¿Qué situación llevó al colapso del Imperio Romano?

La crisis y colapso del Imperio Romano fue básicamente en términos económicos, que a partir de entonces generaron una situación inestable a nivel político y social. Se sabe que la economía es la base y pilar de cualquier nación. Fue justamente la cuestión económica la que llevó a Roma a su lenta decadencia.

En 193 d.C., la dinastía Severa asumió el cargo con el emperador Lucio Septimio Severo. En ese periodo, la expansión romana llegaba a su límite. Para controlar y mantener el dominio sobre todos los territorios, era necesario mucho dinero que permitiese pagar a funcionarios y soldados.

Por esa razón, los romanos decidieron interrumpir la política expansionista. Con esa decisión tomada, Roma dejó de recibir las riquezas procedentes de los saqueos y espolios de las conquistas (tierras, joyas, dinero), cobro de impuestos y adquisición de esclavos, los cuales mantenían la economía romana ocupando varios sectores de la producción, principalmente el agrícola.

La crisis social era inevitable. Sin recursos para las grandes obras aumentó el número de desempleados. Las diversiones públicas que exigían gastos dispendiosos fueron cortadas aumentando las tensiones sociales y generando una serie de conflictos y revueltas populares, inclusive entre los esclavos.

Esa situación acabó desencadenando una crisis política, pues muchas tropas fueron desplazadas de las provincias para los centros urbanos, pretendiendo sofocar a las rebeliones. Además de eso, el ejército romano ya no era tan numeroso, pues exigía unos gastos que Roma ya no podía asumir. Aprovechándose de eso, algunos de los pueblos dominados comenzaron a rebelarse contra el dominio romano, reconquistando su independencia.

Los pueblos bárbaros (extranjeros), percibiendo la fragilidad de los romanos, partieron para las invasiones de las tierras de este imperio cada vez más debilitado. Gran parte de la población romana, buscando protegerse de los ataques bárbaros, fueron para el campo, buscando abrigo junto a los grandes latifundios, abandonando las ciudades.

— 69 visualizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *