imagen Mirada curiosa

#Mirada curiosa

Un repaso a las curiosidades más interesantes

Genghis Khan, el hombre que hizo temblar al mundo

0 DE 0 VOTOS
EscuelapediaEscuelapedia

Gengis-KanEn el siglo XIII, Genghis Khan fundó un imperio que más tarde se extendería desde el Mar Caspio al océano Pacífico, a partir de Mongolia. Tanto poder y preparación contrasta con su origen: el líder pasó su infancia en total consternación.

En las profundidades de Asia en la segunda mitad del siglo XII, la Mongolia oriental era un país hermoso, pero rudo. El clima era especialmente favorable para la formación de guerreros sanos y resistentes. Esos hombres eran extraordinarios caballeros, y sus animales, inigualables. Además de eso, el armamento de los guerreros incluía arcos excepcionales.

El llamado ‘peligro amarillo’ ya era conocido en Europa, como memoria asombrosa del siglo V, cuando los hunos, liderados por Atila, promovieron ataques y conquistas en varios países. Probablemente ellos procedían de tribus nómadas de Asia central.

En el siglo XII, sin embargo, parecía una posibilidad remota la ocurrencia de los ataques de los nómadas de Oriente. Durante mucho tiempo se quedaron en silencio. Los turcos uigures, que formaron el último imperio de las estepas, habían sido destruidos en el 840 d.C. por otros turcos, los kirguises del Yeniséi.

Sucesores de los kirguises, los nómadas mongoles se establecieron en China. Cuando regresaron, la población restante no sabía leer ni escribir y habían renunciado al chamanismo, especie de técnico mágico-religiosa. Vivían al margen de la civilización china e iraní.

Nadie podía imaginar que en ese ambiente un niño llamado Temudji, nacido entre 1155 y 1167, rescataría la tradición de conquistas de su pueblo. Ese joven llegaría a vivir la aventura más asombrosa que el mundo conoció y a fundar el mayor imperio de la historia en extensión continua de tierra.

El niño vivió sus primeros años en el seno de una familia noble, pero modesta y sin distinciones importantes. A los 9 años de edad, perdió a su padre, asesinado por los tártaros, el pueblo más feroz y valiente de Mongolia – irónicamente, el adulto Genghis Khan buscaría en ese pueblo soldados para su ejército.

La muerte de su padre significaba el abandono de la familia por la sociedad local. Temudjin, con su madre y sus hermanos, fue reducido a una existencia miserable en las colinas.

Incluso famélico, acosado, casi siempre amenazado de muerte e incluso encarcelado en alguna ocasión, el chico mongol logró sobrevivir y crecer en fuerza y energía. En un momento dado, se comprometió con una mujer. El matrimonio le permitió volver a entrar en la sociedad y estar bajo la protección de la poderosa familia de la novia. La vida sin desánimo también reveló su genio: en pocos años, Temudjin se impuso y adquirió ascendencia considerable sobre los que hablaban su lengua, el mongol. Tanto que, en 1196, fue escogido jefe, el khan. Y luego trató de librarse de enemigos y envidiosos que impedían su ascensión.

Ascensión al poder e inicio de sus conquistas

En 1202, vengó a su padre, al ganar los tártaros y forzó al pueblo a la servidumbre. En 1204, el Khan subyugó a los turcos naimanos. En 1206, los uigures espontáneamente se unieron al poderoso jefe.

Los uigures transmitieron pacíficamente a sus nuevos aliados una sabiduría milenaria: el alfabeto, que se volvió mongol hasta la actualidad, y la cultura administrativa, así como personal entrenado, factores indispensables a la organización de un gobierno central y expansionista.

En el mismo año, 1206, una asamblea de las tribus escogió a Temudjin como jefe de toda Mongolia oriental, siendo conocido bajo el título de Rey Oceánico. Tal designio era sinónimo de universal. Para los pueblos turco-mongoles, sólo un señor único garantizaría la paz eterna.

En 1209, mientras uno de los hijos del jefe, Djotchi, mantenía la Siberia meridional, Genghis Khan venció el reino tibetano y atacó China. La Gran Muralla lo detuvo durante dos años. Él la rodeó por el norte, anexó Manchuria y, en 1215, con mucho esfuerzo, se apropió de Pekín, su primera gran ciudad. No quiso, sin embargo, entrar en ella. Confió el mando a una de las tropas invasoras y regresó a su tierra natal en 1217.

La campaña en el Lejano Oriente fue prolongada, extendiéndose más allá de la vida de Genghis Khan. China acabó sometida por completo. Corea fue invadida entre 1231 y 1236. En el Sudeste Asiático, Indochina fue conquistada entre 1257 y 1288; Birmania en 1288; Sian (Tailandia) entre 1287 y 1294. Pero los mongoles fracasaron en la conquista de Japón (1274-1281) y en la de Indonesia (1293).

A su regreso de Beijing, Genghis Khan decidió llevar la guerra a tierras desconocidas. Durante más de un año en casa, preparó la campaña con cautela, ya que en las invasiones de los mongoles hubo brotes de hordas desorganizadas que atacaron al azar.

Khan tomó rumbo hacia el oeste. En la época, el oeste era parte del mundo iraní. Para vencer esa potencia temible, Khan realizó un método disuasivo: devastó las ciudades que plantearon resistencia para que el resto capitulasen. La mayor parte fue reducida a cenizas. Después de destruir, Genghis Khan reconstruía. Frente a la muerte de toda una población, Khan enviaba una nueva para repoblar las zonas.

Al llegar al río Indo en 1220, vencieron a los iraníes, los armenios y los georgianos, entonces poderosos. Se transpusieron y vencieron primero a los turcos kipchacks de la actual Ucrania y después a los rusos, en 1222, en la batalla del río Kalka. En cuatro años, recorrieron 20.000 kilómetros, desmoronando los ejércitos más poderosos.

Derrota de Genghis Khan

Genghis Khan murió en una campaña militar, el 18 de agosto de 1227, sin llegar a conocer una parte del territorio que sus hombres conquistaron. Pero su legado fue tan importante que, de 1227 a 1294, sus sucesores continuaron su labor con maestría.

Al mismo tiempo que ocuparon China, Corea y el Sudeste Asiático, retomaron su política expansionista hacia el oeste. Irán fue dominado en 1230-1231; Georgia en 1236; los principados rusos en 1237-1238; Armenia se adhirió en 1239 y se volvió una fiel aliada. La Asia Menor se rindió en 1243. En 1258, los mongoles tomaron Bagdad y ejecutaron al jefe supremo del Islam.

En 1259, llegaron a Siria, donde sufrieron, al año siguiente, la primera verdadera derrota. Tuvieron que abandonar el país, y también trataron de ganar varias veces.

Incluso después de su derrota histórica, los guerreros de Genghis Khan hicieron su incursión espectacular y decisiva en Europa, que algunos consideran la campaña más brillante de los mongoles.

Pasaron unos meses en Polonia, en Hungría y en los Balcanes, pero pronto se retiraron a recobrar la compostura. Nunca regresaron, pero la amenaza planteada por el terror continuaría pesando mucho.

La unidad del imperio mongol no estaba garantizada. A pesar de la colaboración de los derrotados, etnias, costumbres e intereses regionales eran demasiado divergentes para que el Imperio se mantuviera cohesionado. Por otra parte, el imperio era demasiado extenso y los mongoles eran una minoría.

Los conquistadores fueron expulsados de Irán en 1336 y China en 1368. Pero la horda de oro y sus herederos sobrevivieron en el poder hasta 1556, dominando la Rusia europea, Kazajstán, Ucrania, parte de Bielorrusia, el norte de Uzbekistán, Siberia occidental y un fragmento de Rumania. En Asia Central, los príncipes conservaron sus tronos hasta la revolución soviética.

image_pdfimage_print
Otros artículos en el blog
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados