Resúmenes de JuvenilesEl Señor de las Moscas (Crítica)

El Señor de las Moscas (Crítica)

3,00 DE 2 VOTOS
imagen El Señor de las Moscas (Crítica)

El Señor de las Moscas es una obra dramática que tiene un contenido lleno de significados y simbolismos pertenecientes al hombre en todos sus aspectos y a la sociedad, desde su caída a la génesis de otra forma de Estado – de necesidad o naturaleza.

William Golding nació en Inglaterra, habiendo participado en la Segunda Guerra Mundial, sin duda también vivió, aunque indirectamente, los efectos de la primera guerra mundial. En 1983 ganó el Premio Nobel de literatura con El Señor de las Moscas y para entender la historia y el verdadero sentido que el autor quiso dar a ella, era necesario tener ciencia del contexto de la época vivida por Golding. Al participar de la Segunda Guerra, él cambió su pensamiento en relación al hombre en su ser social. Golding creía que los seres humanos, incluso los niños, cargan el mal en sí mismos. Sin embargo no negaba que existían conflictos dentro de nosotros, pues el mal, no era el único sentimiento poseído por los humanos. El libro demuestra esa idea reflejada en las figuras de los personajes, siendo cada uno de ellos representados por una prerrogativa – conciencia, inteligencia, salvajismo, totalitarismo, entre otros.

Síntesis

El Señor de las Moscas es una narrativa que transcurre en una isla desierta donde un avión que llevaba a los niños sufre un accidente y termina estancado en aquel lugar. Ralph, uno de los supervivientes mayores al accidente de avión se encuentra con otro chico que lleva gafas y tiene sobrepeso, apodado de Piggy. Los dos no se conocían y discuten sobre lo que está sucediendo con ellos y con los otros que se encontraban en el avión. No hay ningún adulto en la isla en la que se encuentran.

Ralph encuentra una concha y tuvo la idea de soplarla para atraer la atención de otros posibles sobrevivientes. Cuando se ejecuta esta acción, realmente otros chicos aparecieron desde diversos rincones hasta juntar un considerable aglomerado frente a ellos. Los supervivientes son niños con diferentes edades, con actitudes y personalidades diferentes unas de otras, siendo la más importante para el enredo de la historia la de los niños mayores, que pasaron a tener responsabilidad de cuidar sobre las otras – y de representar las características diferenciadas de la sociedad y del hombre. Ese fue el tema de la primera reunión entre ellos.

Desde allí, los niños, siguieron a su nuevo líder Ralph, quien trataría de organizar una nueva sociedad para mantenerse vivos mientras aparecieran adultos para salvarlas. El pensamiento del jefe era crear una hoguera que serviría, principalmente para producir humo con la finalidad de ser visto por la marina a una gran distancia. Sin embargo, no sería fácil para el jefe mantener el orden y su objetivo inicial.

A esta altura de la trama, es evidente la figura que el autor pretende encarnar en Ralph, el jefe del Estado, la conciencia y en cierta medida también la democracia, pues fue alguien designado para su función por la mayoría. Todos estos signos son alusiones como referencia al hombre o a la sociedad.

De esta manera, los adolescentes y los niños tratan de quedarse en la isla en una lucha casi sin previo aviso. Las personalidades diferentes tienen diferentes preferencias en lo referente a cómo vivir en la isla. Algunos despiertan el deseo de cazar; los niños más pequeños no tienen la madurez necesaria para desempeñar funciones que ayudasen con el resto de la sociedad; y otros se concentran sólo en cómo y cuándo serán rescatados. Estas ideas pasan desapercibidas ante los ojos del jefe que intenta, por medio de la orden y el poder de la democracia dado por la concha, de mantener unida a su sociedad.

Sin embargo, es evidente que la sociedad es demasiado débil para continuar. Aparece en la historia de la figura de la bestia, que debido a la inocencia y el miedo que sufren, no es desvelado, y por causa de eso también, otro líder, usando el artificio y el miedo que sienten, principalmente los menores, se vuelve en nuevo jefe y forma otra sociedad. Aquellos que se caracterizaron como cazadores pasaron a confiar plenamente en Jack y los que fueron dominados por el miedo, no tenían en Ralph la seguridad que necesitaban. El problema de la existencia de una bestia en algún lugar de la isla influye en las decisiones de los grupos.

En adelante, los niños se dividieron en dos grupos liderados por Jack, básicamente los cazadores y la mayoría de los pequeños y por Ralph, que tenía a su lado a Piggy, Simon, los dos gemelos y algunos niños. Ralph seguía con su propuesta de la hoguera y sus seguidores mayores también tenían esa voluntad, pero Jack había perdido el sentido de la sociedad. La falta de una efectiva orden, o adultos que pudieran gobernar la civilización había destruido el ser social en Jack y así también sobre el resto de su grupo, transformándolos en salvajes que no parecían pensar más como seres humanos, al menos bajo los dictados civilizados.

Entonces comienza la tragedia. El grupo liderado por Jack, y ahora con un papel decisivo, acaba atacando a Simon, que estaba durante uno de sus momentos místicos frente a la cabeza del cerdo (Señor de las Moscas) – ofrenda creada por Jack a la supuesta bestia – y el antiguo colega muere, siendo que Ralph y el gordito ven todo y salen corriendo desesperados para el castillo que se volverá ‘el lugar’ de Jack.

Los salvajes, mostrando el Estado de barbarie en que se encontraron, roban las gafas del chico gordo, así, Ralph junto los integrantes de su tribu que le resta intentó reafirmar el pertenecer de su tribu. Entonces los salvajes atacaron a Sam, Erico y Ralph, además de asesinar a Piggy. En esa batalla, los gemelos fueron capturados por los salvajes y apenas Ralph consigue huir. Aturdido por la situación desastrosa, Ralph regresa y espía la entrada del castillo y descubre, gracias a los gemelos, que todos van a perseguir al siguiente día. Ralph resuelve esconderse allí cerca, pero la cazada e incesante y los salvajes hasta queman toda la isla para capturarlo. Es cuando, en su fuga, avista un soldado de la marina y el fin totalmente trágico de la historia llega. Los salvajes parecen que, de súbito, despiertan de su trance cuando ven a aquel hombre uniformado y se arrepienten de lo que han hecho.

Golding, brillante, consigue dejar al descubierto a través de esta narrativa, como que el ser puede pasar al estado de naturaleza si no estuviera ligado a una sociedad fuerte que atiende a su necesidad. Las maneras que el Estado se somete para alcanzar la orden y la finalidad común, son varias, sin embargo, si este no consigue alcanzar tal idea, el hombre tiende a llegar más cerca de un estado de anarquía, y en el caso extremo como es el de la historia, incluso a regresar en todo su desarrollo racional y haciéndose un animal que vive, únicamente, guiado por instintos de supervivencia.

Las indicaciones literarias deben ser consideradas auxiliares y complementarias para facilitar la comprensión del autor y su trabajo. Para un mayor entendimiento se recomienda una lectura completa de la obra. Vea más resúmenes, críticas y análisis en el listado de resúmenes.

Otros resúmenes sugeridos
Contenidos recomendados