Escuelapedia.com Historia Sobre la Guerra de los Cien Años

Avisos google

Sobre la Guerra de los Cien Años

La Guerra de los Cien Años

La Guerra de los Cien Años fue un conflicto entre los reinos de Francia e Inglaterra, de 1337 a 1453. Motivada por aspectos políticos (sucesión del trono francés disputada entre Felipe de Valois y Eduardo III, rey de Inglaterra) y económicos (lucha por la importante región productora de manufacturas, Flandes, actual Bélgica). Los conflictos armados de la Guerra de los Cien Años fueron interrumpidos por treguas y tratados de paz.

El pretexto utilizado por Eduardo III, para ocupar el trono francés real, era que afirmaba ser el heredero del reino de Francia, ya que su madre Elizabeth era la hermana del rey Carlos IV, quien había sido asesinado en el año 1328. Por otro lado, los franceses mantuvieron que la corona no podía ser heredada por linaje femenino. Entonces, Felipe VI, primo del rey fallecido, ocuparía el trono.

La pretensión para el reinado no sólo se debió a esos casos. La verdadera razón del conflicto pone en el hecho de que los reyes de Inglaterra desde Guillermo el Conquistador, mantenían bajo sus dominios las grandes regiones de Francia actuando como feudos, y eso representaría una verdadera amenaza para la monarquía francesa. Durante este período, el restablecimiento de la autoridad francesa sobre ese territorio fue el mayor de los objetivos obtenidos con éxito.

El temor de Eduardo III creció a medida que la influencia monárquica francesa se extendía sobre los señores feudales de Francia, impidiendo que uno de los feudos como el Ducado de Guyenne, fuese transferido para las manos de la realeza inglesa.

El 24 mayo 1337 se considera un hito de los conflictos que se produjeron durante la guerra. En ese momento, Felipe VI arrebató Guyenne de los ingleses y hasta ayudaron a los escoceses en una batalla entre ellos e Inglaterra porque Eduardo III y su padre pretendían ocupar el trono de Escocia.

Las batallas de Crécy y Calais, en 1346 y 1347 respectivamente, fueron los eventos más importantes en la Guerra de los Cien Años. Ambos con victorias británicas, garantizando a Eduardo III posiciones importantes en el norte del país, incluyendo el Canal de la Mancha bajo su control. Inglaterra tuvo fuerte apoyo financiero del duque de Bretaña y de los grandes comerciantes de Flandes, volviéndose contra el monarca francés.

Más tarde, la guerra fue comandada por Eduardo IV de Inglaterra, el Príncipe negro (por el color de su armadura) y Juan II de Francia, sucesor al trono real francés quien fue conocido como Juan el Bueno. Sucesivas victorias inglés caracterizaron este período, en el cual muchos nobles locales conservaron sus dominios a costa de la lealtad por el rey de Francia. Esto permitió el dominio de un tercio del territorio francés en el norte y el oeste. En la batalla de Poitiers en 1356, el rey Juan II fue capturado y tomado como prisionero por Inglaterra. Después de 8 años, muere, representando el pináculo de las conquistas de los ingleses.

Esta situación ha dejado a Francia en una etapa delicada en la guerra, siendo obligada a firmar el Tratado de Brétigny en 1360. El acuerdo reconoció la soberanía inglesa sobre las regiones conquistadas y devolvía los territorios conquistados al principio del conflicto.

Juan II el Bueno, fue sucedido por su hijo Carlos V. A pesar de que enfrenta rebeliones campesinas sucesivas y las zonas urbanas, conocidas como jacqueries, el rey obtuvo importantes victorias sobre los británicos, retomando gran parte del territorio perdido entre 1360 y 1368. Esto es debido al no reconocimiento, por su parte, de los acuerdos firmados anteriormente. La reorganización militar y el fortalecimiento de la idea de centralización política colaboraron a esas victorias, permitiendo sumisión de la mayoría de la nobleza y mayor recaudación tributaria. Todos estos factores ayudaron en la construcción del Estado con los elementos de la burguesía en puestos de confianza.

En el curso de las batallas, se obtuvieron victorias importantes tanto por franceses como por ingleses. Los efectos de la guerra se encuentran en una serie de transformaciones decisivas para la afirmación del mundo moderno.

Francia e Inglaterra sufrieron los efectos de la peste negra, responsables de detener la guerra. La conquista y el avance inglés simplemente no tuvieron éxito, porque, como la mayoría de Europa, fue gravemente afectada por la enfermedad. Algunas de las consecuencias de la guerra fueron el debilitamiento de la nobleza feudal y el fortalecimiento del poder real.

Juana de Arco

Juana de Arco nació en la ciudad de Rouen en Francia, en 1412. De origen campesino, esta joven afirmaba ser señalada por Dios para liberar a Francia de la soberanía inglesa durante la Guerra de los Cien Años.

Cuando era niña, la aldea donde vivía fue invadida por los soldados británicos y miembros de su familia fueron asesinados. Juana de Arco fue testigo de estos acontecimientos y a los 13 años de edad comenzó a tener visiones y recibir mensajes, según ella, de naturaleza divina. Los mensajes la estimularon para unirse al ejército francés y ayudar al reino en la guerra armada contra Inglaterra.

Después de usar el pelo corto y vestir como un hombre, empezó haciendo entrenamiento militar. Aceptada por el ejército francés, Juana de Arco llegó a comandar tropas y conquistar importantes victorias, ganando reconocimiento del rey Carlos VII.

Motivada por un fervor religioso y patriótico, reunió con los intereses comunes entre la población y los soldados. Bajo su liderazgo, los franceses derrotaron a los ingleses en Orleans, allanando el camino para la reanudación del norte del país.

Despertando la envidia de otros líderes militares de Francia, Jeanne sufrió persecución y fue traicionada en 1430, durante una batalla en París. Capturada y herida, fue vendida a los ingleses. Injustamente acusada de brujería, en función de sus visiones, fue condenada a muerte en la hoguera en 1431.

Juana de Arco es considerada una heroína por los franceses, siendo canonizada (transformado en santa por la iglesia) en 1920.

Recomendado