imagen Historia sumergida

#Historia sumergida

Momentos que hicieron historia

Ian Fleming, creador y alter ego de James Bond

0 DE 0 VOTOS
EscuelapediaEscuelapedia

Ian Fleming James Bond

En 1946, recién desconectado de la Marina Real Británica, Ian Fleming decidió construir una casa en Oracabessa, una ciudad costera en el norte de Jamaica. El ex comandante del Servicio de Inteligencia, Fleming se instaló en la isla durante la Segunda Guerra Mundial, cuando fue asignado para espiar la presunta presencia de submarinos alemanes en el Mar Caribe. Fue allí donde Ian Lancaster Fleming escribió 14 libros, entre cuentos y novelas cortas, de James Bond, el agente secreto más famoso de la literatura universal.

En el momento de de bautizar a la propiedad, ahora transformada en un complejo de lujo, Fleming no tenía ninguna duda. ‘Golden Eye fue el nombre dado a la operación que iba a montar bases de apoyo en España’, dice el biógrafo Andrew Lycett, de Ian Fleming. ‘El Estrecho de Gibraltar fue considerado estratégica porque si España era invadida, los nazis tendrían el control sobre toda la costa del Atlántico, lo que representaría un riesgo aún mayor a los barcos aliados. Fleming estaba tan orgulloso de esta operación que, años más tarde, dio su nombre a su casa de verano en Jamaica’.

Autor de la biografía más completa jamás escrita sobre el creador de 007, Lycett afirma que la invitación a entrar en el mundo del espionaje vino del contralmirante John Henry Godfrey, entonces director de Inteligencia Naval de la Marina Real. En mayo de 1939, cuatro meses antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Godfrey preguntó a Fleming si no le gustaría trabajar como su asistente personal. La invitación fue asignada y, entre sus tareas se encontraba estudiar los expedientes de los agentes secretos y proyectos de inteligencia en contra de los alemanes. El más exitoso de ellos fue Golden Eye.

Fleming jugó tan bien esa función en 1942 que estuvo a cargo de dirigir una unidad encubierta conocida como 30 Assault Unit. ‘Su misión era infiltrarse en territorios a punto de ser invadida y recoger documentos importantes antes de que fueran destruidos por el enemigo, dijo el escritor Nigel West, autor de importantes antes que fossem destruídos pelo inimigo”, explica o escritor Nigel West, de Historical Dictionary of Ian Fleming’s World of Intelligence: Fact and Fiction. Según West, Fleming rara vez salió al campo de batalla. ‘Él no estaba autorizado a estar cerca de las líneas enemigas. Si fuese capturado representaría un riesgo para la seguridad’.

Golpe maestro

Incluso entonces, Fleming coleccionaba amigos que actuaron como agentes secretos. El primero fue Conrad O’Brien-ffrench, que conoció en 1927, cuando, a los 19 años, estudió en la Escuela de Tennerhof, Austria. Luego vinieron otros, como Dusan ‘Dusko’ Popov y Patrick Dalzel-Job. Durante la Segunda Guerra Mundial, Popov trabajó tanto para el servicio secreto alemán, bajo el nombre código de Iván, como para el servicio de seguridad interna MI5, apodado de Triciclo. Como un agente doble, contaba a los alemanes todo lo que los ingleses les gustaría que supiesen.

Fleming conoció Popov en el Casino de Estoril en Portugal, durante una ronda de bacará, en 1941. En ese momento, el agente serbio hizo una apuesta de $ 40.000, lo que obligó a un oponente a abandonar la mesa. La escena tan impresionante hizo que Fleming la utilizase en su primera novela, Casino Royale, escrita en 1953.

Ya Dalzel-Job era uno de los 30 hombres de confianza de Fleming en la 30 Assault Unit. En mayo de 1940, mientras servía en Noruega, montado Dalzel-Job montó una operación que rescató a 4.500 civiles, entre ellos hombres, mujeres y niños, en un pueblo amenazado por los bombarderos alemanes. Por desobedecer las órdenes de sus superiores, Dalzel-Job pasó por un consejo de guerra. Sólo escapó porque el rey Haakon VII intercedió en su favor. Aun así, tomó la cruz de San Olav Knight, el premio más importante en Noruega por su acto de valentía.

Cuando se le preguntó acerca de si una vez reconocía trazos de su personalidad en los estilos de mujeriego de James Bond, se encogió de hombros: ‘Los libros películas de él nunca hicieron mi estilo’. ‘Además, solamente amé a una única mujer en toda mi vida’, dice Dalzel-Job, por

Dobles vidas

¿Espías que escriben best-sellers? ¿O escritores que actúan como agentes secretos? ¿Tal como los británicos Somerset Maugham, Graham Greene y John Le Carré, que proporcionó los servicios de inteligencia para el gobierno del monarca? Según el historiador Keith Jeffery, autor del MI6: La historia del Servicio Secreto de Inteligencia, los escritores fueron reclutados por el Servicio Secreto de Inteligencia británico (SIS, por sus siglas en inglés) para actuar como espías porque tenían fácil acceso a la información importante y, sobre todo, por no levantar sospechas.

