imagen Enciclopedista

#Enciclopedista

Información académica

Tipos de arte en las civilizaciones precolombinas

0 DE 0 VOTOS
Fran GarcíaFran García

Frescos de Bonampak arte precolombino

Los trazos más sobresalientes del avance artístico precolombino se hallan en la arquitectura, la escultura, las pinturas murales y las artes decorativas como la cerámica, la metalistería y los tejidos.

1. Arquitectura

Los edificios precolombinos más antiguos se encontraban construidos en madera, juncos trenzados, esteras de fibra o paja, y otros materiales perecederos. Las estructuras estables o monumentales construidas en piedra o adobe (ladrillos de barro secado al sol) se realizaron especialmente en Mesoamérica y en la zona central andina.

Las técnicas de construcción precolombinas eran rudimentarias. La mayor parte de las estructuras se construían con el método de pilastra y dintel o de vigas horizontales sin arcos, aunque la cultura chavín del Perú y la maya de Mesoamérica emplearon el arco falso o bóveda de piedra salediza, que consiste en poner una piedra sobre otra para conquistar una forma de arco. Utilizaban más herramientas de piedra que de metal, y tanto el transporte como la construcción de edificios como las pirámides, palacios, sepulturas y templos sobre basamentos escalonados, se llevaban a cabo manualmente sin ayuda de ningún tipo de maquinaria.

La pirámide precolombina era identificada como algo diferente a su semejante egipcia, ya que no se encontraba construida con fines funerarios sino como residencia de una deidad. Pero, excavaciones recientes corroboran de modo reiterado que solían integrarse sepulturas a las pirámides. Los pictogramas de los códices, permiten suponer que las pirámides tenían gran relevancia cívica y cultural. El símbolo azteca para representar la conquista era una pirámide en llamas en la que el calli, u hogar del dios (el templo mayor), había sido derribado por el conquistador. Para hacerlas aún más monumentales e incrementar así el prestigio del gobernante, numerosas de las pirámides mesoamericanas se reconstruían periódicamente sobre una estructura ya existente si bien esta práctica se relacionaba con cadcomo moneda de cambio por era y se celebraba construyendo una pirámide nueva encima de las anteriores.

La Pirámide del Sol de Teotihuacán (México) se erigió entre los años 50 y 200 de la era cristiana. Está construida con adobe recubierto de piedra volcánica, y alcanza una altura de 61 metros. Una escalera de ritual lleva a su cima, donde se alzaba el templo del dios del Sol Huitzilopochtli.

2. Escultura

La mayor parte de las esculturas precolombinas que se preservan son figurillas de barro o arcilla y efigies con forma de vasija. Las esculturas de piedra se hallan especialmente en Mesoamérica y, con menos frecuencia, en las extensiones intermedias y centroandinas, que son regiones en las que la metalurgia se desarrolló antes y se usó más ampliamente. A pesar de que la técnica de trabajar los metales se encontraba muy evolucionada, seguían usando los instrumentos de piedra para tallar.

3. Pintura

Las excavaciones arqueológicas siguen sacando a la luz nuevos ejemplos de pinturas murales. En Teotihuacán, México, tanto las paredes interiores como las exteriores de los edificios se cubrían con una capa gruesa de estuco en la que se pintaban diseños decorativos o escenas narrativas. En Bonampak y Chichén Itzá, igualmente en México, los mayas y los maya-toltecas pintaban el interior de los templos con frescos realistas en los que representaban sucesos históricos. Entre las pinturas murales descubiertas más recientemente están las de Cacaxtla, en Tlaxcala, con su impresionante descripción de las jerarquías divinas, sacerdotales y guerreras. A pesar de que las iniciales pinturas murales se hallaron en Mesoamérica, igualmente se han encontrado en el área intermedia diseños geométricos en sepulturas subterráneas en Tierradentro, Colombia, y murales con representaciones mitológicas en Panamarca, Perú. Igualmente en Perú, las vasijas de moche con forma de estructuras arquitectónicas nos indican que el exterior de los edificios se pintaba a menudo con motivos simbólicos.

La refinada habilidad para la pintura y el dibujo de muchos de los pueblos precolombinos puede apreciarse en la escritura pictográfica de los códices mayas, mixtecas y aztecas. Las páginas de estos libros, producidas de piel de venado, fibras vegetales o cortezas de desemejantes árboles, y plegadas a manera de biombo, se encontraban cubiertas con figuras y símbolos de gran riqueza cromática y detallado dibujo que registraban sucesos históricos o mitológicos. Los códices fueron derribados durante el siglo XVI por los misioneros españoles, por considerarlos instrumentos del mal e inducir a la idolatría, (véase Movimientos misioneros). Entre los pocos que se preservan, todos ellos de la etapa posclásico, están tres códices mayas (actualmente en Dresde, París y Madrid, en la Biblioteca Nacional), el Códice Nuttall de los mixtecos (actualmente en el Museo Británico, Londres), y algunas obras aztecas.

Igualmente se hallan muestras de la pintura precolombina en la ornamentación de vasijas. La cerámica maya, la moche y la peruana de Nazca suministran algunos de los ejemplos más admiradas sobre diseños y técnica.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados