvo unido su imperio. Las diversas provincias comenzaron de inmediato a manifestar deseos de independencia.

Así, veintidós años después de la muerte de los generales de Alejandro destrozaron el imperio en su propio beneficio (301 a.C.). Los restos del imperio llegaron a formar cuatro reinos independientes. A un lado, estaba la península helénica con Macedonia; por otro, el territorio de Siria, avanzando hasta el Indo; luego, la zona que comprendía Asia Menor y el Danubio; finalmente Egipto con la parte de Asia hasta Palestina.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Artículos relacionados
    Contenidos recomendados
    Recomendado