Escuelapedia.com Ciencias Subclase Metatheria

Avisos google

Subclase Metatheria

Subclase Metatheria

Animales pertenecientes a la subclase Metatheria son conocidos como marsupiales y sus representantes más conocidos son los canguros y koalas, ambos encontrados en Australia; y mofetas y zarigüeyas encontrados en América del Sur.

El nombre marsupial viene del término marsupio, que denomina una bolsa de piel que las hembras de esos animales tienen en su vientre, utilizada para cargar a sus crías y donde son encontradas las glándulas mamarias. Hay especies de marsupiales que presentan esa bolsa solamente en el periodo reproductivo, mientras que en otras ella está totalmente ausente.

Los marsupiales, diferentemente de los monotremas o monotremados, tienen su desarrollo embrionario dentro del útero de hembras, que poseen aparato reproductor bien diferente. Las hembras de los marsupiales poseen dos úteros, dos vaginas laterales (que tiene la función de llevar los espermatozoides para los úteros) y una vagina mediana (también conocida como canal pseudovaginal, que se encuentra cerrado hasta el momento del parto, cuando se abre para la salida de la cría). Ya los machos de los marsupiales poseen el aparato copulador (pene) bifurcado, de modo que él consigue diseminar los espermatozoides para las dos vaginas de la hembra.

El embarazo de estos animales es bastante corto, entre 13 y 35 días de duración. Cuando el cachorro es aún inmaduro, él se aferra a la madre y se traslada a la bolsa, donde empieza a chupar hasta su desarrollo, que puede tomar semanas hasta meses. En especies donde está ausente la bolsa, los bebés se aferran a los pezones de sus madres entre los pliegues de la piel de su vientre.

Los marsupiales comunes en América del Sur cuentan con hábitos nocturnos. La mofeta come frutas y animales pequeños y cuando se siente amenazado emite un olor fuerte o se hace el muerto. Puede encontrarse en los bosques o en entornos urbanos. Estos animales son inofensivos y no causan daño a los seres humanos.

La zarigüeya, así como la mofeta, posee hábitos nocturnos y se alimenta de pequeños frutos. Ese animal es considerado un gran dispersor de semillas de algunos árboles, pues recorre grandes distancias en busca de alimento, consiguiendo, de esa forma, diseminar semillas junto a sus heces. A diferencia de las mofetas, las zarigüeyas no son encontradas en ambientes urbanos.

Recomendado