Avisos google

Valdenses

ValdensesDurante el periodo medieval, tomamos nota de que el poder de la iglesia católica ha determinado una gran diferencia entre la vida confortable de los líderes de la iglesia y la situación de pobreza de una parte significativa de la población medieval, ocupada por el Tercer Estado.

Fue en este contexto que diversos movimientos heréticos aparecieron reclamando una nueva postura en relación con el lugar que eran bienes materiales en la vida cotidiana de los seguidores de la doctrina cristiana. Entre muchos otros, podemos citar los valdenses, en la región de Borgoña, como un movimiento herético entre finales del siglo XII y principios del siglo XIII. Este movimiento adquirió ese nombre por el liderazgo ejercido por Pedro Valdo, un rico banquero que nunca había estado preocupado por asuntos religiosos hasta que un invitado de sus banquetes murió repentinamente.

Desde entonces, él comenzó a estudiar el texto bíblico, disolvió la mayoría de sus posesiones y comenzó a predicar por Francia. Combinando la predicación con el desprendimiento de lo material, Valdo comenzó a atraer la atención de varios franceses pobres que ovacionaron y se unieron a la experiencia religiosa por él defendida. Inicialmente, por el hecho de defender propagación del cristianismo, los valdenses recibieron permiso papal para realizar su labor religiosa. Sin embargo, tan pronto como Pedro Valdo había abrazado la idea de que la subordinación a Dios no pasaba por la aprobación de los hombres, comenzaron los desentendimientos junto a la Iglesia. En el momento en que incorporaron esa nueva perspectiva, los valdenses llegaron a practicar la confesión religiosa entre sí y negar el valor de los sacramentos de los padres que estuviesen en condición pecaminosa.

Además, empezó a expresar claramente que algunos miembros de la iglesia estaban mucho más preocupados por el fortalecimiento de la riqueza material de la iglesia de quien cuidase a sus fieles. Fue de ahí que los valdenses pasaron a ser perseguidos como una herejía contraria a la Iglesia. Durante un evento en la ciudad italiana de Verona, en 1184, el Papa Lucio III oficializó la condenación del movimiento valdense. Esta primera reprimenda se materializó con la expulsión de los valdenses de la ciudad de Lyon. Algunas décadas más tarde, cuando el movimiento todavía sobrevivía en Italia y se unía a otros movimientos heréticos de la época, el IV Concilio de Letrán, celebrado en 1215, determinó la excomunión final todos aquellos que siguieran las concepciones de Pedro Valdo, siendo desde entonces perseguidos por la Iglesia.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado