Avisos google

Zar

Zar

Ya debes haber oído más de una vez, en las clases de historia, la palabra ‘Zar’ en referencia a los reyes que gobernaron Rusia por casi 500 años. El primer zar ruso fue Iván IV y el último Nicolás II, ejecutado junto a su familia por los bolcheviques en 1917.

Zar (ruso: царь; en búlgaro: цар, trasliterados al alfabeto latino como ‘tsar’) tiene su origen en la palabra latina Caesar, tal como el término alemán káiser – teniendo en cuenta que la lengua rusa, así como otros dialectos hablados en Europa del Este, se formaron a partir del griego. Consiste en el título utilizado por los monarcas del Imperio Ruso entre 1546 y 1917. Fue adoptado por Iván IV de Rusia como un símbolo de la monarquía rusa. En 1721, Pedro I de Rusia adaptó el título de emperador (Император, Imperator), para el cual él y sus herederos fueron reconocidos. El término también se utiliza para designar al monarca de Bulgaria y Serbia.

La dinastía de emperadores más emblemática que surgió en el mundo occidental, sin duda, fue la dinastía Julio-Claudia, inaugurada por Octavio Augusto, primer emperador y sobrino de Julio César, el gran general dictador de la República Romana. Se sabe que ‘Cesar’ era más que un simple atributo: era, sobre todo, un título político, que indicaba a aquel a quien eran delegados los poderes del gobierno. Sin embargo, el término viene del latín ‘Caesare’, cuya raíz etimológica apunta para ‘cortar’ y también para ‘cabello’. No se sabe con precisión el motivo de tal palabra haber sido asociado a la figura de un gobernador en el contexto de la historia de Roma.

Entre los rusos, el título de ‘zar’ de toda Rusia fue reivindicado por Iván IV Vasílievich, llamado Iván El Terrible, el 16 de enero 1547, en la Catedral de Moscú, frente al Patriarca de Constantinopla. Pero el título solamente sería oficializado en 1561.

Iván era el hijo de un gran duque (título nobiliario) de Moscú llamado Vassili III, perteneciente a la dinastía Rurik. De temperamento violento, Iván se apropió del vasto territorio de Rusia, combatiendo y sometiendo a su yugo a varios pueblos que allí se habían establecido o zonas colindantes al imperio, como los tártaros.

image_pdfimage_print
Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado