Resúmenes de TeatroLa señorita Julia (Resumen)

La señorita Julia (Resumen)

2,30 DE 10 VOTOS
imagen La señorita Julia (Resumen)

La obra se desarrolla en la cocina del solar del Conde en la noche de San Juan. Cristina, la cocinera, está friendo algo cuando llega Juan, diciendo que la señorita Julia, hija del Conde, será cortejada esa noche. Él declara que bailará con la señorita Julia en el granero. Cristina observa que la señorita Julia había quedado agresiva poco antes de romper su relación. De acuerdo con Juan, el novio de la señorita Julia lo abandonó después de que ella intentara entrenarlo, haciendo que él saltase por encima de su fusta en el corral mientras ella le golpeaba. La señorita Julia aparece en la puerta, y Juan se vuelve brillante y encantador. Julia lo invita para bailar en una fiesta. Él duda, advirtiendo sobre los peligros de los chismes, pero la acompaña hasta la fiesta.

Mientras que los dos están ausentes, Cristina limpia la cocina. Juan y Julia vuelven y coquetean un poco más. Cristina se adormece cerca del horno. Siguiente órdenes de Julia, Juan se arrodilla y besa los pies de ella. Como en trance, Julia declara que estaba descendiendo de su posición social. Juan había soñado exactamente lo contrario, ansiando mejorar su estatus social. Julia pregunta a Juan si él ya se enamoró antes. Él dice que, cuando era niño, enfermó de amor por ella. Él creció en una tierra desolada, y el bello jardín del Conde era visible desde la ventana de su cuarto. Cierto día, mientras plantaba cebollas, Juan avistó una pequeña casa en estilo turco en la propiedad del Conde. Encantado con su belleza, Juan entró allí escondido, pero pronto oyó que alguien se acercaba. Arrinconado, huyó por el fondo de la casa hasta llegar a un jardín de rosas, donde Julia caminaba. Enamorado, Juan observó Julia caminar entre las rosas. El siguiente domingo se fue a la iglesia, decidido a ver a Julia de nuevo, y luego intentó suicidarse.

Conmovida, Julia le pregunta a Juan de llevarla al lago. Una vez más, Juan le advierte sobre los peligros de esa acción para su reputación. De repente, se oye la aproximación de los campesinos que llegan para la fiesta de San Juan. Juan dice que ellos están cantando una canción pesada sobre ellos y sugiere que ellos salgan de la cocina. Los dos salen. Los campesinos entran y bailan alrededor de la cocina durante algún tiempo. Julia y Juan regresan a la cocina. Queda implícito que tienen relaciones sexuales.

Gesticulando para la multitud murmurante, Juan declara que es imposible permanecer en el solar. Él sueña con viajar hacia el norte de Italia y abrir un hotel. Julia implora a Juan que él declare su amor, pues ella se había apasionado por él. Súbitamente, Juan comienza a comportarse fríamente, como si nada hubiese sucedido. Julia le dice que él necesita de capital para abrir un hotel, y ella no tiene un centavo en su nombre. Juan dice que, en ese caso, los planes están cancelados. Julia queda histérica, imaginando como ella puede vivir con todos y despreciando a sus espaldas. Juan no demuestra ninguna simpatía, llamándola de prostituta y revelando que la historia del jardín de rosas era mentira. Arrasada, Julia dice que merece el abuso de él.

Juan propone de nuevo que ellos huyan. Julia primero quiere contar su vida a él. Creyendo en la independencia femenina, la madre de Julia había arruinado la propiedad. Cuando el padre de Julia, finalmente tomó el mando, su madre enferma. Poco después, un misterioso incendio destruyó la propiedad. La madre de Julia sugiere al padre de ella coger dinero prestado con un amigo de la pareja para reconstruir la propiedad. Juan dice que la madre de Julia causó el incendio y que el amigo era amante de ella. Julia quedó del lado de la madre y creció odiando a los hombres, tal como ella. Juan se cansa de la conversación de Julia y dice que ella está enferma. Julia implora que le diga qué es lo que ella debe hacer. Aterrorizado con la posible reacción del Conde, Juan ordena que ella huya. Julia sale para prepararse para la partida.

Cristina llega, recordando a Juan que tenía previsto reunirse con ella en la iglesia. El sermón de la mañana trata de la decapitación de Juan el Bautista. Juan confiesa haber dormido con Julia. Disgustada, Cristina decide que no puede permanecer en la casa. De repente, los dos escuchan ruidos en la planta superior; el Conde había regresado. Cristina sale. El sol nace, rompiendo el encanto de la noche de San Juan. Vestida para viajar, Julia aparece con una pequeña jaula con un canario. Ella pide a Juan que la acompañe. Él acepta, pero insiste en que ella deje al canario, y se ofrece para matarlo. Juan decapita al pájaro en un cepo. Julia grita para que él la mate también, mientras se aproxima a la guillotina, como si estuviera en trance. Julia exclama que quiere ver la cabeza de Juan en un cepo y quiere que todos los hombres naden en sangre. Ella pide que se quede, esperar a su padre y confesar todo. El Conde se morirá de disgusto.

Cristina llega y Julia le ruega que la ayude, pero se niega. Desesperada, Julia sugiere que los tres huyan juntos y abran un hotel. Cristina habla de la redención de ellos, diciendo que los últimos serán los primeros. Cristina se va, prometiendo hablar con el chico del establo para evitar cualquier intento de escapar de ellos. Derrotada, Julia, se pregunta qué haría Juan en su lugar. Ella coge la navaja de él y golpea en el aire. El timbre suena dos veces; es el Conde. Exhausta, Julia pide que Juan la ayude, diciendo que lo obedecerá como un perro haría si él la ayuda a salvar a su padre de la desgracia.

Juan es inmovilizado por el sonido de la voz del Conde. Julia le dice que finja que es el Conde e hipnotizarla. Juan murmura las instrucciones fatales en el oído de ella. Julia pide a Juan decir primero que ella recibirá la gracia. Él no puede prometer la gracia pero dice que ella está definitivamente entre los últimos. La campana suena dos veces, y Juan dirige a Julia a su muerte. Ella sale por la puerta.

Ficha

  • Título: Señorita Julia
  • Título original: Fröken Julie
  • Género: obra de teatro
  • País: Suecia
  • Primera representación: 14 de marzo de 1889
  • Autor: August Strindberg

Las indicaciones literarias deben ser consideradas auxiliares y complementarias para facilitar la comprensión del autor y su trabajo. Para un mayor entendimiento se recomienda una lectura completa de la obra. Vea más resúmenes, críticas y análisis en el listado de resúmenes.

Otros resúmenes sugeridos
Contenidos recomendados