Fluido en francés, William Somerset Maugham fue reclutado para trabajar como agente secreto durante la Segunda Guerra Mundial. En 1928, él se aprovechó de años como espía para escribir 16 cuentos que componen la antología El agente británico. Al igual que James Bond e Ian Fleming, John Ashenden, un agente de hábitos refinados, también puede ser considerado como el alter ego de Maugham. Autor de clásicos como Human Bondage, 1915, y El filo de la navaja, 1944, Somerset Maugham murió en Niza, Francia, en 1965, a los 91 años de edad.

Partió de Kim Philby, el famoso agente doble soviético, la invitación a Henry Graham Greene de unirse a los servicios secretos en 1941. Ese mismo año fue enviado a Freetown, Sierra Leona, donde permaneció hasta 1943. Uno de sus libros más famosos es Nuestro Hombre en La Habana en 1958. Cuenta la historia de un vendedor inglés de aspiradoras que acepta trabajar como espía en Cuba, donde vive. Pero, en lugar de solamente redactar informes de lo que veía y oía, comienza a inventar historias a sus superiores.

Nacido como David John Moore Cornwell, John Le Carré trabajó como diplomático agente encubierto en la embajada en Bonn, Alemania, cuando se lanzó El espía que surgió del frío, en 1963. La novela le dio tanta proyección que decidió pedir dispensa del Servicio Secreto.

En total, 13 años dedicados al espionaje: tanto en el MI5, el servicio de seguridad nacional, como el MI6. Después de 82 años, ha escrito más de 20 libros, muchos adaptadas para el cine, como El espía que sabía demasiado, 1974; El sastre de Panamá, 1996; y El jardinero fiel, 2001.

Archivo confidencial

Para el historiador Keith Jeffery, la lista de los agentes que sirvieron de inspiración para Fleming es extensa e incluye algunos nombres del MI6 (acrónimo de Inteligencia Militar, Sección 6, de la CIA en el Reino Unido), como Wilfred ‘Biffy’ Dunderdale, jefe de la oficina la organización en París, y Pieter Tazelaar. Esto se muestra en MI6: The History of the Secret Intelligence Service, un tomo de 800 páginas que vuelve del revés los archivos de la agencia británica, desde su creación en 1909 hasta poco después del final de la Segunda Guerra Mundial.

Algunas de las historias contadas por Jeffery son familiares para los aficionados de James Bond. Como describe la llegada de Pieter Tazelaar a una playa en los Países Bajos, entonces ocupada por el ejército alemán, con un esmoquin, impecable bajo el traje de neopreno. Al enterarse de la hazaña, Fleming se aseguró de incluirla en Goldfinger lanzado en 1959 y llevada a la pantalla en 1964. ‘Los espías de la vida real son mucho más interesantes que los de la ficción’, dice Jeffery. ‘El James Bond de las películas se parece más con un superhéroe de dibujos animados que con un agente de carne y hueso’.

Profesor de la Universidad de Belfast, en el Reino Unido, Jeffery se apresura a aclarar que los miembros del MI6 – a diferencia del más famoso de ellos, James Bond – nunca tuvieron ‘licencia para matar’: él indica ‘Esto es pura invención de Fleming’. ‘Durante la Segunda Guerra Mundial, los agentes británicos, especialmente aquellos que sirvieron en unidades especiales, aprendieron técnicas de combate. Muchos de ellos tuvieron que usarlas, por ejemplo, cuando Francia fue ocupada por los alemanes. Pero estas técnicas sólo pueden ser utilizados por los agentes en situación de legítima defensa’, dijo.

Creador y criatura

Incluso hoy en día, más de 50 años después de la muerte de Fleming, de un ataque al corazón el 12 de agosto de 1964, a los 56 años, los periodistas y los historiadores se preguntan: después de todo, ¿dónde termina Fleming y dónde comienza? Para el historiador James Chapman, de la Universidad de Leicester en Inglaterra, James Bond puede ser entendido como el alter ego de ficción de su creador. ‘Es todo lo que Ian Fleming hubiera sido’, dice. ‘Al crear el personaje, Fleming Bond prestó su gusto personal en la ropa, cigarrillos, coches, alcohol y mujeres’ enumera.

Autor de Licence To Thrill: A Cultural History of the James Bond Films, Chapman señala ‘similitudes’ entre Fleming y Bond. La primera es que los dos eran fumadores incorregibles. Y no fumaban cigarrillos cualquiera, sólo la marca especial Morland. En el caso de Fleming alcanzaba casi 60 por día. Otra pasión era el golf. En las películas, el agente secreto apareció dando algunos golpes en 007 contra Goldfinger, de 1964, y en El mañana nunca muere, de 1997. En cuanto a Fleming, el mismo sufrió un ataque al corazón que tomaría su vida en el campo Sandwich Royal St. George golf en Kent, Inglaterra.

Según el historiador Vicente Chenille, de la Universidad de Versalles en Francia, las similitudes entre Fleming y Bond van más allá de la fascinación por los coches rápidos, mujeres hermosas y los juegos de azar. Según él, Bond permitió a Fleming realizar algunos de sus sueños, como seguir carrera diplomática. Si Fleming no pasó el examen, Bond tuvo mejor suerte en la ficción en una de las películas de 1967. ‘La relación de Fleming con Bond era de puro amor y odio. En el fondo, sabía que su personaje era mejor que él’, afirma.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados