Saltar al contenido

Xenofobia (miedo a extraños)

Xenofobia extraños

La xenofobia puede referirse en una de sus acepciones a un temor excesivo, incontrolado y desmedido en relación a personas extrañas, con las cuales habitualmente no contactamos. El miedo es una respuesta a una amenaza o peligro subjetivo. La intensidad de esa respuesta varía de acuerdo con las diferentes situaciones y las diferentes personas.

Esta enfermedad pertenece al grupo de los trastornos fóbicos y, dentro de este grupo, se considera una fobia específica. Estas fobias se caracterizan por ansiedad clínicamente significativa causada por la exposición a un objeto o situación temida (en este caso son las personas extrañas al paciente), que a menudo conduce a la conducta de evitación.

Personas que tienen este miedo persistente e irracional y reconocido como tal, tienden a evitar el contacto con extraños una vez que esta situación les causa angustia extrema, ansiedad, aumento de la presión arterial y ritmo cardíaco. En los casos más graves pueden incluso tener un ataque de pánico. La evitación, anticipación ansiosa o malestar con respecto a la situación temida, llega a interferir significativamente con la rutina normal de la persona, con su desempeño laboral, sus actividades sociales y sus relaciones desarrolladas.

La presencia de este tipo de fobia en las personas usualmente está relacionada con los eventos traumáticos que implican el objeto o situación fóbica y factores psicosociales.

Para el tratamiento de la xenofobia generalmente se utilizan los métodos de terapia conductual. El principio fundamental de esta terapia con respecto a las fobias, es la exposición al objeto fóbico o situación. En el caso particular de la xenofobia, será la exposición del paciente a los extraños. Siendo así, el sujeto va a descubrir que tal situación aterrorizadora no representa cualquier peligro o amenaza como él imaginaba. Para ser posible este tipo de encuentros, el sujeto va a aprender a ejecutar determinadas técnicas para lidiar con la ansiedad o angustia que siente en relación al encuentro con personas desconocidas. De todos los métodos comportamentales, la desensibilización sistemática parecer ser lo que mejor resulta en el tratamiento de la xenofobia, una vez que la exposición a la situación u objeto fóbico es gradual.

La técnica de desensibilización sistemática fue desarrollada entre 1952 y 1958 por Joseph Wolpe (psiquiatra sudafricano defensor de la terapia de comportamiento). Los enfermos, durante un estado de relajación física, imaginan una jerarquía de situaciones que causan ansiedad, con el objetivo de familiarizarse con ellos y, al mismo tiempo, con el objetivo de reducir las respuestas ansiosas y sintomática.

Este tipo de trastorno fóbico generalmente implica el desarrollo de creencias irracionales, así que se recomienda también buscar estrategias cognitivas para modificar tales creencias.

En algunos casos severos es habitual la administración de fármacos que tienen como objetivo primordial la reducción de ansiedad, ya que esto impide que las sesiones terapéuticas se lleven a cabo con eficacia.

Escribe el primer comentario

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Más contenidos

    Síguenos en Facebook